22 feb. 2017

¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas

En una era en la que si busca un libro lo puede encontrar en internet, hubo una época en que acceder a un libro era todo un lujo. Sin embargo, el ingenio humano supera muchos obstáculos, y los libros empezaron a llegar sobre ruedas. Conoce a las primeras bibliotecas móviles de la historia.

Una de las primeras Bibliotecas Móviles de América. Su final fue de lo más dramático, fue destruida por un tren en 1910. (Foto: msn)




¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Biblioteca en Indonesia, a principios del siglo xx. (Foto: msn)




¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Otra imagen tomada en Indonesia a comienzos del siglo pasado. (Foto: msn)




¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
The Book Caravan, en 1920. (Foto: msn)


¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas

'¡Queremos una Biblioteca!' así reclamaban a comienzos del siglo xx en Maryland el deseo de tener una. (Foto: msn)



¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
La fotografía lleva escrita 'Libros gratis para todos si votan sí' (Foto: msn)




¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Iowa en 1927. (Foto: msn)




¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Biblioteca Portátil en 1925. (Foto: msn)



¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
La primera Biblioteca Móvil de Cincinnati (1927). (Foto: msn)




¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Libros portátiles en el condado de Multnomah (1926). (Foto: msn)



¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Imagen histórica de una Biblioteca En 1930. (Foto: msn)



¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Niños leyendo en la Bibliomóvil de Carolina del Norte, en 1936. (Foto: msn)



¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Libros en pleno campo de Compton Road (1933). (Foto: msn)



¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
La Bibliomóvil que llegó a Framingham en 1956. (Foto: msn)



¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Así eran las Bibliotecas en los años 60. (Foto: msn)



¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Así se agolpaban las holandesas para entrar en esta Biblioteca. (Foto: msn)




¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Móvil y con vistas (1967). (Foto: msn)


¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
Biblioteca Iraní en 1970. (Foto: msn)


¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas
La Biblioteca de Canterbury. (Foto: msn)


Fuente bibliográfica
GESTION.PE, 2017. ¿Busca un libro? Así eran las tatarabuelas de las bibliotecas digitales, iban sobre ruedas. Gestion [en línea]. [Consulta: 22 febrero 2017]. Disponible en: http://gestion.pe/tendencias/busca-libro-asi-eran-tatarabuelas-bibliotecas-digitales-iban-sobre-ruedas-2182204. 


20 feb. 2017

Envejecer y el cuidado de adultos mayores


¿Qué es el cuidado de adultos mayores?

Proporcionar el cuidado para los adultos mayores que queremos puede ser una experiencia muy satisfactoria. Pero también puede ser agotadora. Ya sea que estés proporcionando el cuidado personalmente, contratando a alguien que lo haga o seleccionando una institución, siempre querrás hacerlo bien.

El cuidado de los adultos mayores puede significar una amplia gama de arreglos. La edad y las enfermedades afectan distinto a cada persona. Ya que todos envejecemos distinto, el nivel de atención necesario es diferente. Averiguar aquello que realmente se necesita puede ser muy difícil y estresante. Los responsables del cuidado también se enfrentan al desafío constante de equilibrar sus obligaciones y su vida privada. (Conoce más acerca del suministro de cuidados)

El cuidado de los adultos mayores es normalmente considerado un cuidado a largo plazo. El nivel de atención depende del nivel de necesidad. En algunas ocasiones se necesita únicamente por el período de duración de un proceso de rehabilitación. Algunas otras veces durará por el resto de la vida del paciente.

Envejecer
Visión defectuosa, rodillas que rechinan, articulaciones artríticas, lapsos de memoria. Aún aquellas personas que mantienen un estilo de vida saludable se ven afectadas por el proceso de envejecimiento. En algún momento necesitarán ayuda. En algunos casos los problemas físicos o las enfermedades crónicas causarán que se necesite contar con cuidado personal y ayuda para transportación. La adaptación es todo un reto.

Tareas cotidianas 
A medida que las personas envejecen, algunas actividades cotidianas puedes convertirse en difíciles o confusas. Actividades como la limpieza, las compras, cocinar y pagar las cuentas pueden volverse algo difícil de manejar. Envejecer y las enfermedades pueden causar la necesidad de contar con una persona que les preste cuidados todo o parte del tiempo.

Problemas cognoscitivos
Es posible que a cierta edad desarrollen discapacidades cognoscitivas: se vuelven olvidadizos o se confunden fácilmente. Estas circunstancias les requieren que vivan en instalaciones de vida asistida o en una residencia de la tercera edad.

Sin importar cuál sea el caso, se necesitan los servicios de cuidado para adultos mayores para mantener la calidad de vida que de otra forma no sería posible.

¿Qué tipo de ayuda se necesita?
Es muy penoso ver que una persona cercana a nosotros tiene dificultades por complicaciones relacionadas con la edad. Nos asusta pensar en el momento en que no podamos cuidarnos a nosotros mismos. También les asusta a los adultos mayores. No quieren perder su independencia. Es importante discutir estos problemas abiertamente.

Empieza a planear ahora el futuro. Siéntate a conversar con tus personas queridas. Conversa sobre lo que te gustaría que pasara en las peores circunstancias, Dales la oportunidad que tenga algo que decir respecto a su tratamiento y su futuro. Asegúrate que se disponga de los arreglos necesarios, incluyendo:

* Un testamento. Este documento distribuye los bienes en caso de muerte.
* Instrucciones anticipadas para tratamiento psiquiátrico o testamento y voluntad en vida. Este documento especifica los tratamientos que aceptas y cualquier tratamiento que no quisieras que te dieran.
* Poder legal de representación duradera para asuntos financieros y médicos. Un poder de legal de representación duradera permanecerá en efecto aun si se te declara mentalmente incompetente. Mientras se haya dispuesto, permanece vigente.
También es conveniente tener pláticas sobre los asuntos financieros para que entiendas los recursos disponibles. En términos de planeación, aunque los adultos mayores no deseen dejar sus casas, visitar instalaciones de estancia de largo plazo, anticipando cualquier problema, les permitirá expresar sus preferencias y preocupaciones.

Cuando surge la crisis
En algunas circunstancias no tienes el beneficio de la planificación anticipada. Puede atacar una crisis y dejarte a cargo de tomar algunas decisiones difíciles. De repente estás a cargo del cuidado de un ser querido.
Cuando tengas que decidir qué tipo de cuidados obtener y a quién solicitar ayuda es importante que no lo hagas apresuradamente.

Durante una crisis podrías considerar que tienes que tomar una decisión inmediatamente. Que no hay tiempo que perder. Pero hay tiempo para educarse. Habla con los amigos, familiares, vecinos y cualquier otra persona que tenga experiencia en el cuidado de adultos mayores. Pídeles su opinión y consejo a los proveedores de cuidados de salud. Investiga. 

En el Internet puedes encontrar mucha información con respecto a varios instituciones o agencias.

Has lo mejor que puedas para cuidar de tu ser querido de modo que esté de acuerdo con lo que desea.

Recuerda de cuidarte a ti mismo. La carga emocional y el estrés de cuidar a un ser querido u organizar sus cuidados pueden ser abrumadores. Recuerda de obtener el apoyo que necesites. No trates de lograr todo por ti mismo. Existe ayuda disponible.

Al término de la vida
Asegúrate de escuchar a tu ser querido. En sus últimos momentos, dales la oportunidad de decir adiós y que puedan dar por concluidas las partes importantes de su vida. La muerte es una parte natural del ciclo de vida, Ayúdales a irse bien.




Fuente bibliográfica
Envejecimiento y cuidado de adultos mayores – OptumHealth Nuevo México. [en línea], [sin fecha]. [Consulta: 21 febrero 2017]. Disponible en: https://www.optumhealthnewmexico.com/consumer/es/envejecimientoyCuidadoParaPersonasDeLaTerceraEdad.jsp.

5 Ideas para ser más feliz en tu trabajo



¿Pasas por temporadas de estrés, frustración o aburrimiento en tu trabajo? Tratemos de que sean pocas y de que duren lo menos posible. ¿Te apuntas?
Para empezar, consideremos “trabajo” a esa actividad que requiere esfuerzo físico o mental, que realizas de manera continuada (con remuneración o sin ella) y que vas a seguir haciendo durante cierto tiempo.

Vamos a dejar al margen que tu trabajo te guste más o te guste menos. Porque, incluso si te encanta, los períodos de “infelicidad” van a presentarse. Serán menos que si detestas tu trabajo, pero los habrá.

Es lo que tiene comprometerse a hacer una actividad por mucho tiempo, durante varias horas cada día.
Suponiendo que te encante conducir, diseñar o hacer postres y que te dediques a ello profesionalmente, habrá días en los que te canses o te aburras. Días pesados.

Has encadenado y seguirás encadenando muchas horas a la misma actividad. Una actividad donde, continuamente, has de resolver problemas. Y no te permites dejarla o tomarte un año sabático, porque otras áreas de tu vida pagarían las consecuencias. Estás “obligado” a cumplir.

Obviamente, este panorama se repite más cuando no te gusta tu trabajo. Y es un problema frecuente, que encuestas y estudios nos recuerdan: Hay un buen número de personas que no son felices en el trabajo.

¿Qué hacer para ser más feliz en el trabajo?

Resultado de imagen para feliz en el trabajo 

1. Encuentra sentido a lo que haces
Si no te gusta tu trabajo o te hallas en una temporada de desencanto, pon el acento en porqué estás haciendo lo que haces.
Pregúntate qué hay detrás de que te levantes cada mañana y te dispongas a cumplir con esa actividad. ¿Qué aporta en tu vida?
Reúne tantos puntos como puedas. Trabajas por: tu autonomía, tu bienestar, el bienestar de los tuyos, la contribución social que realizas, la posibilidad de ascender a futuro, etc.

2. Rescata la presencia de lo positivo
Cuando estás a disgusto en el trabajo, esta circunstancia se roba el protagonismo del día, porque es incómoda. 
Trata de que el trabajo no opaque otras áreas o circunstancias que sí son fuente de bienestar y satisfacción: tus amistades, tus aficiones… o lo que sea. 
Reserva unos minutos (por ejemplo, antes de entrar o cuando terminas el trabajo) para prestar atención a lo bueno. Tráelo a tu mente. Haz recuento.

3. Contribuye al buen clima en tus relaciones de trabajo
Los malos humos se expanden rápidamente. Intenta impregnarte lo menos posible. Antes o después, en tu trabajo encontrarás a personas que tampoco pasan por su momento de gloria.
Gente cabreada, desganada, estresada, triste o amargada. Gente que tiene problemas. Gente que se escaquea, que chismorrea o que trata a los demás de pena. 
Tenlo en cuenta. No te tomes sus comentarios de manera personal. Procura mantenerte al margen de la toxicidad del ambiente.
De ser posible, trata de que tus acciones apunten hacia lo contrario. Si es apropiado, dedica un cumplido, haz una broma o echa una mano al compañero que lo necesite. 
Pon de tu parte. A ti también te beneficia que haya un buen ambiente (o no tan malo).

4. Respeta tus descansos
Respeta tanto los breves (entre tarea y tarea, por ejemplo), como los más largos. Haz de reponer energía una prioridad. 
Tu cerebro necesita desconectar y hacer actividades diferentes, para que pueda concentrarse y rendir en el trabajo, además de lidiar con el resto de complicaciones (como las del punto anterior). 
Encuentra cuáles son tus necesidades de descanso. Varían de persona a persona. Y, dentro de una misma persona, varían según la edad, el tipo de tareas que se realizan u otros factores. 
Y, una vez que las encuentres, hállales huecos en tu agenda. Huecos, que son tan importantes como los que dedicas a trabajar.

5. Dale uso a tus talentos
Si tu trabajo te lo permite, encuentra oportunidades para usar tus conocimientos, habilidades; eso que se te da bien.
Y, en caso de que el trabajo no se preste a ello, utiliza tus puntos fuertes en actividades al margen del trabajo. En tus hobbies, por ejemplo. 
La satisfacción que sientas, las emociones agradables también contribuirán a que salgas del bache. 
Porque, sí, esto es un bache que la mayoría encontramos en esas actividades que merecen el nombre de “trabajo”. 
Nos toca aceptar que, alguna vez, experimentaremos aburrimiento, frustración o desmotivación hacia el trabajo. Y que no nos vamos a sentir siempre de esa manera. No tenemos porqué. 
Cada uno de nosotros puede adoptar las medidas que le funcionen para ser un poquito más feliz (o no tan infeliz) en el trabajo. 
El asunto es probar, experimentar hasta hallar lo que sirva. Porque quejarse es lo fácil y permanecer en el berrinche no va a arreglar la situación. Si acaso, acentuará el malestar.


Fuente bibliográfica
5 Ideas para ser más feliz en tu trabajo. Tus Buenos Momentos [en línea], 2017. [Consulta: 20 febrero 2017]. Disponible en: http://tusbuenosmomentos.com/2017/02/feliz-trabajo/. 

15 feb. 2017

¿Es el vídeo el nuevo libro de texto?

Por: J. F. Hernández 


Para alguien como yo, que hace muchísimos años dejé de usar los libros de texto, escuchar a cada rato que el vídeo es el nuevo libro de texto es, cuando menos, chocante.

El vídeo es una forma de transmitir conocimiento distinto al libro de texto, que ha generado unos entornos de aprendizajes nuevos e impensables cuando se usaba solo el libro.

A nadie se le ocurre decir que el avión es el nuevo tren o que el coche es el nuevo carro de caballos. Nada que ver.

Qué tiene el vídeo que no posee el libro de texto:

* Involucra pues transmite sentimientos y sensaciones.
* Es apetecible. Nuestros alumnos prefieren ver un video de cuatro minutos que tener que leer ocho páginas de un libro (nosotros también)
* Facilita la adquisición de conocimientos. No me imagino que todo lo que he asimilado sobre Geogebra en Youtube tuviese que aprenderlo leyendo el correspondiente manual.
* Engancha. Sólo tienes que poner un vídeo de Carlos González o de José Antonio Lucero (por citar algunos de los muchos que hay). No tendrás escapatoria.
* Evita repetir las explicaciones.
* Nos libera a los profesores que podemos, por tanto, dedicar el tiempo en el aula a otras actividades más productivas para los alumnos. Así, por ejemplo cuando en 4º de la E.S.O. les tengo que hablar del infinito les indico que vean el video de Tres14 “Los límites del infinito” y, en el aula, hacemos actividades relacionadas con dicho concepto. Ningún libro de texto tiene la potencialidad de explicar la noción del infinito (por ejemplo) como la que tiene ese video pues las herramientas que utiliza son más poderosas que las que puedan ofrecer cualquier libro.




* Adaptado a los teléfonos móviles.
* Útil. Se puede compartir fácilmente en las redes sociales. Un libro de texto solo lo podías compartir con tu hermano más pequeño y cuando le llegaba ya estaba ajado y no tenía ilusión por usarlo. El video siempre es nuevo,  fresco.

¡Pues lo dicho, nada que ver!


Video con el que Xin Yi, Stefania y Vanessa han ganado la 1ª edición del Concurso Ciencia Clip ¿nuevo libro de texto?


Fuente bibliográfica
HERNÁNDEZ, J.F., 2016. ¿Es el vídeo el nuevo libro de texto? The Flipped Classroom [en línea]. [Consulta: 16 febrero 2017]. Disponible en: http://www.theflippedclassroom.es/es-el-video-el-nuevo-libro-de-texto/. 

10 Efectivos consejos para dar a un alumno un buen elogio

Por: Santiago Moll



Hoy vengo a hablarte del arte del elogio. En su momento publiqué en Justifica tu respuesta un artículo titulado 4 Maneras de responder ante el logro de un alumno. Pues bien, este artículo quiere ir un poco más allá y centrarse en el alto poder de conexión que se establece cuando se realiza correctamente una alabanza.

¿Cuáles son los beneficios de un buen elogio?

A la hora de enfrentarse a un elogio, lo primero que debemos pensar es en los múltiples beneficios que puede aportar tanto a la persona que lo da, como a la persona que lo recibe.

Entre estos beneficios estaría:
* Favorece el buen clima en una relación.
* Es una excelente manera de reconocer un trabajo, una actitud o un comportamiento.
* Las personas que reciben buenos y acertados elogios demuestran una mayor y mejor predisposición para una crítica constructiva.
* Es otra manera distinta de dar las gracias.
* Sirve para crear vínculos.
* Fomenta la felicidad en uno mismo y en el otro.
* Siempre se centra en lo positivo por encima de lo negativo.
* No cuesta nada, sólo el tiempo de que dedicamos a darlo.
Ahora que has podido leer alguno de los beneficios, viene el momento de que te enseñe el cómo. Para ello me he servido de un excelente manual titulado Manual de la comunicación personal de éxito, de Teresa Baró y que desde Justifica tu respuesta aprovecho para recomendarte.

10 Consejos para elaborar el mejor elogio para tus alumnos.

1. Sinceridad. Un elogio que no es sentido, no es un elogio. Si hay algo que destacaría de un buen elogio es, por encima de todo, su honestidad.
No soy partidario de engañar a un alumno con un elogio que no me creo. Además, si no es honesto, es muy probable que el alumno se sienta engañado.

2. Gratuidad. Debes imaginarte que una alabanza es lo más parecido a un regalo. Y cuando se regala, debe regalarse sin esperar nada a cambio, sin esperar ninguna contrapartida.

3. Merecimiento. Un buen elogio debe ser algo merecido por tus alumnos. ¿Qué quiere decir esto? Pues que debe ser algo que se salga de lo normal, es decir, no se puede elogiar lo que debería ser una obligación.

Por ejemplo, no puedo elogiar a un alumno porque llega puntual a clase todos los días. El elogio a un alumno sobre puntualidad se lo daré si por una determinada razón ha sido puntual, pese a las dificultades que haya podido tener.

4. Actitud y esfuerzo. Creo que el tipo de elogio que debes dar a tus alumnos debe ir enfocado hacia su actitud y hacia su esfuerzo. ¿Por qué? Pues porque son dos cualidades que requieren de acción, voluntad y determinación.

Además, no son cualidades o atributos que nos vienen dados como, por ejemplo, la inteligencia. Por tanto, el alumno debe darse cuenta de que una alabanza se gana desde el trabajo.

5. Inmediatez. Otro de los consejos para dar un buen elogio tiene que ver con la inmediatez del reconocimiento. Por tanto, no dejes pasar mucho tiempo entre logro y elogio, ya que este podría perder efecto.

6. Discreción. Aunque no siempre, en mi caso me gusta elogiar a un alumno desde la privacidad y la discreción. Creo que cuando se da un elogio hay que tener muy en cuenta el entorno en que dicho elogio se produce porque puede acabar siendo motivo de burla o envidia por parte del grupo clase.

7. Forma. Es muy importante encontrar las palabras justas, es decir, un buen elogio debe ser breve, directo y con un tono de voz que no suene a exagerado.

También es importante mirar a los ojos del otro. En mi caso lo que hago es elogiar con un semblante serio y, al final del mismo, esbozar una leve sonrisa.

8. Concreción. No hay peor elogio que aquel que el alumno recibe y no es capaz de entender. Es por eso que debe ser breve, conciso e ir al grano. Aquí tienes un ejemplo:
* Te felicito por la buena redacción del ejercicio sobre (…) En especial me ha gustado mucho el vocabulario específico que has utilizado. Has hecho un magnífico trabajo.

9. Momento oportuno. Es tan importante el elogio como el momento en que das ese elogio a tu alumno. En este sentido, hay que evitar dar un elogio cuando se tiene previsto pedirle algo a un alumno.

10. Buen uso. Haz del elogio un buen uso y no un abuso. Si elogias demasiado, el elogio pierde su efecto. Recuerda que debe ser la recompensa a algo “extraordinario”, no a algo rutinario.

El arte del elogio. A modo de conclusión.

Si has leído estos diez consejos sobre cómo alabar a un alumno, te habrás dado cuenta de que, efectivamente, es todo un arte.

Pero todo arte tiene su recompensa y la que recibes como docente es el agradecimiento, la satisfacción por el trabajo bien hecho. Y todo ello sin esperar nada a cambio.

Ojalá que en tus clases encuentres cada día una oportunidad para la alabanza. Y ojalá que esa oportunidad te ayude a afianzar el vínculo emocional entre el alumno y tú.

Fuente del artículo: Manual de la comunicación personal de éxito, de Teresa Baró,
Fuente bibliográfica
 MOLL, SANTIAGO, 2016. 10 Efectivos consejos para dar a un alumno un buen elogio. Justifica tu respuesta [en línea]. [Consulta: 15 febrero 2017]. Disponible en: http://justificaturespuesta.com/10-consejos-dar-elogio-alumno/. 


10 feb. 2017

Algoritmos vs. inflar las estadísticas... ¿quien no lo ha hecho?

Por: Raquel C. Pico



La tecnología está en todas partes y las herramientas que ofrecen han llegado a todos los lugares y a todos los escenarios. La cultura no permanece ajena al poder de la tecnología y es cada vez más dependiente de la misma. De hecho, el impacto que tienen las herramientas de análisis de datos en el mundo cultural es cada vez mayor y está cada vez presente en muchos más espacios.

Los algoritmos parecen empezar a dominar nuestro día a día y cómo accedemos a la información. Son los que organizan el feed de Facebook, los que dicen que resultados son más importantes y relevantes en el buscador de turno e incluso quienes señalan los libros que deben conservarse y los que no en las bibliotecas

Esto es lo que ocurre en Estados Unidos ahora mismo: las bibliotecas se basan en sus sistemas informáticos para detectar qué libros se están llevando los usuarios realmente prestados y para saber los que no se leen. Estos últimos son los que corren el riesgo de desaparecer del catálogo. Pero, igual que se crea el sistema, se puede crear la trampa

Un bibliotecario en Florida lo acaba de hacer para salvar esos libros que no se toman prestados. Él asegura que lo ha hecho para ahorrarle dinero a la biblioteca al largo plazo (los libros que se sacrifican a veces vuelven a ser comprados nuevamente años después), aunque las autoridades no lo tienen tan claro y lo están acusando de fraude, como apuntan en Quartz. Por el momento, está suspendido de empleo y sueldo.

¿Cómo engañó al algoritmo el bibliotecario? Tan simple como creando un personaje. Charles Finley, un lector voraz, le hizo su carné de biblioteca (el bibliotecario hasta la creó su propia biografía de personaje), con el que sacaba esos libros que nadie se llevaba prestados. De este modo, el algoritmo ya no pensaba que no le interesaban a nadie.

El engaño podría haber funcionado sin problemas si Finley no hubiese sido un lector demasiado voraz. Con sus pautas de lectura (a veces tomaba prestado un libro cada hora) y sus más de 2.500 libros prestados en 2015, hizo que la media de lectura de la biblioteca creciese un 3.9%, lo que llevó a los responsables de la misma a preguntarse qué pasaba y a investigar. E investigando descubrieron la mentira. El bibliotecario ha defendido que no es el único que hace estas cosas y que crear carnés falsos es una práctica poco exótica (si tenemos en cuenta que las bibliotecas de EEUU dependen de donaciones y de fondos ligados a su éxito es bastante fácil imaginar que no miente).


Fuente bibliográfica
PICO, RAQUEL C., enero 2017. El bibliotecario rebelde que luchaba contra la tiranía de los algoritmos. Librópatas [en línea]. [Consulta: 10 febrero 2017]. Disponible en: http://www.libropatas.com/libros-literatura/bibliotecario-rebelde-luchaba-la-tirania-los-algoritmos/. 

9 feb. 2017

La frontera entre Canadá y Estados Unidos es una biblioteca y no un muro



La bibliotecaria Rumery, de 53 años, nació en Canadá pero desde hace tres décadas vive en Vermont con su marido estadounidense. Explica, entre risas, que rehúsa hablar del muro con México porque no quiere captar la atención de Trump. No vaya a ser que decida también levantar una barrera con Canadá. “Si lo miras desde el aire, esta es una sola comunidad”, dice. “Hay una larga historia de generaciones viviendo juntas”.

Nancy Rumery junto a la línea que delimita la frontera entre Estados Unidos y Canadá en la biblioteca Haskell, el pasado miércoles

Cuando trabaja en su despacho, Nancy Rumery está en Estados Unidos. Cuando cruza el pasillo para agarrar un libro, está en Canadá. Una frontera invisible parte en dos la biblioteca Haskell. La fachada norte del edificio da a Stanstead, en la provincia canadiense de Quebec. La sur a Derby Line, en el estadounidense Vermont. Pero es como si los dos fueran el mismo pueblo: los cerca de 4.000 residentes cruzan con facilidad del uno al otro para trabajar, hacer la compra o echar gasolina


En esta frontera, nadie se imagina que pudiera haber un muro como el que existe entre EE UU y México y que planea completar el presidente estadounidense, Donald Trump. En Quebec no se oyen voces que apoyen el muro con México, pero en Vermont sí. El miedo, atizado por Trump, a los supuestos peligros que traen consigo los inmigrantes latinoamericanos ha calado en Derby Line, donde la vida transcurre con calma a la espera de que deje de nevar en un par de meses.

La biblioteca Haskell, el pasado miércoles
                           La biblioteca Haskell, el pasado miércoles 

El contraste con Stanstead es un espejo de cómo los Gobiernos del republicano Trump y el progresista Justin Trudeau, que ha reforzado la política de acogida al inmigrante, están en las antípodas. Una encuesta del Angus Reid Institute muestra que el 62% de los canadienses se declaró molesto por la victoria de Trump en las presidenciales de noviembre.

Roland Goodsell, canadiense de 76 años y nacido en Stanstead, considera una “estupidez” el muro con México. “Puede haber algunos malos hombres [“bad hombres”, como los ha llamado Trump] mexicanos, pero también americanos y canadienses. Los realmente malos tienen dinero y pueden volar”, dice. Habla al lado de la barrera, que se alza cuando pasa un vehículo y que lleva hasta EE UU.

Goodsell también cree inútil, como piden algunos legisladores, ampliar el número de agentes en la frontera con Canadá porque, esgrime, es ilusorio creer que evitarían todas las irregularidades.



Cuando la frontera entre Canadá y Estados Unidos es una biblioteca y no un muroApenas hay cicatrices entre Quebec y Vermont. En los bosques, la frontera solo se revela por la ausencia de árboles, talados para marcar la divisoria internacional. En las calles de Stanstead y Derby Line, la frontera son unas puertas que la policía abre tras examinar a vehículos y peatones.

Junto a la biblioteca, hay una separación simbólica: una hilera de macetas con plantas, ahora teñidas de blanco, y un monolito delimita cada país. Hay un coche de policía en los alrededores. Los controles en la aduana, aunque sean más estrictos que antes del 11-S, son laxos.

Muchas familias, cuenta Rumery, viven en Canadá pero trabajan en EE UU. Tienen lo mejor de ambos mundos: sanidad gratuita en el primero, y sueldos más altos y productos básicos más baratos en el segundo. También hay residentes de Derby Line que acuden a la farmacia de Stanstead, que es más económica, o mandan a sus hijos a estudiar francés o jugar a hockey hielo.

Goodsell, que vende aspiradoras a domicilio en Quebec, habla con nostalgia. Apenas no hay un minuto en que no suelte la frase: “En los buenos viejos tiempos”. Se refiere a cuando era más fácil cruzar la frontera y todo el mundo se conocía. Sus dos hijos mayores nacieron en los años sesenta en EE UU porque el ginecólogo vivía allí. Ahora, dice, sería demasiado complicado. Él va mucho menos a Vermont. Todo cambió en 2001: tras los atentados del 11 de septiembre, EE UU estableció unos puntos de paso, y amplió el número de cámaras y de agentes.

El vecino también añora la época en que había “tres hoteles y tres concesionarios de coche” en Stanstead. En los años setenta, cuenta, empezaron a cerrar fábricas de textil y acero. Ahora el granito es la única industria del pueblo. Le cuesta muy poco criticar a Trump, pero ve con buenos ojos el proteccionismo que defiende bajo la promesa de traer de vuelta empleos industriales a EE UU, y que también le lleva a querer renegociar el NAFTA, el acuerdo de libre comercio con Canadá y México.

En un par de minutos en coche, se cruza a EE UU. El paisaje es el mismo: casas bajas bañadas en nieve. Pero la Rue Dufferin pasa a llamarse Main Street, el límite de velocidad cambia de kilómetros a millas y apenas se oye francés. En Derby Line, las cosas se ven algo distintas.

Fritz Halbedl, un austríaco nacionalizado estadounidense de 57 años y que lleva 30 en el país, es el cocinero del único hospedaje de Derby Line. Dos veces a la semana juega al tenis en Stanstead. Considera innecesario levantar una barrera con Canadá pero pide “controlar más” la frontera. Atribuye la epidemia de adicción de opiáceos que sacude Vermont, y otros Estados, a la entrada de drogas desde Canadá. “¡Imagina cuál debe ser el ratio de muertes por drogas en las ciudades sureñas!”, exclama para defender la construcción del muro con México, que, según una encuesta de ABC News y The Washington Post de mediados de enero, rechaza un 60% de los estadounidenses.


El chef, casado con una estadounidense, pide restringir la inmigración irregular. “Tenemos que protegernos”, interviene su esposa Paula. En las elecciones de noviembre, votaron a Trump. Están muy contentos con el maratón de decretos que ha firmado el presidente en sus primeros días en la Casa Blanca, entre ellos la formalización del plan de muro con México y el veto a la entrada a EE UU de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

2.200 POLICÍAS PARA 8.800 KILÓMETROS DE FRONTERA

Unos 2.200 agentes estadounidenses vigilan los 8.800 kilómetros de frontera con Canadá, la más larga del mundo. En la frontera con México, de 3.100 kilómetros, hay aproximadamente 18.500 agentes. Hay 100 veces más aprehensiones por tráfico de drogas o personas en la frontera sur. La disparidad económica entre México y EE UU, la llegada de inmigrantes indocumentados y la amenaza del narcotráfico es infinitamente superior que entre EE UU y Canadá. Pero la escasa vigilancia de la frontera norte inquieta a algunos legisladores y funcionarios estadounidenses que han alertado de la facilidad de cruzar desapercibido por las zonas boscosas.


Fuente bibliográfica
(WWW.DW.COM), D.W., 2017]. Bibliotecas del futuro | Cultura | DW.COM | 02.11.2015. DW.COM [en línea]. [Consulta: 3 febrero 2016]. Disponible en: http://www.dw.com/es/bibliotecas-del-futuro/a-18821919. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...