20 jul. 2017

Las mentes más brillantes de la ciencia ficción imaginan el mundo en veinte años

Por: Cristina Sánchez 

Los pasajeros de un avión que viaja hasta 2037 protagonizan los relatos de Seat 14C

Coches autónomos y taxis voladores, monedas que se multiplican en nuestro bolsillo si somos amables, robots trabajadores que mejoran nuestra vida, inteligencias artificiales que nos ayudan en cada rincón… Reputados escritores de ciencia ficción han imaginado la tecnología que podrían encontrarse los pasajeros de un vuelo que viaja a través del espacio-tiempo y aterriza en 2037. Sus relatos forman parte de un concurso organizado por XPrize para idear futuros utópicos.




Junio de 2017. Los pasajeros del vuelo 008 de la aerolínea ANA que viajan de Tokio a San Francisco sufren algunas turbulencias: el avión vuela a través de una perturbación en el espacio-tiempo y aterriza en la ciudad californiana dos décadas más tarde. Kenji, el pasajero del asiento 42C, se presenta días después en la casa de su antigua novia con la esperanza de encontrarla. Pregunta por ella a la inteligencia artificial de la puerta, a la del ascensor y a una cabina de Google que ha averiguado su identidad y detectado su deshidratación automáticamente para ofrecerle una botella de agua.

Idear el mundo que descubrirían los pasajeros de esa aeronave que ha viajado al futuro es el objetivo de Seat 14C, un proyecto de la Fundación XPrize, la organización sin ánimo de lucro creada por el famoso futurólogo Peter Diamandis que celebra diferentes competiciones para reflexionar sobre el porvenir. Quien lo desee puede participar escribiendo un relato sobre las vivencias de uno de los pasajeros del vuelo 008, que ya cuenta con varios personajes a bordo creados por famosos escritores de ciencia ficción.

GOOGLE, ¿EL VENCEDOR EN 2037?
“La campaña Seat 14 nos permite usar a algunos de los grandes narradores de ciencia ficción en el mundo para presentar un conjunto de futuros imaginados para impulsar la curiosidad y la imaginación y forzar al público a considerar el impacto de la tecnología en estos futuros”, explica Eric Desatnik, el organizador de este proyecto, a HojaDeRouter.com. La elección del año no es baladí: pensaron que el 2037 “estaba suficientemente lejos para permitir algunos avances tecnológicos impresionantes”,  pero suficientemente cerca como para que “pudieran concebirlo para su tiempo de vida”.

Charles Yu, autor de la novela ‘How to Live Safely in a Science Fictional Universe’ y consultor de guiones de ‘Westworld’, la sangrienta serie de HBO protagonizada por robots que se rebelan, ha dado vida a Kenji  en el relato que ha ideado para este certamen. Las aventuras de este personaje muestran interesantes predicciones sobre el mundo de la tecnología, como el incremento del poder de Google. Su ficticia cabina tiene un algoritmo para detectar personas repulsivas e incluso comprende lo que dice (lamenta leer al protagonista una mala noticia de uno de sus correos).

Además, en este 2037, el gigante de Mountain View ha comprado Apple y, para desgracia de los ‘fanboys’ de la manzana mordida, los iPhones son una antigualla. “Realmente, Amazon podría acabar engullendo a ambos. Y solo para proteger mis apuestas un poco más, no digo que Google sea el ganador total. Solo estaba imaginando un mundo futuro en el que unieran las fuerzas, con Google como entidad más grande”, detalla Chu.  

ff

Aunque Google cada vez sabe más sobre nosotros, el asistente virtual creado por este escritor no puede decirle dónde se encuentra la que fue su pareja. Para nuestra tranquilidad, “ la Ley Mundial de Privacidad de 2027 garantiza su derecho a no ser localizada”, según explica él mismo.

“Sin leyes y regulaciones de privacidad, el riesgo es que cada individuo se convierta en una unidad canjeable, una mercancía, una unidad que genera datos que se pueden verter en los océanos de datos agregados de todos los demás”, reflexiona Chu, abogado y escritor. “Sin control, las fuerzas del progreso y el capitalismo y cualquier otra cosa parecen tender hacia esto, desconectando al ser humano de los datos que genera”, afirma este escritor, preocupado por el ‘big data’ de nuestras vidas.

UN UTÓPICO FUTURO SIN TRABAJO
La existencia de normas de privacidad a escala internacional dibuja un futuro esperanzador en el porvenir del relato de Chu, en el que además los ciudadanos disfrutan de cómodos taxis voladores. De hecho, la mayoría de situaciones descritas por los escritores en el proyecto Seat 14C son utópicas. “Nosotros en XPrize somos tecnoptimistas y hemos elegido mostrar cómo los avances en tecnología tienen el potencial de impactar positivamente en nuestras vidas, incluso de formas sutiles”, señala Desatnik.

Por eso, aunque la posibilidad de que los robots nos sustituyan en el trabajo dentro de unos años y acabemos pasando calamidades es un tema que ya comienza a preocuparnos, algunos de los escritores han imaginado que un mañana con menos empleos para los humanos será mejor, por mucho que pueda parecer paradójico. Es el caso de ‘Desempleo Total’, el relato de Hugh Howey, autor, entre otros, distópica novela ‘Wool’ (‘Espejismo’), que entró en la lista de los libros más vendidos de The New York Times.

En la obra, se cuenta la historia de un padre entregado a su profesión que apenas dedicaba tiempo a sus hijos antes de montarse en ese avión que se convirtió en una máquina del tiempo. Cuando aterriza, su hijo le cuenta que, tras su desaparición, los ordenadores comenzaron a diseñar mejores robots, y esos robots crearon a su vez máquinas aún mejores.

Un rápido progreso que habría llevado al paro al 70 % de la población. Pero, en lugar de pasar hambre, como ese padre adicto al trabajo esperaba que ocurriera, los humanos viven bastante bien con más tiempo libre en 2037. “Pasamos nuestro tiempo junto a nuestros hijos, enseñándoles, estando con ellos, en lugar de criarlos como ganado para que podamos trabajar, trabajar, trabajar”, le explica su vástago en el 2037. Aunque la historia no explica cómo la automatización acaba con la pobreza, lo cierto es que hay quien ya se está preocupando por ofrecer soluciones: el mismísimo Elon Musk ha defendido que será necesario aprobar una renta básica universal cuando los robots nos reemplacen en ciertos trabajos.


Los autores han ideado un futuro utópico para 2037
Los autores han ideado un futuro utópico para 2037

Pero, ¿seguirán siendo dólares, euros o bitcoines las monedas que estarán en circulación dentro de dos décadas? Hannu Rajaniemi, matemático y autor de ‘El ladrón cuántico’, una alabada novela protagonizada por un delincuente posthumano, ha imaginado una nueva divisa. Justin, el pasajero del asiento 07A -y beneficiario precisamente de una renta básica universal- gracias al accidente, la descubre a su llegada.

Se trata del NiceCoin, una “ divisa social con contratos inteligentes basados en inteligencia artificial” que decide cómo gastarse por sí misma en base al comportamiento de su portador. Este puede conseguir más monedas siendo amable o trabajando como un NiceGuy o una NiceGirl, y así conseguirá pagar la entrada de ciertos lugares o el permiso para realizar ciertas interacciones sociales.
Si eres un amante de ‘Black Mirror’, seguro que este relato te recuerda al capítulo ‘Caída en picado’, en el que todo lo que alguien puede conseguir depende de su imagen pública, evaluada por terceros a través de una ‘app’. Ahora bien, en el universo de Rajaniemi el sistema parece funcionar mucho mejor. “Los ‘nerds’ del ‘blockchain’ que querían descentralizar todo estaban en su mayoría equivocados, pero las monedas eran muy buenas para ‘hackear’ comportamientos”, asegura a Justin el amigo con el que había cofundado una ‘startup’ en la actualidad.

También los gurús del emprendimiento estaban equivocados. En 2037, Silicon Valley ya no es la meca de las ‘startups’, sino que las mejores se asientan en Singapur y en Ámsterdam. “La tecnología tuvo mala fama por un tiempo. Somos los nuevos Gordon Gekkos para esos chicos, todo codicia y sexismo”.

LAS ‘VENTAJAS’ DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL
Drones que sobrevuelan a los ciudadanos, coches autónomos que garantizan la seguridad en las carreteras (si bien en el relato de Howey una mujer sufre un accidente de tráfico, algo que “no sucede muy a menudo” en ese presente), dispositivos que traducen las conversaciones automáticamente , robots-papelera o humanoides inspirados en el ‘anime’ japonés que se convierten en amantes de los humanos son algunos de los inventos que pueblan el San Francisco de 2037 según estos escritores de ciencia ficción.


Las ciudades son más verdes gracias a los árboles mágicos que imagina Brenda Cooper
Las ciudades son más verdes gracias a los árboles mágicos que imagina Brenda Cooper


“Todavía está por ver si estas predicciones son precisas al 100 %, pero los temas presentes en estas historias van ciertamente en aumento”, comenta Desatnik, el organizador del proyecto. “Desde una perspectiva social, pensamos que habrá actitudes menos xenófobas, las sociedades tendrán una mentalidad unificada de avanzar juntos, y así sucesivamente”.  

Aunque es cierto que la mayoría de relatos son optimistas al imaginar el porvenir, también hay algunos que dejan entrever los inconvenientes de que la inteligencia artificial sea ubicua.

Uno de ellos es ‘La chica que casi se convierte en zombi’, de Lee Konstantinou, investigador de literatura y autor de la sátira distópica ‘Pop Apocalypse’. La protagoniza una joven que descubre que su novio del futuro ha creado una ‘app’ valorada ya en medio billón de dólares, Story. 

“La nube simplemente te seguía y te daba lo que necesitabas cuando lo necesitabas, incluso sugerencias de cómo interactuar con otra gente gracias a Story”. Tan adecuadas eran las recomendaciones fruto del ‘machine learning’ que muchos humanos se convertían en Story Zombies: se limitaban a hablar a través de un asistente que estudiaba conversaciones previas.

También es inquietante el futuro que plantea Bruce Sterling, uno de los escritores más famosos del ‘cyberpunk’ y ganador de varios Premios Hugo, los galardones más prestigiosos de la ciencia ficción. La protagonista de su historia, que ocupa el asiento 06E, no solo tiene que descubrir que su marido y su hermana se han casado en su ausencia. Además, debe asumir que el mundo ha cambiado por completo.

Según le cuentan, todo dio un vuelco después que las redes neuronales  -los algoritmos que simulan los procesos que lleva a cabo nuestro cerebro- consiguieran mejorar las neuronas humanas. El avance permitió al hombre descubrir el significado del cerebro, la conciencia, la memoria y el pensamiento, permitiéndole hablar de su alma en “términos de ingeniería funcional”. 

LLUVIA DE ARCOIRIS Y ÁRBOLES ARTIFICIALES
Algunos de los autores también han descrito cambios en el medio ambiente del futuro. Si en NiceCoin de repente comienzan a llover burbujas de jabón de color arcoiris que sueltan un dulce olor , Brenda Cooper, autora de libros de ciencia ficción como ‘Edge of dark’, ha imaginado “árboles mágicos”. Capaces de hacer la fotosíntesis cinco veces más rápido que los seres vivos, mantienen completamente limpio el aire de las ciudades.

El oxígeno recién hecho es un producto valioso y es posible que las ciudades paguen por él”, predice Cooper, que se ha inspirado en las investigaciones previas sobre fotosíntesis artificial para escribir su historia. “Es quizá más probable que los edificios inteligentes y los lugares muy contaminados quieran un árbol de supercarga, pero, después de todo, mi historia es ficción”.


La realidad aumentada o mixta también estará de moda en 2037 según estos autores
La realidad aumentada o mixta también estará de moda en 2037 según estos autores


Los que, como ella, también quieran escribir una historia de ficción sobre el misterioso pasajero que ocupa el asiento 14C en ese viaje al 2037, pueden enviarla  hasta finales de agosto a la Fundación XPrize. El ganador de la competición se llevará, además de un premio valorado en 10.000 dólares - con viaje a Tokio incluido- un asiento honorario en el Consejo Asesor de Ciencia Ficción de XPrize, del que forma parte Margaret Atwood, autora de la novela ahora convertida en serie ‘The Handmaid’s Tale’.

“Queremos que los escritores piensen verdaderamente en el futuro, consideren algunos de los conflictos y problemas a los que se enfrenta la humanidad, y sueñen con nuevas formas de superarla [...] La belleza de usar la ciencia ficción como una herramienta para imaginar el futuro es que puede hacernos creer en algo increíble”, reflexiona el organizador del proyecto, Eric Delatnik.

Los escritores que han participado en él ya han demostrado que se puede imaginar un futuro que se aleje del discurso apocalíptico. ¿Tendremos en el 2037 árboles mágicos, coches autónomos, monedas que se multiplican con sonrisas o más tiempo para disfrutar de la vida porque un robot trabaje por nosotros?
---------------
Las ilustraciones son, por orden de aparición, de Saiful Haque, Marco Melgrati, Alexei Vella, Federico Gastaldi y Ovind Hovland. Han sido cedidas para este artículo por la Fundación XPrize.


Fuente bibliográfica
SÁNCHEZ, CRISTINA, 2017. Las mentes más brillantes de la ciencia ficción imaginan el mundo en veinte años. eldiario.es [en línea]. [Consulta: 20 julio 2017]. Disponible en: http://www.eldiario.es/hojaderouter/tecnologia/ciencia_ficcion-predicciones-futuro-XPrize-Seat_14C_0_666683527.html. 

«Tsundoku», la irresistible pasión de acumular libros

Por: María Luisa Funes

El uso de este vocablo japonés comienza a hacerse habitual. En la era digital la «bibliomanía» se extiende: atesorar más volúmenes de los que se pueden leer.



Para los que imaginamos, como Borges, que el paraíso debe ser algún tipo de biblioteca, la Feria del Libro es un peligro y un placer a partes iguales. Encubre el llamado tsundoku, una manía que nos impulsa a acumular libros.

Cual ludópatas a las puertas de un casino, al acercarnos a las casetas de la Feria del Libro sentimos una extraña emoción, un «yo-que-sé», una especie de hormigueo de curiosidad y una cierta disposición a aflojar la billetera. Se agolpan los visitantes frente al puesto de una librería de nombre extraño y nos acercamos para ver qué se está cociendo. Un escritor de novelas románticas en los «cincuentaymuchos» atesora una larga cola de fans. Sus lectoras esperan ávidas el turno de saludar al novelista, quizás con el afán de hacerse un selfie para saciar la sed de mostrar todo en las redes sociales.

El caso es que para aquellos que disfrutan husmeando en librerías y bibliotecas para acabar comprando nuevos volúmenes, es casi inevitable terminar acumulando más libros de los que lleguen a leer. Ya sea porque al final el libro no era tan bueno como imaginaban, porque el tema dejó de interesarles, porque el autor les aburrió en la página 14 o porque un nuevo tomo se llevó toda la atención, los aficionados a la lectura suelen tener libros sin acabar de leer. O incluso algunos sin empezar a leer. Y el que no lo reconozca, miente.

Ahora, esta especie de síndrome de querer poseer más libros de los que se han leído –o se van a poder leer nunca–, tiene un nombre concreto en japonés. Es un término que ya se ha comenzado a utilizar en los cinco continentes: tsundoku. Se podría traducir precariamente como «bibliomanía» y se describe como el síndrome por el cual se adquiere material de lectura que luego queda apilado en casa sin leer. La palabra viene de los términos de la jerga casual japonesa: tsunde-oku, que quiere decir «apilar cosas para luego y marcharse», y dokusho, que significa leer libros. La conjunción de ambos resulta en tsundoku.


Y es que, para muchos, estar rodeados de libros aporta una sensación placentera y reconfortante, da la tranquilidad de tener más conocimientos y entretenimientos a mano. Y quizás, comprar libros sin fin no sea otra cosa que seguir buscándose a sí mismo en cada uno de ellos. En el caso de los que sufren tsundoku, lo curioso es que el coleccionista/lector en realidad no desea dejar su vicio; es más, se gasta una fortuna que va in crescendo en libros y suele atiborrar de arriba a abajo cualquier espacio disponible en sus estanterías, acudiendo a apilar volúmenes en el suelo si es necesario. Dado que ninguna palabra en español se refiere a este hábito de comprar libros compulsivamente para terminar dejándolos apilados sin leer, aceptaremos tsundoku –o sundoku– como libro de compañía.



Fuente bibliográfica
FUNES, MARÍA LUISA, 2017. «Tsundoku», la irresistible pasión de acumular libros. abc [en línea]. [Consulta: 20 julio 2017]. Disponible en: http://www.abc.es/sociedad/abci-tsundoku-irresistible-pasion-acumular-libros-201706020830_noticia.html. 

5 empleos que serán desplazados por la Inteligencia artificial

Por: Tec Review




Como si se tratara de una película de ciencia ficción, la inteligencia artificial (IA) está automatizando varios procesos de producción y servicios en la industria.

Según la firma McKinsey & Company, lo anterior no es un fenómeno nuevo, pero sí uno que está avanzado e impactando en la economía. Tan sólo en México, la automatización modificaría alrededor de 25.5 millones de empleos existentes, lo cual representa un 52 % del total de oficios.

“Es básico identificar claramente las áreas que más se puedan beneficiar de la automatización y estar preparados para implementarlos de acuerdo a los requerimientos cambiantes de cada industria”, indica Gustavo Parés, director general de la firma especializada en outsourcing, Nearshore Delivery Solutions México.

Mira los cinco trabajos que la inteligencia artificial transformará o desplazará a nivel mundial:

1. Choferes. Los autos sin conductor que vemos en las películas de ciencia ficción han salido de la pantalla. Empresas como Google, Apple y Uber trabajan constantemente en implementar transporte autónomo inteligente. Lo anterior ha llamado la atención de los usuarios, pues significa viajes más seguros, un consumo eficiente de combustible y la posibilidad de soltar el volante para olvidarse del estrés del tráfico en las grandes ciudades.


2. Cajeros y ejecutivos de cuenta en bancos. La industria bancaria es una de las más beneficiadas por la inteligencia artificial. Servicios como la banca virtual ya comenzaron a reemplazar las visitas al banco, así como los cajeros inteligentes que también son capaces de apoyar en diversas transacciones como el depósito a diversas cuentas, pago de servicios y retiro de efectivo.


3. Abogados. La implementación de sistemas robóticos en el sector de la justicia facilitará la búsqueda de información, ahorrando así tiempo a los abogados. Hace algunos años resultaba imposible pensar que una tarea tan compleja como leer y analizar las leyes se vea atendida por un robot, pero hoy en día existen sistemas de inteligencia artificial que pueden revisar detalladamente miles de documentos jurídicos simultáneamente.



4. Armadores de autos. Otra industria beneficiada de la inteligencia artificial es la automotriz. Tan sólo de 2012 al 2014, el número de robots empleados en el proceso de construcción de autos ha incrementado considerablemente, pues las empresas buscan satisfacer la alta demanda de automóviles reduciendo costos.



5. Ejecutivo de “call center”. Debido a la alta demanda de atención que exigen los usuarios, las empresas han optado por la inclusión de ‘chatbots’, un sistema impulsado por inteligencia artificial que busca resolver problemas o dudas de los usuarios mediante el uso de chats. Lo anterior no significa descartar por completo a las personas, sino que ahora se dedicarían a resolver necesidades específicas y complejas que tenga el usuario y no simples dudas que una máquina podría atender.

 


Fuente Bibliográfica
REVIEW, T., 2017. 5 empleos que serán desplazados por la Inteligencia Artificial. TecReview [en línea]. [Consulta: 20 julio 2017]. Disponible en: http://tecreview.itesm.mx/5-empleos-seran-desplazados-la-inteligencia-artificial/. 

10 jul. 2017

10 consejos para que no te amargues con rencores

Por: Francisco Jódar


El psicoterapeuta Luis Muiño nos da las claves para que nos evitemos las tentaciones de la venganza, un arma de doble filo.

Resultado de imagen para no te amargues con rencores


1. Aumenta tu tolerancia a la frustración

Esta habilidad puede desarrollarse con los años, cuando comprobamos que todo lo que pasa, bueno o malo, cambia con el tiempo: nada permanece. Si encaramos la vida con esa serenidad interior, entendemos los reveses como parte de nuestra experiencia vital.

2. Cultiva el humor

Reír nos saca de la reiteración con que les damos vueltas a los temas trascendentales. La ironía nos libera y nos da otra perspectiva. Además de ser clarificador, el sentido del humor cambia nuestro ánimo y nos sitúa en una condición en la que resulta más fácil afrontar los problemas. El resentimiento tiene que ver con la parálisis vital: si nos ponemos manos a la obra, la necesidad de resarcirse se diluye.  

3. ¿Autocompasión?

Jamás. La lástima por nosotros mismos nos hunde más en los momentos negativos y aumenta nuestro apetito de venganza. Lucir sin pudor nuestra mala suerte y nuestras culpas para dar lástima o regodearnos en el fatalismo de pensar que las cosas no pueden cambiar es una estrategia pésima. El victimismo dificulta la solución de  problemas.  

4. Cambia culpabilidad por responsabilidad

La primera paraliza y nos ancla a lo que deberíamos haber hecho. La segunda mira al futuro y a lo que puedes hacer para cambiar el presente. Nuestro cerebro está hecho para pensar durante un 90?% del tiempo en lo que tiene que hacer y el resto en lo que tendría que haber hecho: respetemos esos porcentajes.

5. Distánciate de ti mismo

Tendemos a creernos demasiado a nosotros mismos. Si llegamos irritables al trabajo, es fácil que pasemos un buen rato rumiando nuestros problemas laborales y concluyamos que estamos hartos de ese empleo. Pero quizá lo único que ocurre es que hemos dormido mal o hace mucho calor. La interpretación de lo que pasa nos amarga más que los propios sucesos negativos. Nuestra vida y nuestra psique no van unidas inevitablemente: podemos estar resentidos sin que nadie nos haya hecho nada, y también podemos sufrir agresiones y perdonar. 

6. Libera tu ira 

Es normal que la sientas cuando no logras lo que deseas. Pero si se acumula, ese rencor se convierte en amargura: contra los demás (mal carácter) o contra nosotros mismos (depresión). Busca espacios para canalizar el resentimiento: practica un deporte duro, rebélate contra una injusticia, grita cuando abusan de ti... Pero elige la ocasión: si exteriorizas la furia en un momento inadecuado, sumarás más pesar.

7. No te contagies de la furia ajena

Personas con poder sobre nosotros (jefes, profesores, clientes…) que lo usan para desahogarse; individuos que se dejan llevar por sus impulsos a la mínima; agoreros a los que encanta que las cosas vayan mal porque eso ratifica sus ideas… Nos rodean propagadores del mal humor que nos incitan a la venganza. Evítalos.

8. Perdónate 

Ojo con las expectativas demasiado altas. Muchos amargados son muy autoexigentes y a menudo comprueban que no pueden dar tanto o que no se recompensan sus esfuerzos. Necesitas autoestima incondicional, que te permite quererte aunque hagas mal algunas cosas. 

9. Sé más asertivo 

La capacidad de mantener una comunicación igualitaria (sabiendo decir no, poniendo nuestros derechos a la misma altura que los ajenos, comunicando nuestros deseos y opiniones...) ayuda a no acumular afrentas que nos llevan al resentimiento. Esta aptitud se cultiva afrontando las situaciones interpersonales que nos tensan: en vez de evitarlas, es útil enfrentarnos a ellas tratando de comunicarnos de la forma más asertiva posible.

10. Cuenta tu pasado sin rencor 

No puedes cambiar lo que te ha pasado, pero sí contarlo de otra forma. Si hablas –y te hablas– sin victimismo, transmites que llevas las riendas de tu vida y que solo miras al pasado para aprender de sus enseñanzas. Hazlo y eliminarás gran parte del resentimiento.

Fuente bibliográfica
JÓDAR, FRANCISCO, [sin fecha]. 10 consejos para que no te amargues con rencores. MuyInteresante.es [en línea]. [Consulta: 11 julio 2017]. Disponible en: https://www.muyinteresante.es/revista-muy/noticias-muy/articulo/10-consejos-para-que-no-te-amargues-con-rencores-531458289132. 

7 jul. 2017

¿Cómo serán las bibliotecas en el año 2100?

Por: Jim O'Donnell 



Nadie puede saberlo, pero quizás podamos hablar sobre cómo deberían ser las bibliotecas en ese futuro imaginario. 


¿Cómo serán las bibliotecas en el año 2100? La realidad es que no falta tanto para la fecha. La próxima vez que veas a un bebé, considera que seguramente viva para ver el siglo XXII. ¿Cómo será el mundo de las bibliotecas en ese entonces? Nadie puede saberlo, pero quizás podamos hablar sobre cómo deberían ser las bibliotecas en ese futuro imaginario.
Por ejemplo, ¿cuántas bibliotecas habrá? Se me ocurren dos respuestas buenas, que espero que sean correctas, y una muy mala respuesta, que espero que sea totalmente incorrecta. 

La primera respuesta correcta es simple. Habrá una biblioteca: una biblioteca completa y accesible de forma universal.

Esta visión muestra que pensamos las bibliotecas como colecciones, que es uno de sus atributos. El antiguo modelo de biblioteca dependía de colecciones físicas de materiales que se distribuían de manera estratégica en lugares donde las comunidades o las instituciones pudieran crearlos, mantenerlos y cuidarlos. Si consultar la Enciclopedia Británica era algo que valía la pena, entonces cada biblioteca para poder merecer dicho título tenía que comprar una nueva colección de manera periódica y pensar qué hacer con la edición anterior.

Ahora la EB y muchos otros recursos se encuentran disponibles en línea. Sin embargo, las bibliotecas continúan “comprando” (ahora es más parecido a un alquiler) ejemplares, de a uno por vez, a precios que ellas consideran muy altos y las editoriales muy bajos. La absoluta ineficacia de semejante duplicación es absurda. Continuamos con esta tradición tanto por costumbre como por necesidad. La necesidad que persiste es que no podemos pensar en otra forma de financiar la creación y la divulgación de recursos de información complejos que no sea distribuyendo el costo ampliamente entre las instituciones y los usuarios.

Eso tiene que cambiar. Cuando una enciclopedia, una base de datos, un periódico o un libro se encuentra digitalizado, no hay una buena razón por la que no debería ponerse a disposición de forma libre y universal, como tampoco hay una buena razón por la que no debería estar organizado y mantenido de manera centralizada. En este momento, las bibliotecas de universidades importantes albergan una gran abundancia de conocimientos y tesoros asombrosos; y no podemos compartirlos. La mayoría de las personas que hoy viven en el planeta no cuentan con acceso a fuentes de conocimiento a las que, desde un punto de vista técnico, podrían llegar hoy mismo a través de sus teléfonos celulares. Literalmente, hoy en día, podrían acceder dentro de la próxima hora si el proveedor eligiera permitir el acceso.

Si eso tiene que cambiar, cambiará. Veremos la consolidación de las colecciones y una consolidación de la infraestructura técnica para presentarlas. (¡Ah! Y habrá redundancia y copias de seguridad, iguales a las que hay ahora, por ejemplo, para las búsquedas de Google, que se alojan en muchos servidores en muchas ubicaciones, que comparten la carga de manera transparente. Tal distribución acelera el servicio y mejora la resiliencia ante desastres o emergencias). Y veremos el surgimiento de modelos de negocios para pagar por lo que ahora consideramos “publicaciones”, que permitan un acceso completamente libre y abierto a los contenidos de esta biblioteca global.

La segunda respuesta correcta a mi pregunta original es un poco más complicada: Habrá 3 millones de bibliotecas.

El cálculo exacto es irrelevante, pero obtuve ese número tomando y extrapolando el dato estimado provisto por la Asociación Estadounidense de Bibliotecas de que ahora existen 119,000 bibliotecas en Estados Unidos. Hay razones para esperar que el crecimiento de la población humana alcance los 9 mil millones de personas en las próximas décadas. En base a la tasa per cápita actual de Estados Unidos, eso daría un promedio de 3 millones de bibliotecas: una por cada 3000 personas, lo que me parece bien.

Pero estas bibliotecas habrán cambiado. Sus colecciones físicas serán lo que hoy llamamos “colecciones especiales”: materiales únicos que las bibliotecas poseen por el lugar donde se encuentran y por la historia que representan. En Arizona State University, donde soy bibliotecario, contamos con los documentos públicos del senador Barry Goldwater. [ASU se asoció con Slate y New America para crear Future Tense]. Nunca habrá más de una copia de esos documentos, pero tienen y tendrán un valor histórico y los atesoraremos. En algún punto es posible que también los digitalicemos, pero si lo hacemos, no habrá ninguna buena razón para que no coloquemos la versión digitalizada en la biblioteca central global y la hagamos accesible de manera universal.

No obstante, los lectores seguirán recorriendo los 3 millones de bibliotecas para ver las colecciones únicas que tienen, pero también seguirán encontrando en aquellos lugares mucho de lo que ahora van a buscar: personas inteligentes comprometidas a trabajar con los conocimientos y con la comunidad. Los bibliotecarios estarán allí como entrenadores, mentores, guías y facilitadores, mientras que otros miembros del público estarán allí para buscar conocimientos y compartirlos, y como emprendedores del espíritu y del mundo de los negocios. Las bibliotecas son el “tercer lugar” ideal para una sociedad libre y nunca perderán esa poderosa atracción.

¿Qué tan seguro estoy de que mis dos respuestas son correctas? Me sorprendo a mí mismo al decir que “en gran parte”. (Creí que era más cínico). La buena noticia es que si estoy en lo cierto, entonces muchas cosas realmente buenas le habrán pasado a la humanidad. Una sola colección global que sea accesible de manera universal significará que la raza humana ha dado grandes pasos para vencer el faccionalismo, la división, el sectarismo y la patología política. Si la biblioteca que imagino es accesible a todos los que viven en lo que ahora conocemos como Corea del Norte, sabremos que el mundo es un lugar mejor.

Dije que tenía una tercera respuesta para ofrecer, que espero que esté equivocada. Esa respuesta sería profundamente pesimista: cero.

Hay muchas formas en las que el pesimismo puede hacerse realidad. Una interacción desastrosa con armas nucleares, asteroides, un colapso climático: la pérdida de bibliotecas sería un síntoma menor de ruina en un futuro distópico. También podríamos perder las bibliotecas frente a la arrogancia y la falta de visión. “Ya no necesitamos bibliotecas; ahora todo es digital”. Todos hemos escuchado alguna versión de esa desestimación imperativa, completamente digna de ser escuchada en la etapa de debate entre candidatos presidenciales.

Pero necesitamos bibliotecas. En un mundo donde hay un exceso de información, las bibliotecas conservan, recopilan, discriminan y cuidan los buenos materiales: los materiales creados y preservados por personas realmente inteligentes, los materiales en los que puedes confiar cuando quieres comprender el mundo de forma profunda y precisa, los materiales que son demasiado complejos para surgir de una colaboración abierta por crowdsourcing, demasiado impopulares para que las corporaciones o los políticos nos los impongan. Los bibliotecarios —inteligentes, profesionales y apasionados por la verdad— son los caballeros Jedi del futuro de nuestra cultura y merecen ser respetados por eso.

Y las bibliotecas como lugares físicos no serán menos valiosas de lo que son hoy. Aunque pueda parecer optimista, todavía resulta prudente comprender que las personas buenas, inteligentes e idealistas no serán las únicas en el planeta. Valorarán en ese momento al igual que ahora la oportunidad de buscar conocimientos y compartir perspectivas en compañía de otros.

Si nos dejamos engañar por el tecno-optimismo y la indiferencia, y si permitimos que las bibliotecas se extingan, estaremos en un mundo más pobre. Hay muchas explicaciones históricas sobre la desaparición de la antigua biblioteca de Alejandría, pero mi opinión personal es que no fue víctima de Julio César, de los monjes cristianos ni de los guerreros islámicos. Es más posible que las bibliotecas desaparezcan porque los líderes responsables de una comunidad no les brindan apoyo, las dan por sentado, las tratan de manera despectiva.

Pero todavía puedo ser optimista. La antigua biblioteca de Alejandría desapareció durante los primeros siglos de nuestra era, pero ha regresado. Con todos los desafíos políticos, religiosos y sociales que Egipto está enfrentando hoy en día, un nuevo y brillante edificio en el puerto de Alejandría cumple su segunda década como lugar de encuentro, de diálogo y —más importante— de lectura. Siempre necesitaremos un lugar para leer.
---

Este artículo es publicado gracias a una colaboración de Letras Libres con Future Tense, un proyecto de Slate, New America, y Arizona State University.


Fuente bibliográfica
O’DONNELL, JIM, 04 julio 2017. ¿Cómo serán las bibliotecas en el año 2100? Letras Libres [en línea]. [Consulta: 7 julio 2017]. Disponible en: http://www.letraslibres.com/mexico/literatura/como-seran-las-bibliotecas-en-el-ano-2100. 

6 jul. 2017

5 Verdades de la vida difíciles de aceptar (pero liberadoras cuando por fin las entiendes)




La vida no es sencilla, entre otras razones, por la multitud de circunstancias que determinan su estado. En cierta forma, todo influye para encontrarnos en este presente, y no sólo desde el primer instante de nuestra existencia, sino quizá podría decirse que incluso con muchísima antelación al minuto de nuestro nacimiento. Y así con todo y con todos. La existencia es esa conjunción preciosa de probabilidades que nos trajo hasta este momento –de ahí, entre otras razones, su complejidad.

Con todo, existe un puñado de verdades que hace, si no más sencilla la existencia, sí al menos más comprensible. Vivir puede parecer un misterio, pero sólo porque dejamos de tomar conciencia de nuestra propia vida. Ignoramos de dónde provenimos, el punto adonde queremos llegar, las circunstancias que potencian u obstaculizan nuestros esfuerzos…
A continuación compartimos cinco situaciones que vale la pena tener en cuenta para vivir, no para hacerlo todo más sencillo, pero quizá sí más significativo.

· Las personas se van
Toda persona tiene su propio camino. A veces, por ventura, coincidimos con algunas con quienes encontramos amor, afecto, compañía, felicidad, apoyo… y aunque el lazo tejido con ellas puede llegar a ser muy fuerte, eso no significa que, en cierto momento, esos mismos caminos no se aparten. Las personas se van, cambian de residencia, a veces pasa que su tiempo está tomado por otras ocupaciones… las personas mueren.

“Dejar ir” a una persona es quizá uno de los aprendizajes más arduos de la vida, pero cuando entendemos que así es, que ninguna relación es para siempre, entonces, paradójicamente, podemos amar mejor, disfrutar más del amor, sin angustias ni preocupaciones vanas, entregados de lleno a los frutos de nuestro tiempo con los otros.


· Tienes que aprender a cuidarte: nadie más lo hará por ti
Entre los muchos efectos que la infancia deja en nuestra formación como personas, sin duda uno de los más extendidos es el de la poca conciencia que tenemos del “cuidado de sí”. La fuerte influencia del cuidado familiar dejó a muchas personas con cierta dificultad para cuidarse a sí mismas o, dicho de otro modo, con el hábito mental y conductual de esperar que alguien más cuide de ellos. Tu cuerpo, tu futuro, tu integridad, el estado de tu vida: todo ello es tu responsabilidad, inalienable e intransferible. Nadie más que tú puede tomar la decisión de comer saludablemente, de ahorrar dinero, de acudir al médico cuando es necesario, de no tomar decisiones capaces de dañar el curso de tu existencia, de cultivar tu mente y cuidar de tu bienestar psíquico. Nadie más que tú puede cuidar de tu propia vida.


· No hay recompensa sin esfuerzo
Especialmente en nuestra época, existe cierta inclinación a creer en los logros inmediatos y avasalladores. Hasta hace unos años, por ejemplo, parecían comunes las historias de personas a quienes les había bastado desarrollar una app para volverse millonarias. Lo cierto, sin embargo, es que en prácticamente todo el curso de la historia sólo el esfuerzo sostenido, persistente, conduce a la consecución de nuestros objetivos. La planta que estaba a nuestro cuidado y que abandonamos, termina por morir: así también con los proyectos que emprendemos y no sostenemos con el esfuerzo de la continuidad.


· No hay vida sin dolor
La muerte, la enfermedad, la decepción, la tristeza, el desamor, la pérdida: todo ello es parte de la vida, y quien afirme lo contrario está mintiendo, y de la peor manera. Son realidades que, tarde o temprano, se presentan en toda existencia, imposibles de eludir. Nuestros seres más queridos morirán, nosotros mismos enfermaremos, habrá quien deje de amarnos… y eso a su vez nos causará dolor, pena, sufrimiento. ¿Y podría ser de otra manera? ¿De verdad quisiéramos que fuera de otra manera? En cierta forma, el dolor es necesario para depurar la quintaesencia de la vida, su sustancia más preciosa. El secreto, en todo caso, es no sufrir vanamente, no sufrir sin razón ni a lo tonto. No sufrir porque sí.  


· La vida tiene un difícil punto de equilibrio entre permanecer y dejar fluir
Como sabemos, la vida es cambio. Esa es su esencia. “En el cosmos no hay lugar que esté a salvo del cambio”, escribió alguna vez Carl Sagan. Por otro lado, no obstante, parte importante de la naturaleza del hombre está basada en la permanencia, en la voluntad de pausar por un instante esa transformación que no cesa. Vivir, en cierto sentido, implica encontrar el equilibrio en esa contradicción: entender que nada de lo que creemos saber sobre la realidad es permanente, pero, por otro lado, conocer eso dentro de nosotros mismos que define lo que somos y la manera en que vivimos. Navegar el río de la vida, pero atentos siempre al cauce por donde transitamos.

¿Qué te parece? ¿Cuál agregarías tú? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o a través de nuestras redes sociales.

Fuente bibliográfica
PIJAMASURF, [sin fecha]. 5 verdades de la vida difíciles de aceptar (pero liberadoras cuando por fin las entiendes). PIJAMASURF.COM [en línea]. [Consulta: 7 julio 2017]. Disponible en: http://pijamasurf.com/2017/07/5_verdades_de_la_vida_dificiles_de_aceptar_pero_liberadoras_cuando_por_fin_las_entiendes/. 

¿Cómo relajarte cuando estás a punto de estallar?




El enojo es una emoción que en ocasiones puede ser buena, ya que nos permite liberar sentimientos guardados y nos estimula a enfrentar situaciones. En muchos momentos, el enojo puede más que nosotros y nos hace reaccionar de muchas maneras ante un escenario delicado o no.

Las reacciones violentas que conllevan el enojo, se deben principalmente por acumular emociones durante mucho tiempo y por el estrés. Si eres de esas personas que parecen un volcán en erupción y quieres trabajar en la canalización de tus energías, sigue los consejos de este artículo para lograr una vida positiva.

7 Consejos para controlar la sensación de estallido

1.Exprésate a tiempo
Cuando tengas un problema o no te sientas bien, no te lo guardes. Háblalo con alguien y así drenarás energía. A veces es difícil hablar sobre lo que nos agobia y preferimos quedarnos callados, pero vivir acumulando todo constantemente puede traernos muchos problemas.

Un momento de estallido puede hacernos decir cosas hirientes y no ver las cosas de manera objetiva. La verdad, es bastante desagradable ver a una persona tan alterada, incluso da miedo.

2. Respira
La respiración es un acto que está directamente ligado a nuestras emociones, ¿has notado que cuando te enojas o estás preocupado, respiras más rápido?

En momentos de enojo y estrés practica la respiración controlada. Cuenta hasta 10, inhala y exhala profundamente hasta que el enojo y la ansiedad desaparezcan y comiences a entrar en un estado de bienestar.

3. Canta
Si sientes ganas de gritar, sustitúyelas por cantar a todo volumen tus canciones favoritas.

Está comprobado científicamente que cantar aporta múltiples beneficios al organismo, entre ellos se encuentra la gestión del estrés y la segregación de endorfinas. Es importante resaltar que esta hormona favorece el bienestar de las personas y las hace sentir más felices.
¡No importa que cantes bien o mal, canta para sentirte bien!

4. Toma un baño
Tomar un baño de agua tibia es verdaderamente relajante. Además de que nos permite pensar mejor las cosas, es un tiempo íntimo y de reflexión.

Una de las mejores maneras de calmar la tormenta emocional, es tomar el baño mientras suena en el fondo nuestra música favorita ¡imagínate la cantidad de endorfinas que puedes segregar!

5. Come algo rico
¡Olvídate de la dieta! Otras de las cosas que más placer y satisfacción pueden provocarnos es comer algo que nos encante.

Cualquier excusa es válida si necesitas relajarte. Así que come todo lo que quieras sin ningún remordimiento. Corre al súper y cómprate esos chocolates que tanto te gustan, al llegar a casa prende tu televisor y pon tu serie favorita.

6. Corre
En definitiva, el ejercicio nos permite concentrarnos y drenar energía, al mismo tiempo que nos hace segregar endorfinas, serotonina y oxitocina.
Lo peor que puedes hacer en un momento de enojo es quedarte paralizado, apenas sientas que algo comienza a estar mal en ti, prepara tu ropa deportiva y sal a correr.

Los efectos positivos de correr pueden desarrollarse mejor si en vez de correr en la pista, te vas a la montaña; el contacto con la naturaleza es ideal para estos momentos.

7. Medita
La meditación activa el sistema nervioso, reduce el estrés, la ansiedad y la tensión.

No es una actividad que debas practicar solo en momentos de enojo y agobio, sino que debes hacerla parte de tu día a día. De esta manera, aprenderás a controlar tus emociones y evitar cualquier tipo de episodio impulsivo o de estrés.

Lo bueno de esta práctica es que no necesitas dinero ni salir de tu casa. En la web existen millones de videos donde te enseñan cómo hacerla, e incluso muchas son meditaciones guiadas.

Controlar las emociones
Aprender a controlar las emociones es vital para tener una vida sana y relaciones estables. Cuando sientas que las cosas están a punto de salirse de tus manos, siéntate  a  pensar. ¿Es esta la manera correcta de actuar? ¿Existe otra forma de manejar esto?


Aplica estos consejos y busca también tus propias maneras de relajarte. Tu eres el único que puede ejercer total control sobre tu vida, no busques culpables ni motivos externos para justificar tu comportamiento. ¡Habla, no te guardes todo!


Fuente bibliográfica
GÓMEZ BENÍTEZ, EDITH, [sin fecha]. ¿Cómo relajarte cuando estás a punto de estallar? | MasScience. [en línea]. [Consulta: 6 julio 2017]. Disponible en: http://www.masscience.com/2017/04/28/como-relajarte-cuando-estas-a-punto-de-estallar/. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...