31 mar. 2014

Vida y muerte de las bibliotecas

Por: José Carlos Bermejo Barrera


ES LA BIBLIOTECA DE ALEJANDRÍA uno más de nuestros iconos culturales, pues aun conserva el prestigio de haber sido la más importante de la Antigüedad. En esa misma ciudad se ha construido un edificio que pretende recoger su legado, pero como suele ocurrir en la actualidad esta biblioteca será más valorada por el diseño del edificio o incluso por la originalidad de sus estanterías que por sus contenidos. 

La Biblioteca de Alejandría fue creada por los reyes griegos de Egipto en el siglo III a.C y en ella se recogieron toda clase de libros. Pero esa biblioteca fue además un centro de estudio e investigación en todos los campos. En ella nacieron las versiones de la Ilíada y la Odisea que aún leemos y en esa misma ciudad fue donde se tradujo al griego el Antiguo Testamento. ¿Quién acabó con ella? 

Hay varias versiones: según una fue un Historiaincendio provocado por la conquista de la ciudad por Julio César, según otra sería obra de los fanáticos monjes cristianos, semejantes a los que mataron a la filósofa Hipatia. Pero hoy sabemos que los libros de esa biblioteca sobrevivieron a la conquista de la ciudad por los árabes. Fue el mismo califa que quiso desmontar las pirámides por ser monumentos de la idolatría quien preguntó si los libros de la biblioteca decían lo mismo que el Corán o algo diferente. Pensó que si decían lo mismo que su libro sagrado eran inútiles, y si decían algo diferente eran falsos y por eso acabaron sirviendo de combustible para calentar los baños públicos de la ciudad.

Cualquier persona que conozca el mundo editorial y académico  se dará cuenta que en la actualidad parecen haber vuelto los califas a la academia, pues en ella se está desarrollando una auténtica cruzada contra los libros en nombre de las tecnologías de la comunicación y la investigación científica; flanqueada por otra cruzada paralela en la que la venta de libros de consumo masivo y baja calidad crea un mundo de lectores uniformes, asimiladores de tópicos e ideas banales en el mundo cultural de la aldea global. 

¿Qué significa la muerte del libro y de la librería y las biblioteca, sus nichos naturales? Pues el fin de la libertad, de la capacidad de pensar globalmente, de articular un discurso sistemático y coherente y de poder observar la realidad con una perspectiva crítica, lo que interesa a los poderes económicos que necesitan defender la idea de que no hay alternativas al orden político y económico mundial; a los gobiernos, que saben que los ciudadanos críticos poseen más capacidad de resistencia y control; y a las autoridades educativas que quieren convertir la educación en todos sus niveles en un proceso de producción en serie de trabajadores reciclables, desechables y cada vez más baratos, reservando la educación de calidad para aquellos que han de ser los herederos de quienes controlan el poder.

El odio a los libros y la lectura se encarna en la adoración acrítica de los medios digitales, neutros en sí mismos, favoreciendo en su nombre la pérdida de la capacidad de lectura y comprensión de relatos y discursos largos y complejos, y la pérdida de la capacidad de análisis global en los campos científicos y tecnológicos. Los que Lindsay Waters, directora de la editorial de la Universidad de Harvard, llama “enemigos de la esperanza” en su libro del año 2004, pretenden crear máquinas de publicación en serie de artículos de revista concebidos bajo los mismos patrones y encajonados en campos cada vez más pequeños, o de decenas de miles de monografías académicas triviales, escritas solo por la presión del “publica o muere”, casi todas ellas prescindibles, de tiradas mínimas, y que ya casi ni adquieren las bibliotecas. 


Todo lo que se salga de esos patrones no sirve en el mundo anglosajón y muchos menos en el español, en el que la alabanza del analfabetismo parece un valor en alza, pues mientras en todo el mundo se siguen utilizando, escribiendo y publicando libros de texto, grandes tratados de referencia en campos científicos,  se pretende alfabetizar a los bebés con una tablet y se recomienda no utilizar libros sino solo recursos digitales normalmente copiados y de calidad ínfima; razón por la cual se extiende el uso del plagio y el “corta y pega” tanto en estudiantes como profesores.

Se proclama solemnemente que todo lo que está en un libro está anticuado, a la vez que se predica que un artículo de más de 5 años ya es inútil, y se afirma además que no es necesario leerlos completos, sino buscar datos y mirar el resumen. Como las publicaciones se valoran por su cantidad y por índices externos, sin leer su contenido, es lógico hacer esto y así se pueden crear investigadores zombies, y alumnos robotizados. En países indutrializados se sabe que la creación del conocimiento solo en parte se refleja en las publicaciones, y que el prestigio de un científico no se mide con la cuenta de la vieja; en España, donde la ciencia se confunde con la burocracia, no. 

Por eso nuestros sistemas educativos servirán cada vez más para crear siervos y peones, que podrán cubrir sus horas de ocio, cada vez menores, leyendo subproductos de consumo masivo, viendo películas cada vez menos originales, jugando a videojuegos y siguiendo la liga de fútbol. Se trata de que no aspiren a pensar nada globalmente, a leer nada con calma, ni a sistematizar ningún conocimiento, porque ya se sabe todo lo que hay que saber; lo dicen los nuevos califas, que ni siquiera han escrito su Corán.

El autor es catedrático de Historia

Fuente:http://www.elcorreogallego.es/opinion/ecg/jose-carlos-bermejo-barrera-vida-muerte-bibliotecas/idEdicion-2014-03-30/idNoticia-860712/

28 mar. 2014

Como lidiar con tu jefe y tú trabajo



ASÚMELO, COLABORA.. Y DESCONECTA

Te diste cuenta desde un principio: tu nuevo jefe no tenía ni idea del tra­bajo del departamento. Tanto tú como otros compañeros tenéis más experien­cia..., pero le han dado el cargo a él, y tienes que asumirlo. Tener como supe­rior a una persona a la que se consi­dera insuficientemente capacitada para ese puesto puede ser una situación muy estresante, ya que puedes ser testigo de problemas o situaciones que ralenticen o entorpezcan la buena marcha del trabajo. ¿Qué puedes hacer tú como subordi­nado?

  • Plantéate si es de tu competencia que esa persona ocupe o no ese cargo. Si la respuesta es no. no inviertas energía en algo que no puedes modificar o sobre lo que no te han pedido opinión.
  • Intenta llevarte bien con tu jefe y no le desacredites.
  • Si tienes alguna idea, comunícasela y hazle cómplice de ella. ("Se me ha ocu­rrido esta idea, pero no sé si saldría bien. ¿Qué opina usted?")
  • Amplía tu ángulo de visión, es decir, presta atención a algún aspecto positivo que tenga.
  • Y, al irte a casa, deja de pensar en tu jefe. ¡Desconecta!


¿Sabes pedir lo que necesitas?

Cuando tenemos una carencia 1 y no la podemos satisfacer ¿-* nosotros mismos, necesita­mos pedir ayuda. Esta necesidad nos posiciona en una situación de vulnerabilidad que a algunas per­sonas les resulta difícil aceptar por miedo o vergüenza. En general, cuando realizamos una petición, quedamos expuestos a que nos digan que no, que el otro se inco­mode, que la relación se deteriore o que nuestra imagen pública se vea perjudicada. Y en el ámbito laboral no cambian las cosas. Nos cuesta, por ejemplo, pedir una promoción, un miembro más para nuestro equipo o una mejora salarial, lo que nos puede generar frustración o re­sentimiento. Para realizar peticiones efectivas:

  • Elige el lugar y el momento adecua­dos. Es importante prestar atención al contexto y procurar que sea el más adecuado posible. Esta idonei­dad hay que buscarla atendiendo tanto a las circunstancias físicas y del entorno (lugar libre de inte­rrupciones), como a las emocionales (receptividad del interlocutor).
  • Sé claro, directo y honesto. Haz la petición de manera abierta, asegu­rándote de que el interlocutor ha entendido ¡o que quieres. Procura ser muy específico y define la fecha en la que lo necesitas. No pierdas tiempo pensando en las posiblesconsecuencias negativas. Si la res­puesta es afirmativa, lograrás lo que necesitas, y si es negativa, ahorrarás tiempo en elucubraciones y podrás buscar otras opciones.
  • Asegúrate de la aceptación. Cer­ciorarte de que la otra persona ha aceptado la petición y se ha com­prometido a llevarla a cabo es fun­damental, ya que muchas veces hacemos peticiones y, simplemente por el hecho de hacerlo, nos sen­timos con el derecho de recibir lo que hemos pedido o la otra persona con la obligación de hacerlo. Una petición por sí misma no tiene uti­lidad si no hemos recibido un "sí", de aceptación, o un "no", donde se declina la misma.
  • Verifica la viabilidad. Es funda­mental que la persona a la que ha­cemos la petición tenga capacidad para cumplir su promesa, y com­probar si cuenta con los recursos para ello. En ocasiones hacemos ciertas peticiones sin asegurarnos de habérselo pedido a la persona correcta o de que cuente con las posibilidades para llevarlo a cabo de manera efectiva. 
  • Desapégate al "no". No lo tomes como algo personal, sino deja espa­cio al otro para que pueda decidir libremente si acepta o no. Esta manera de hacer peticiones te ayudará a tener relaciones más autenticas, abiertas y fluidas.


Fuente:http://psicologia-terapias.blogspot.com.ar/2013/12/como-lidiar-con-tu-jefe-ytu-trabajo.html#.Ur9WuNLuLdc

Como hacer un separador de libros... AUTOMATICO!!!!


Algunas ves han estado leyendo un libro y de repente te hablan por teléfono, bueno te distraes y cierras el libro... al regresar a leer te das cuentas que cerraste el libro y no te fijaste en que pagina estaba o no pusiste el sepador por las prisas (creo que le a pasado a muchos) . 



Bueno aqui les tengo la solucion...... El Separador de libros AUTOMATICO

El separador es de fácil construcción 

Materiales:

* Folder de Cartulina (tamaño CARTA)
* Cinta adhesiva
* Molde del Separador de libros AUTOMATICO (mas abajo esta el molde para descarga)

Herramientas:

* Cutter o tijeras
* Regla (es para cortar con el cutter)

Tiempo de elaboración:

15 minutos como maximo



Paso 1.- Tomar el folder y partirlo a la midad

Paso 2.- Descargar el molde y meter una hoja del folder a la impresora e imprimirla (A la hora de hacer la impresión configurar la impresión a tamaño
CARTA



Paso 3.- Cortar un separador del folder


Paso 4.- El ultimo paso:

Como colocar el Separador de libros AUTOMATICO en el libro, para eso hice un video de como colocarlo y su funcionamiento!!!




Y la certificada:



Fuente:http://www.discusionez.com/hazlo-tu-mismo/112456-como-hacer-un-separador-de-libros-automatico.html#.UxiDb_l5OeV

Los diez libros que hay que leer antes de morir, según intelectuales latinoamericanos

VargasLLOSA.jpg
Alguno de los libros del escritor peruano Mario Vargas Llosa aparecen en las listas.|EFE

iPads, iPods, iPhones, iMacs, tablets, notebooks, y así, un sin fin de vocablos tecnológicos que distraen al ser humano de uno de los actos que más retribución cultural aporta: leer. Las páginas han ido perdiendo atractivo con el desarrollo de los elementos 'geeks' pero tres intelectuales latinoamericanos, preguntados por Infobae, no han dudado en hacer una recomendación: diez libros que hay que leer antes de morir. Libros en la nube: educando a Latinoamérica con los ebooks.

Jorge Asís, escritor y periodista argentino.

1. La montaña mágica, de Thomas Mann. "Lo leo y me dan ganas de escribir. Basta que tome cualquier capítulo para que me den ganas de dedicarme a la literatura".


2. Conversación en la Catedral, de Mario Vargas Llosa.
3. El corazón es un cazador solitario, de Carson McCullers. "Una de las escritoras que me apasionó más en mis comienzos literarios".
4. Gabriela, clavo y canela, de Jorge Amado. "Es una de las lectura que yo recuerdo haber hecho con mayor alegría. Es muy importante tomar un libro y no poder dejarlo. Es lo que pasa con cualquiera de los grandes cuentos y novelas de Amado".
5. Ulises, de James Joyce. "Es para tenerlo en la mesita de noche, como lo tengo yo. Cualquiera que quiera escribir una novela no puede desconocer ese libro maravilloso".
6. El juguete Rabioso, de Roberto Arlt. "Es una novela fundacional de la literatura argentina".
7. El hombre sin atributos, de Robert Musil.
8. El extranjero, de Albert Camus. "Es el ejemplo de la novela que nunca podré escribir. Con frases cortas, despojadas, exactas. Frías e infinitamente bellas".
9. En búsqueda del tiempo perdido. Por el camino de Swann, de Marcel Proust. "Aproximarse a Proust... es un doble placer".
10. Adán Buenosayres, de Leopoldo Marechal.


Carlos Alberto Montaner, escritor, periodista y político cubano.

1. Madame Bovary, de Gustave Flaubert. "La primera gran incursión de la narrativa en la psicología individual".

2. Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós. "La cumbre del realismo español".
3. Ficciones, de Jorge Luis Borges. "El mejor prosista de la lengua castellana contemporánea".
4. El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez. "La novela latinoamericana más creativa y poética".
5. La fiesta del Chivo, de Mario Vargas Llosa. "Una de las narraciones modernas más intensas y mejor construidas". 
6. La rebelión de las masas, de José Ortega y Gasset. "Un ensayo que tiene lo mejor de Ortega: la prosa creativa, la imaginación para los grandes temas sociales y la intuición política".
7. El miedo a la libertad, de Erich Fromm. "Un análisis poco frecuentado de la persistencia del autoritarismo".
8. Notas de cocina, de Leonardo da Vinci. "Un texto delicioso (y ligero) sobre un aspecto desconocido del mayor humanista de todos los tiempos".
9. La libertad y sus enemigos, de Karl Popper. "Una explicación de por qué las utopías concluyen en grandes mataderos".
10. El nacimiento del mundo occidental: una nueva historia económica, de Douglass North y Robert Paul Thomas. "Una demostración razonada de cómo y por qué la clave del desarrollo, la estabilidad y la libertad sólo son posibles donde existen las instituciones adecuadas".

Laura Restrepo, escritora y periodista colombiana.

1. La Biblia.
2. La Ilíada, de Homero.
3. La Odisea, de Homero.
4. Anna Karénina, de Tolstoi. 
5. José y sus hermanos, de Thomas Mann. 
6. Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar. 
7. El profeta armado, El profeta desarmado, El profeta desterrado, (trilogía biográfica de León Trotsky), de Isaac Deutscher. 
8. Rayuela, de Julio Cortázar.
9. Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.
10. El evangelio según Jesucristo, de José Saramago.



Fuente:  http://www.eleconomistaamerica.com.ar/sociedad-eAm-colombia/noticias/5109546/09/13/Los-diez-libros-que-hay-que-leer-antes-de-morir-segun-los-intelectuales-latinoamericanos.html#Kku8LIWEVqVGTTXv
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...