23 ene. 2014

Consejos para cuidar la biblioteca de la casa

Por: Katja Fischer

Como cualquier otro objeto, para que un libro dure toda la vida hay que cuidarlo, colocándolo en una biblioteca con buena iluminación, a una temperatura suave... y con el sillón de lectura al lado.
Incluso en los tiempos del ebook y las tabletas, los libros siguen estando de moda. "Una biblioteca no solamente es útil, sino decorativa", señala Ursula Geismann, de la Asociación de la Industria Alemana del Mueble. "Transmite una atmósfera muy especial en una vivienda".
La gente joven comienza normalmente con una estantería sencilla, pero quien haya recopilado muchos libros en algún momento tiene que comprar nuevos sistemas que permitan guardarlos incluso en doble fila. "Por ejemplo, en la parte de atrás se ponen los libros de texto y en la de adelante las novelas", explica Geismann, de modo de que siempre se vea la parte superior del ejemplar que está atrás, para poder encontrar cada volumen.
La experta recomienda informarse bien de los diferentes tipos de madera y su resistencia. "Porque los libros pesan mucho".
Cuando es posible, lo ideal es hacer una biblioteca a medida. "Lo mejor es fotografiar la zona y medirla muy bien. De ese modo, los expertos de la mueblería pueden diseñar los estantes para que se adapten a un nicho debajo de la escalera o a un techo inclinado", señala Geismann.
La biblioteca tiene que estar bien iluminada. "Las luces deben estar por encima de los estantes y ofrecer una luz de amplio espectro", señala Monika Schäfer-Feil, de la asociación especializada Licht.de. Una buena opción son los sistemas con rieles, porque son flexibles y permiten colocar tantos spots como sea necesario y dirigirlos hacia donde se quiera.
Además, hay algunas bibliotecas que ya llevan luces incorporadas, aunque éstas se pueden complementar, y también sirven las luces que tienen una pinza para colocarlas en la parte superior.
"También se obtienen buenos efectos con lámparas de techo que actúan como plafones", señala Schäfer-Feil. "La distancia de las lámparas de techo con la biblioteca tiene que ser tal que ésta quede iluminada de arriba hasta abajo y que una persona que esté de pie delante no proyecte sombras molestas", añade. Con una altura media de una habitación de 2,5 a tres metros, tiene que haber entre 50 a 80 centímetros desde el techo hasta la biblioteca.
Para leer en el sillón es muy importante elegir la luz adecuada. El sitio de lectura tiene que ser bien elegido y estar bien iluminado, ni demasiado ni demasiado poco. "Para evitar fuertes contrastes, que cansan rápidamente al ojo, hay que iluminar no solamente el lugar de lectura, sino también el entorno", señala. Una buena opción son las lámparas de pie que iluminan el techo y tienen además una segunda lamparilla en un brazo móvil.
Lo importante es que la luz cree una atmósfera cálida y confortable que dé aún más ganas de leer, algo que también permiten las bombillas LED, que ahorran energía. "Hay que tener en cuenta que los colores se vean bien y que sea una luz blanca", añade la experta. El blanco cálido luce entre los 2.700 a 3.000 kelvin.
Para evitar daños en los volúmenes o la aparición de los llamados piojos de los libros (psocópteros o psocoptera), la biblioteca tiene que estar a una temperatura agradable y seca. En invierno, la sala debería tener calefacción para evitar el moho, que atrae a estos insectos, inofensivos para el ser humano pero dañinos para el papel.
Por ello, no se recomienda tener la biblioteca en el dormitorio, según Torsten Peukert, especialista de una asociación alemana de lucha contra plagas. Allí se produce por la noche mucha humedad, lo que podría dañar los libros. Lo mismo vale para el sótano, muy poco indicado para situar la biblioteca. (DPA)
Fuente:http://www.eldigitaldeasturias.com/noticias/consejos-para-cuidar-la-biblioteca-de-la-casa/

22 ene. 2014

Los mayores de 50 ponen en peligro su seguridad en internet

Compartir información con desconocidos e interactuar en las redes sociales exponen a grandes riesgos a los adultos mayores que ingresan inocentemente en la web. 
Según el sondeo un 52 % compartió su dirección de correo electrónico, un 27 % compartió su número de teléfono móvil y un 26 % compartió la dirección de su hogar.
Un estudio realizado por McAfee, nombrado como “El florecimiento de los mayores de cincuenta en línea”, reveló los hábitos y los comportamientos de las personas entre 50 y 75 años de edad. Este indica que, en la actualidad, el sector demográfico de más de 50 años, pasa una gran cantidad de tiempo en línea (en promedio cinco horas al día), lo que infunde confianza en su actitud con respecto a la tecnología.
Aproximadamente el 88 % de los participantes considera que tiene tantos o más conocimientos tecnológicos que sus pares. A pesar de este autoproclamado nivel de comodidad, o quizás debido al mismo, los llamadosbaby boomer adultos se comunican socialmente en línea, se exponen a los reproches a través de los medios sociales y a riesgos de seguridad, como compartir información personal con desconocidos.

El peligro con desconocidos sigue siendo importante a los 50
Muchos baby boomers de forma voluntaria han compartido información con personas que jamás han conocido personalmente. En total, el 57 % ha compartido información o publicado información personal. Un 52 % compartió su dirección de correo electrónico, un 27 % compartió su número de teléfono móvil y un 26 % compartió la dirección de su hogar.
Según Michelle Dennedy, Vicepresidenta y Directora de Privacidad de McAfee, el descubrimiento de este grupo autoproclamado de expertos en tecnología de confianza, exhibe un comportamiento de alto riesgo en línea y es motivo para crear conciencia.
“El uso de las redes sociales en las personas de más de 50 años se está haciendo más común, ahora que se ha generalizado en todos los grupos de edad”, comentó Dennedy. “Sin embargo, parece contradecir el sentido común que no les preocupe compartir información personal con desconocidos. Esta es otra prueba más de que necesitan entender mejor la diferencia entre los peligros reales y percibidos de la web, y cómo pueden protegerse mejor”.

El drama de las redes sociales no termina en la adolescencia
A pesar de que entre las generaciones más jóvenes las redes sociales tienen fama de ser un foco de dramas entre amigos, la encuesta determinó que esto también es así en este grupo etario. Ocho de cada diez personas usan las redes sociales (el 36 % lo hace a diario), lo que abre la posibilidad a dramas en los mismos. El 16 % reconoció que ha vivido situaciones negativas al estar conectado en sus cuentas de medios sociales.
Estas desavenencias conducen a que el 19 % afirme que el incidente fue suficientemente grave como para poner término a una amistad. Otros resultados de personas con experiencias negativas incluyen los comentarios inadecuados de amigos (23 %) y tener una pelea con un amigo, pareja o compañero (9 %).

Carecen de protección y comparten demasiado
A pesar de su confianza en la tecnología, estos adultos revelaron algunas verdades preocupantes y sorprendentes respecto a la seguridad en línea.
En total, el 57 % afirmó que ha compartido o publicado información personal en línea. Direcciones de correo electrónico (52 %), números de teléfono celular (27 %) e incluso direcciones del hogar (26 %), (excluidas las instancias donde esta información era necesaria para compras en línea).
Aproximadamente el 80 % de los usuarios de teléfonos inteligentes y el 43 % de los usuarios de tablets publican fotos móviles en línea. Sorprendentemente, otro 24 % reconoció que usa sus dispositivos para enviar mensajes personales o íntimos en forma de mensajes de texto, correo electrónico o fotos.
Sin embargo, más de un tercio de ellos (el 33 % de los usuarios de teléfonos inteligentes y el 38 % de los usuarios de tablets) reconocen que no cuentan con protección por contraseña en sus dispositivos para evitar que estas conversaciones subidas de tono se lleguen a publicar. Y peor aún, aunque casi todos (el 93 %) afirman que sus equipos portátiles y de escritorio cuentan con software de seguridad actualizado, solo el 56 % de los usuarios de teléfonos inteligentes y el 59 % de los usuarios de tablets asegura que tiene protegidos sus dispositivos contra virus y malware.
Fuente:http://www.lacapital.com.ar/informacion-gral/Los-mayores-de-50-ponen-en-peligro-su-seguridad-en-internet-20140106-0035.html

21 ene. 2014

5 libros para leer en 2014

Por: Alan

Desde Humor por Horas les queremos dejar un objetivo fácil: cinco libros imprescindibles que no pueden dejar de leer. Son los siguientes:
Desde Humor por Horas les queremos dejar un objetivo fácil: cinco libros imprescindibles que no pueden dejar de leer. Son los siguientes:

1. Cucharas coleccionables del tercer Reich.

¿Eres un apasionado de las cucharasY de los nazis? No busques más. Con esta guía de cucharas coleccionables del tercer Reich tendrás todo lo que necesitas y más. Olvídate de pasatiempos anodinos e impropios de un psicópata asesino con planes de dominación mundial, y empieza ya mismo a coleccionar cucharas nazis. Eso sí, siguiendo siempre esta guía, que si no a lo mejor te pierdes.



2. Cómo cagar en el monte.

Otra guíá indispensable para la vida moderna. 

Cuando me canso de coleccionar cucharas del tercer reich, a veces me entran ganas de ir a caminar por el monte. Antes me daba miedo, porque pensaba: ¿qué voy a hacer si me entran ganas de cagar? ¡No sabré cómo hacerlo! Pero ya no, desde que tengo este libro, puedo ir al monte sin tener que pasar un estreñimiento forzoso.



3. Carritos de la compra del este de Norteamérica, guía para su identificación.
Cuando me canso de cagar en el monte o coleccionar cucharas del tercer reich, suelo viajar a Norteamérica (costa este). Allí siempre me confunde la cantidad de carritos de la compra abandonados, y el no poder identificarlos correctamente me provoca tal confunsión que a menudo me entras náuseas y diarrea todo al mismo tiempo. En ese sentido, este libro ha sido la mejor lectura de mi vida.


4. Cómo evitar barcos enormes.


En el pasado probé muchos libros similares, y nunca había dado con uno que me diera la solución a mi problema: cada vez que salía a la calle me chocaba con algún barco enorme. Pero desde que decidí invertir los más de 200 euros que cuesta esta guía se acabó mi pesadilla. Puedo ir a cagar al monte o a catalogar carritos de la compra sin miedo a chocarme con barcos enormes por el camino. En cuanto este autor escriba una guía para evitar barcos de tamaño mediano mi vida estará completa.

5. Cómo vivir con un pene enorme.
No es fácil esquivar barcos enormes, pero con un pene enorme es más difícil todavía. Un pene enorme también puede molestarte cuando catalogas tus cucharas del tercer Reich, o cuando cagas en el monte. Por suerte, los libros nos traen la solución a todos los problemas. 






*6. Bonus track. Y si todo esto no es suficiente, te recomiendo que te leas el libro de relatos cómicos "Zapping", del autor de este blog. Si no tienes un lector de libros electrónicos, ahora también lo puedes comprar en edición de tapa blanda (si, esto es un autobombo descaradísimo, así que cómprate el libro ya, que no quiero tener que ponerme pesado).


Fuente: http://www.humorporhoras.com/2013/12/5-libros-para-leer-en-2014.html

Los 7 mejores libros de ciencia ficción

El género de ciencia ficción da para mucho: el mundo está plagado de novelas, cuentos, series y películas sobre la temática, y esto se debe, principalmente, a que hay una gran inmensidad de temas sobre los que podríamos hablar. Hoy quiero mostrarte los mejores libros de ciencia ficción, aunque es difícil hacer una selección conociendo la gran cantidad de obra escrita que hay al respecto.



7. ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (Phillip K. Dick)
Este libro está ambientado en 2021, donde una guerra mundial ha matado a millones de personas y muchas especies se han extinguido. A partir de ese momento, se lleva a cabo un simulacro de especies pasadas en las que se incluyen no solo animales y plantas sino también seres humanos. Los androides son tan realistas que es imposible distinguirlos de los humanos reales, hasta que un cazador de recompensas está encargado de distinguirlos y matarlos. Sin duda alguna, una novela de aire futurista y mucha ciencia ficción.



6. 2001, Una odisea en el espacio (Arthur C. Clarke)

Un clásico entre los clásicos, ese libro que seguro que la gran mayoría de la población leyó alguna vez –o al menos, vio la película de Stanley Kubrick–. Y no es para menos, ya que la versión cinematográfica y la literaria se complementan la una a la otra.
¿La historia? El primer contacto con seres alienígenas y las dificultades que esto lleva a la humanidad. También trata problemas como de dónde venimos y hacia donde vamos y los peligros de la tecnología.


5. Duna (Frank Hebert)

Duna se la conoce como la respuesta de ciencia ficción a El Señor de los Anillos, es una novela épica de grandes proporciones. ¿Cuál es la diferencia con otras novelas por el estilo? Que todas las guerras, historias de amor y similares se dan entre varios mundos, con viajes interplanetarios incluidos. Eso quiere decir que se combinan a la perfección la ciencia ficción y la fantasía.
Además, incluye dentro de la historia de ciencia ficción un montón de asuntos reales como la ecología y el ambientalismo, el terrorismo y otros asuntos. Este es el primero de una saga de siete libros.


4. La fundación (Isaac Asimov)

La fundación es considerada la cumbre de las novelas de ciencia ficción, ya que en él se incluyen grandes conceptos e historias épicas que nos dejan pensando al respecto, sin centrarse demasiado en ningún personaje y sus problemas personales.
El libro pertenece a la rama de la ciencia ficción denominada psicohistoria, que abarca la sociología, la historia y las matemáticas para predecir el futuro. Si bien la teoría del libro parece un poco anticuada si la vemos desde la óptica del siglo XXI, aún se puede disfrutar de esta maravillosa obra literaria delgenial Isaac Asimov.


3. Veinte mil leguas de viaje submarino (Julio Verne)

Esta obra, una de las más conocidas de Verne, no es más que una obra de ingeniería avanzada en la búsqueda de la Atlántida. También es muy notoria la descripción de los paisajes submarinos y la descripción de seres marinos.


2. Un mundo feliz (Aldous Huxley)

Otro viaje al futuro, en el que la hipnopedia, la tecnología reproductiva y los cultivos humanos cambian radicalmente a la sociedad. La sociedad es feliz y funciona bien, no existe la pobreza, sin embargo, se eliminaron un montón de cosas necesarias como la familia, el arte, la literatura o la religión. Sin duda alguna, esta visión utópica y satírica nos muestra el suicidio al que estamos llevando a la humanidad.


1. 1984 (George Orwell)

Un libro que influenció la forma de ver la sociedad, 1984 es el libro que inventó el término Gran Hermano. Además, es el libro de cabecera de aquellos que velan por la libertad personal en contra de los que defienden el papel del estado como controlador de nuestras vidas. Sin duda alguna, generó un gran impacto en las personas cuando fue escrito, y hoy en día parece una simple predicción de la ciencia ficción sobre el futuro.



¿Te han gustado los mejores libros de ciencia ficción? ¿Has leído alguno de ellos? ¿Cuál agregarías a la lista?
Fuente:http://www.ojocientifico.com/5199/los-7-mejores-libros-de-ciencia-ficcion

5 predicciones de la ciencia ficción que se hicieron realidad

Si bien utilizar el celular, navegar en la web, utilizar dispositivos robóticos, enviar hombres al espacio y muchos de los avances en ciencia y tecnología nos resultan de lo más naturales en nuestros días, las cosas eran muy distintas hace apenas unos pocos años. En el pasado, muchas de esas ideas no fueron más que simples elementos de la literatura y el cine de ciencia ficción, ¿o habrán sido predicciones?
Pues así es: muchas de las cosas que hoy utilizamos, vemos o compramos en cualquier tienda, fueron ensueños futuristas de muchos escritores de los siglos XIX y XX. Échale un vistazo a estas 5 predicciones de ciencia ficción que se hicieron realidad.

5. Bomba atómica, predicción de H.G.Wells

En The World Set FreeH.G.Wells (gran hombre de letras) describe todo tipo de bombas atómicas en más de una ocasión. El escritor, novelista, historiador y filósofo inglés, publicó su obra en el año 1914, más de 30 años antes de que Hiroshima y Nagasaki fueran devastadas por las bombas atómicas norteamericanas.



4. Tarjetas de crédito, predicción de Edward Bellamy

Comprar con tarjeta de crédito nos resulta de lo más natural y sencillo, pero créeme que todo era muy distinto en el año 1888, cuando Edward Bellamy escribió su Looking Backwards. Allí, Bellamy describe transacciones de crédito y recibos duplicados.
De acuerdo a su historia utópica, cuando un hombre viaja al año 2000 se encuentra con un sistema socialista en el que el gobierno de EEUU respalda el crédito de sus ciudadanos. Cada persona tiene un crédito determinado que luego se paga con parte del PBI.


3. Internet, predicción de Mark Twain

El enorme Mark Twain describió la internet, prácticamente como la conocemos hoy en día, en su From the 'London Times' of 1904. Twain fue mucho más que un escritor de ciencia ficción, pero en algunas oportunidades mostró interés en la cuestión y en el año 1898, cuando escribió este cuento corto, mencionó al “Telectroscope”: un sistema telefónico y gráfico que permitía la visualización y escucha de todas las acciones diarias a nivel mundial, sin cables ni nada similar, más bien como una red invisible.



2. Radares y videocharlas, predicciones de Hugo Gernsback

Hugo Gernsback fue un inventor, editor y un importante escritor de ciencia ficción que nació en Luxemburgo, en 1884, y que luego se trasladó a Estados Unidos, donde falleció en el año 1967. Ralph 124C 41+ fue una de sus tantas creaciones y si bien no tuvo gran relevancia en la época, hoy se considera como una de las primeras y más importantes obras tempranas de ciencia ficción.
En su novela, Gernsback predice toda clase de artefactos e inventos modernos, desde un radar que refleja la dirección y la distancia de objetos próximos a videocharlas (como si de Skype se tratase), grabadoras automáticas, dispositivos que permiten controlar sistemas a distancia (como un control remoto) y hasta el uso de la energía solar.


1. Viajes submarinos y alunizaje, predicciones de Julio Verne

El francés Julio Verne, otro gigante de la literatura, mencionó el buceo y los viajes a las profundidades en su Veinte mil leguas de viaje submarino (Vingt mille lieues sous les mers). Sorprendentemente, Verne habla de trajes de cuerpo completo con un sistema de mangueras y tanques de aire que le permitían a un hombre mantenerse bajo el agua y poder respirar entre 7 y 8 minutos. Además, también menciona un sistema más complejo que hacía posible los viajes submarinos por más de 7 u 8 horas. Lo mejor es que todo ello fue descrito en el año 1870.
Pero aún hay más, ya que en su De la Tierra a la Luna (De la Terre à la Lune Trajet direct en 97 heures), de 1865, Julio Verne predice la llegada del Hombre a la Luna. De acuerdo a la historia, una tripulación de 3 hombres logra llegar a la Luna en una gran cápsula propulsada y construída completamente en aluminio. Luego de caminar sobre la superficie lunar, la cápsula los trae nuevamente a la Tierra y entonces caen en el océano Pacífico, donde un barco de las fuerzas armadas de EEUU los recoge sanos y salvos. Ya sé, te suena muy familiar, ¿no? Pero no te confundas, eso que piensas...¡sucedió más de 100 años después!

Realmente interesante, ¿no lo crees? Bueno, quedaron muchas otras predicciones por nombrar, como por ejemplo las del fantástico Arthur C. Clarke (2001: Odisea del espacio). ¿Qué otras predicciones de ciencia ficción que ya se hayan cumplido conoces? ¿Te animas a realizar tus propias predicciones respecto al futuro de los avances científico-tecnológicos? 

Fuente: http://www.ojocientifico.com/4499/5-predicciones-de-la-ciencia-ficcion-que-se-hicieron-realidad




12 ene. 2014

El libro de Hitler está entre los e-books más populares

"Mi lucha", el ensayo escrito en la cárcel por el líder nazi antes de su llegada al poder, encabeza las listas del formato que permite pasar desapercibido en su compra y lectura


Mi lucha, el libro que Adolf Hitler escribió en la cárcel después de un fallido golpe de Estado en 1923, se está convirtiendo en un éxito en el mercado de los libros electrónicos. Se trata del manifiesto antisemita del dictador nazi, donde habla de una guerra necesaria y muestra sus aspiraciones de poder.
Aunque la venta de ejemplares impresos se mantiene estancada, en los paginas de iTunes y Amazon la versión e-bookencabeza las listas de "libros políticos, históricos y filosóficos" más populares.
Según un ensayo del periodista y escritor político Chris Faraone, los e-books proporcionan el formato perfecto para leer material controvertido, informó un artículo del portal Daily Mail.
Faraone señaló que Mi lucha, que cuesta 1,50 dólares, podría estar siguiendo una tendencia similar a la de novelas eróticas o románticas, como 50 sombras de Grey, que cuesta 8 dólares.

"La gente no quiere que un libro tan polémico como ése esté colocado en la estantería de su salón y mucho menos que alguien lo sorprenda leyéndolo en el metro", argumentó el experto.
"Pero a juzgar por cientos de comentarios de clientes en línea, a los lectores les gusta el hecho de que las copias digitales se pueden leer tranquila y minuciosamente y pueden colocarse luego en una carpeta o ser directamente eliminadas", añadió Faraone.
Uno de los compradores del libro comentó en el foro de Amazon: "La gente debe entender que si no aprendemos de personas como ésta, caeremos en sus trampas una vez más".
Por su parte, la revista Time advierte que otro motivo del aumento de ventas es la variedad de ediciones disponiblesy el aumento de la popularidad de los e-books actualmente.

9 ene. 2014

¿Cómo aumentar el aprendizaje?





En la infancia, nuestro cerebro se encuentra en su estado más maleable y aprender resulta fácil. De hecho, hay ciertos conocimientos que si no se aprenden a una edad temprana, como el dominio de un idioma o el oído absoluto (capacidad de identificar cualquier nota musical por su sonido), no se pueden aprender más tarde en la vida. Ahora, investigadores han encontrado la manera de que el cerebro adulto se comporte como el de un niño.

Un equipo de investigadores internacionales, descubrieron que el valproato o ácido valproico (VPA), actualmente en el mercado con el nombre de Depakine, un medicamento recomendado en casos de epilepsia, migraña, depresión e incluso Alzheimer, incrementa la plasticidad del cerebro y aumenta su capacidad de absorción y retención de la información. 

El periodo crítico de aprendizaje es un lapso de tiempo definido que ocurre a una edad temprana durante el cual las experiencias tienen consecuencias duraderas en el comportamiento y el desarrollo mental. El investigador Takao Hensh, de la Universidad de Harvard, buscó la manera de recrear este periodo en adultos. La prueba definitiva era adquirir un oído absoluto, pues nunca un adulto ha logrado obtenerlo.

Administró a un grupo de adultos sin entrenamiento musical altas dosis de valproato  y a un segundo grupo un placebo. Posteriormente, les pidió que realizaran varios ejercicios para entrenar el oído a reconocer los diferentes tonos. Aquellos que tomaron la droga alcanzaron puntaciones altas en la prueba del oído absoluto. Aquellos que recibieron el placebo, aunque atendieron a las mismas clases, alcanzaron calificaciones mucho más bajas.

Si bien el medicamento devuelve a los adultos la capacidad de aprender como niños, provoca varios efectos secundarios como la pérdida de apetito, dolor estomacal, fiebre, tos, dolor de garganta, dolor muscular y un aumento súbito y masivo de peso.

¿Qué hacer con una computadora vieja?


Si uno quiere cambiar su computadora, puede que tenga que tomar muchas
decisiones a lo largo del camino: ¿Mac o PC? ¿Portátil o de escritorio? ¿Priorizar el precio o el rendimiento?

Pero una decisión que uno puede dejar hasta después de haber completado la compra es la siguiente: ¿Qué hacer con la computadora vieja? 


Las computadoras, al igual que sucede por ejemplo con un martillo, tienen múltiples usos que van más allá de su propósito original.
Usted puede hacer mucho con una computadora vieja, incluso aunque ya no funcione. Desde encontrarle un uso en su casa, hasta venderla o incluso reciclarla, seguro habrá una opción que se adapte a sus necesidades.

Reutilice su computadora vieja

Es sencillo reutilizar una computadora vieja para tareas tales como almacenar copias de seguridad de archivos y documentos importantes.

Se puede permitir el uso compartido de archivos, para utilizar la PC vieja como almacenamiento central de documentos, o puede convertirla en la base de datos de su hogar.

Podría, por ejemplo, almacenar toda la música de la familia en esa computadora, y tener acceso a ella desde cualquier PC o dispositivo.

Los usuarios de Windows pueden compartir archivos entre computadoras, incluso si alguna de ellas utiliza un sistema operativo diferente.

Por lástima, las instrucciones varían, pero sólo hay que utilizar el enlace “compartir” de Windows, en la sección de referencias y seleccionar su sistema operativo para obtener instrucciones paso a paso, directamente de Microsoft, sobre cómo activar el uso compartido de archivos.

¿Tiene un Mac? Configure la configuración para compartir yendo a “Preferencias del Sistema”; haga clic en "Compartir" y marque la casilla que se encuentra junto a "Uso compartido de archivos".

Desde aquí, usted puede seleccionar qué carpetas desea compartir a través de su red local y establecer la contraseña necesaria para acceder a las carpetas.
Otra opción: si usted "limpia" toda su información personal de la computadora, puede dársela a su hijo, pareja, padre o madre. Las computadoras viejas son una gran manera de introducir a un novato a la informática sin tener que gastar mucho dinero.

Para compensar un poco el costo de la compra de un equipo nuevo, puede tratar de vender su computadora vieja. Sitios web como Craigslist o eBay ofrecen distintas vías para convertir su computadora vieja en efectivo.

Cuando venda en Craigslist, tendrá que estar preparado para comunicarse con los posibles compradores en persona, preferentemente en algún lugar público (una cafetería es siempre una apuesta segura), y negociar con los compradores potenciales.

No tace su computadora por el precio mínimo. Sin duda le pedirán que baje el precio, o incluso le ofrecerán canjearla por otro artículo o servicio. Cuanto mayor sea el precio que le ponga a su producto, más margen para negociar tendrá.

El famoso sitio de subastas “eBay” hace que sea fácil vender casi cualquier cosa al mejor postor. Asegúrese de publicar algunas fotos claras y una descripción completa de la PC antes de ofrecerla en eBay.

Incluya todos los detalles que usted desearía saber si estuviera pensando en comprar una computadora usada: la capacidad del disco duro, la velocidad del procesador, el año en que la compró, etcétera.
Estos sitios también le servirán de guía para calcular el precio al que puede vender su computadora. Usted puede buscar un modelo similar en ambos sitios, ver el precio al que se llegó en las últimas subastas o cuánto se pide por computadoras similares en Craigslist. Es recomendable establecer el precio basándose en estos datos.

Si prefiere evitar las potenciales complicaciones de negociar en Craigslist y no quiere preocuparse por la subasta de eBay, considere canjear su PC vieja.

Sitios como Amazon, eBay y Gazelle (solo para productos de Apple) le permitirán canjear aparatos viejos electrónicos, ya sea por dinero en efectivo o por un vale para utilizar en ese sitio.

Llene los formularios requeridos en cualquiera de estos sitios y analice la oferta. Si está satisfecho con el monto ofrecido, siga las instrucciones para enviar su antigua máquina.

A los pocos días, usted tendrá el dinero en su cuenta de PayPal o el vale en sus manos.

Recicle su computadora vieja
Si usted determina que su computadora no vale mucho, o está tan vieja o deteriorada que no serviría de mucho, siempre puede reciclarla.
En muchos casos, se puede reciclar una computadora vieja de forma gratuita. Apple ofrece un servicio de reciclaje gratuito, incluso ofreciendo un vale para tiendas de Apple a cambio de su equipo viejo. Ni siquiera tiene que ser un producto de Apple.

Best Buy ofrece centros de reciclaje gratuitos en muchos negocios. Usted puede dejar cualquier cosa, desde una computadora vieja hasta monitores, cartuchos de tinta para impresoras y mucho más.

La mejor parte del programa de reciclaje de Best Buy es su costo: es gratis. Vaya con su aparato usado, déjelo y salga sintiéndose un poco mejor por haber hecho su parte en el cuidado del ambiente.

Si Apple no acepta su artículo y Best Buy no es una opción, pruebe con Earth911.com.

Este sitio web enumera distintos centros de reciclaje, lo que le permitirá buscar lugares específicos de reciclaje basándose en el tipo de materiales que aceptan.

Ahí encontrará un listado con los horarios de atención de cada centro, su ubicación y si puede obtener algo por el elemento reciclado.


Antes de tratar de vender o reciclar una computadora, asegúrese de limpiar (en otras palabras, eliminar) el disco duro y reinstalar el sistema operativo.

Haciendo esto, evitará que sus datos personales caigan en manos equivocadas. Después de todo, usted puede no saber a quién le está vendiendo el equipo, y quién sabe lo que podría hacer en caso de que encontrara su información personal.

Para borrar los datos de un equipo que utilice Windows 8, puede utilizar la opción "eliminar todo y reinstalar Windows". Tendrá que ir a la sección "General" de "Ajustes de PC" y desplazarse hasta la parte inferior de la página para comenzar el proceso.

Esta opción eliminará todos los archivos de su disco duro y volverá a instalar Windows 8, dejando su equipo listo para su nuevo dueño.

Los usuarios de Windows 7 tienen que hacer un poco más de trabajo. Usted necesitará el disco de instalación de Windows 7 o (y esto no es tan difícil como parece) crear un disco de arranque con un archivo "ISO" con la herramienta de Windows 7 ISO.

Una vez que compruebe que tiene una copia válida de Windows 7 para reinstalar después de limpiar el disco duro, descargue una herramienta llamada “Darik's Boot and Nuke” (DBAN).

Ejecute esta herramienta siguiendo las instrucciones para eliminar todo de su disco duro, incluido el sistema operativo.

Limpie su Macintosh

Para limpiar un Mac, reinicie en modo de recuperación, manteniendo apretadas las  teclas "R" y "Command" al reiniciar el equipo.

Esto abrirá el modo de recuperación, donde se puede utilizar la aplicación “Disk Utility”. Seleccione la pestaña "Erase" en Disk Utility y asegúrese de hacer clic en el botón "Security Options" para limpiar el disco duro con sólo tres pasos.

El proceso de limpieza le llevará mucho tiempo, y lo mejor es dejar que se ejecute durante la noche. Una vez que esté terminado, puede volver a instalar el sistema operativo utilizando la partición de recuperación o el disco de instalación que viene con la Mac.

Hay muchas maneras de aprovechar una computadora vieja. Convertirla en dinero, usarla como base de datos para el hogar o simplemente reciclarla son todas buenas opciones.

Por encima de todo, no se sienta presionado para tomar una decisión. Usted ya ha comprado su computadora nueva, y el equipo viejo no irá a ninguna parte.


http://www.enplenitud.com/computacion/reciclar-pc.asp#.Ur-BGfTuJvk

Leer, el mejor verano


(Publicado en Perfil Domingo, 29.12.2013, www.perfil.com)
Vacaciones, tiempo de libros. A pesar de los dispositivos que permiten, incluso, leer bajo el sol, nada puede competir con un ejemplar de tapas lustrosas y páginas que invitan a sumergirse en ellas. Aquí, desde historias desconocidas de la Primera Guerra Mundial a una Argentina mágica, mentes brillantes, el genio de Spinetta, secretos de líderes mundiales y 30 años de democracia.
Juan Carlos Diez / Conversaciones con Spinetta
Conversar con Luis Alberto
Hay temas recurrentes en tus canciones?
Hay una serie de obsesiones. El sol, los andenes, las esperas bajo la lluvia, típicos de la literatura pop. Hay otras cosas que las siento dentro de mí. Entonces no estoy en ningún lado; estoy acá. Hay otros momentos en los que soy una cámara que va viendo cosas.
¿Cómo es esa cámara?

A esta altura es como la cámara de una nave submarina. En el sentido de que se prepara para ver, estudia un montón de cosas antes de llegar a un lugar y usa todo un conocimiento previo. Creo que uno también es una cámara que filma muchas veces y que recoge imágenes en la profundidad.

¿Y qué cosas ves?
Veo rostros, diferentes rostros humanos. La cámara ve los rostros de la animalidad entre las figuras que surgen de los hombres. Los hombres somos de un patetismo tremendo frente a los animales depredadores. Hay algo que ellos tienen que es tan perfecto que el hombre cuando los observa pierde la autocrítica, porque no se da cuenta de que él también es un animal que siempre asesinó para comer. 

Quizá no haya algo más imponente en la naturaleza que observar a los animales haciendo el amor o cazando. No hay remordimiento en ellos, esa cosa podrida del hombre que vuelve sobre sus pasos para ver si le quedó dolor o alegría. En un principio el hombre cazaba y hacía de esto un ritual porque creía que se apoderaba del alma del animal al que se comía y así conservaba ese poder, lo que debe de haber sido cierto en algún momento. Después, cuando la cabeza se encargó de poner las cosas más en el lugar que tienen ahora, empezaron a surgir las diferencias y se perdió la magia, lo que de alguna manera equiparaba todas esas cosas disueltas con una armonía natural. A través de la mirada del hombre, el equilibrio ha dejado de ser mágico, ha transmutado. 

Ahora tenemos la magia de este Aiwa que no mide más que tu mano y está grabando con una fidelidad bárbara y no pesa nada. Pero, para lograr esto, hemos violado las leyes mágicas de todas las piedras que se horadaron para conseguir los materiales con los que se hace. También es una transmutación química. Pienso que es así. Por eso digo que, cuando uno observa los animales, observa la evidencia de una edad, que de alguna manera está intacta.

¿La tuya es una mirada clínica?
Lo último que es, es una mirada clínica. Porque la mirada clínica es la que uno tiene para conservar la estabilidad del mundo que nos rodea. No hay una visión clínica en los elefantes o las ballenas. En cambio, con nuestras cosas queremos saber y operar de alguna manera con una mente que corrija los defasajes y esa es una de las podredumbres que venimos heredando.

¿Cómo es, entonces, tu mirada?

Al intentar definirla te diría que es una mirada humilde y, agregaría, apasionada. Generalmente, nuestra mirada ve tanto que no le importa observar algo en particular, por eso es humilde. No le importa abarcar lo que ve, con verlo ya se llena, porque es mucho el mundo que nos espera para ver

Mario Markic / Misteriosa Argentina. Diario de Viaje
Travesías por paisajes que parecen imposibles
El Valle de la Luna fue una selva y hoy es un páramo. Así como lo veo es una ensoñación, la visión de un planeta que no es este, aunque bien podría parecer una pesadilla si uno tuviera que atravesarlo solo, de noche. 
Tengo a la vista un dramático ejemplo de supervivencia: arbustos enanos, secos, sin hojas. Pero por debajo tienen tentáculos desesperados de cinco metros de largo, o más, que buscan una miserable gota de humedad para sobrevivir.

Un extremista es el valle, al que también llaman Ischigualasto: aquí todo puede verse y tocarse, incluso lo que había sobre la superficie hace doscientos veinticinco millones de años –y estoy hablando de dinosaurios, por ejemplo−, porque el viento lo erosionó pero no se lo llevó. Miro y miro: la superficie selenita parece inacabable, y absolutamente impropia para la vida humana. Para el común de la gente el Valle de la Luna tiene puntos de contacto con lo fantástico a través de las llamativas formas que el viento y el agua tornearon con tenacidad de artistas a lo largo de siglos: así, uno ve un hongo, un hongo, un gusano, un tren, y cosas por el estilo El recorrido habilitado al turismo es de unos cuarenta kilómetros y empieza con una extraña formación que se llama El Gusano. 

Aquí empieza el lado oculto de lo real, que el perturbador paisaje ayuda a considerar verosímil. Te cuentan los colectores de leyendas que dos curas habrían robado siete cogotes de guanaco, que en los tiempos de la conquista se usaban como bolsas, cargados con oro de una iglesia de Salta. No sabemos el motivo del pecado, nada sabemos de sus nombres ni jerarquía, pero en su penosa huida hacia el sur, perseguidos por indios herejes y españoles muy cabreros, pasaron por aquí y dejaron su cargamento enterrado en algún lugar de La Montaña Morada, formación que domina la entrada al Valle de la Luna y que, con un poco de imaginación y a la contraluz del atardecer, reproduce el perfil de un indio dormido.

El caso es que el tesoro de La Montaña Morada jamás fue hallado, aunque los que creen en brujas, unicornios y tesoros ocultos llenaron de agujeros el cerro en vano.

Pero lo que sí es un tesoro es todo lo que esconden las entrañas del enigmático Valle Pintado, una depresión gigantesca, un pozo de fondo gris poblado de colinas con formas suaves y colores tenues: los caprichos de la naturaleza les dan un aspecto marmolado a las vetas, y la ausencia de vegetación terminó por dotarlo de características lunares. Es uno de esos lugares donde los turistas se sacan fotos y después, gracias al Photoshop, le agregan una banderita de su país al lado y la mandan a sus amigos con la leyenda: “¡Estuvimos en la Luna! Saludos, y cariños a los niños”. Nunca estuve en un lugar tan silencioso. El silencio es demoledor, mientras no empiece a correr el viento zonda, caliente, empecinado y brutal.

El lugar es un teatro que propone un viaje que nos remonta muy atrás en el tiempo, millones de años atrás en la historia del planeta Tierra. Digamos que se camina, literalmente, sobre restos de dinosaurios

Jared Diamond / El mundo hasta ayer
Relaciones de por vida
Puesto que las redes de relaciones sociales suelen ser más importantes y duraderas en la sociedad tradicional de Nueva Guinea que en las sociedades estatales de Occidente, las consecuencias de las disputas tienden a propagarse más allá de los participantes inmediatos en una medida que nos resulta difícil de comprender. 

A nosotros nos parece absurdo que los daños causados en el huerto de un miembro de un clan por un cerdo que pertenezca a un miembro de otro clan pueda desencadenar una guerra; para los montañeses de Nueva Guinea no es ninguna sorpresa.

Los papúes suelen conservar toda la vida las relaciones importantes que les vienen dadas por nacimiento. Esas relaciones ofrecen a cada papú el apoyo de muchas otras personas, pero también conllevan obligaciones hacia mucha otra gente. Por supuesto, los occidentales modernos también mantenemos relaciones duraderas, si bien adquirimos y abandonamos vínculos a lo largo de nuestra vida con mucha más frecuencia que los papúes, y vivimos en una sociedad que recompensa a los individuos que desean seguir adelante. 

De ahí que, en las disputas en Nueva Guinea, las partes que reciben o pagan una compensación no son solo los involucrados inmediatos, como los padres de Malo y Billy, sino también personas más distantes: los miembros del clan de Billy, de quienes se temían asesinatos por venganza; los compañeros de trabajo de Malo, que eran los posibles objetivos de las represalias y cuyo jefe pagó la compensación; y cualquier miembro de la numerosa familia o el clan de Malo, que habrían sido blanco de la venganza y una fuente de pagos de compensación si este no hubiese sido empleado de una empresa. 

Asimismo, si en Nueva Guinea una pareja se plantea el divorcio, se ven afectadas otras personas, que participan mucho más en las conversaciones relativas a la separación que en Occidente. Esas otras personas incluyen a los parientes del marido, que pagó la dote de la novia y ahora exigirá un reembolso; a los familiares de la esposa, que recibieron la dote y ahora afrontarán la petición de reembolso; y a ambos clanes, para quienes el matrimonio puede haber representado una importante alianza política y, por tanto, el divorcio supondría una amenaza para dicha unión. 

La otra cara de ese énfasis predominante en las relaciones por parte de las sociedades tradicionales es el interés más pronunciado en el individuo que muestran las sociedades estatales modernas, sobre todo Estados Unidos. No solo permitimos, sino que alentamos a los individuos a superarse, ganar y obtener ventajas a costa de los demás. 

En muchas de nuestras transacciones mercantiles aspiramos a maximizar nuestro beneficio sin importarnos los sentimientos de la persona que está sentada al otro lado de la mesa, a quien hemos logrado infl igir una pérdida. Incluso los juegos de niños en Estados Unidos suelen ser competiciones con ganadores y perdedores. Eso no ocurre en la sociedad tradicional de Nueva Guinea, donde esos juegos implican colaboración, y no una victoria o una derrota.

Santiago Farrell / Todo lo que necesitás saber sobre la Primera Guerra Mundial
Historias de la Gran Guerra 
El 28 de junio de 1914, el príncipe heredero austríaco, Francisco Fernando, caía asesinado en Sarajevo. Para Austria, la mano de los nacionalistas serbios era evidente detrás del crimen y Vienaa, luego de una serie de consultas con Alemania, lanzó a Serbia un ultimátum con exigencias imposibles de cumplir, que Winston Churchill calificó como “el documento de su tipo más insolente jamás escrito”. 

Desde la perspectiva de Austria, el asesinato le daba la posibilidad de lanzar una guerra limitada contra Serbia, cuyo nacionalismo estaba desequilibrando toda la población eslava del Imperio. Pero Serbia era aliada natural de Rusia, a la que la unía un tratado de defensa mutua, y desde ese momento el eje de las negociaciones diplomáticas fue evitar la guerra entre Austria y Serbia, por temor a que los mecanismos previstos por las diferentes alianzas europeas extendieran el conflicto a todo el continente (…). 

Los alemanes, preocupados por que no se percibiera su influencia sobre Austria-Hungría, presionaban a Viena para que diera una “lección” a Serbia y el 6 de julio el emperador Wilhelm aseguró a su par austríaco, Francisco José, en forma reservada, que contaría con todo su apoyo en caso de una crisis. Para muchos historiadores, este “cheque en blanco” es la primera prueba de que ya entonces Alemania veía inevitable una guerra con Rusia y con Francia, unidas por una alianza. 

El Alto Mando alemán consideraba a Rusia el gran obstáculo para una Alemania hegemónica en Europa y Francia nunca había superado la derrota en la guerra franco-prusiana de 1870, por la que había perdido los territorios de Alsacia y Lorena. Para Wilhelm, la clave era mantener la neutralidad de los británicos, que no libraban una batalla en el continente europeo desde Waterloo, en 1815, aunque desde 1839 se habían comprometido a defender la neutralidad de Bélgica. 

El más inquieto por la posibilidad de una guerra era el zar Nicolás, consciente de la inestable situación política de su país, donde crecía el fermento revolucionario. Sin embargo, era el desarrollo de la economía rusa lo que más preocupaba al Alto Mando alemán, que presionaba al káiser para ir a la guerra con Moscú, con el argumento de que dos años después Rusia sería un enemigo imposible de vencer. El 28 de julio, el káiser Wilhelm escribió en su diario personal que, luego de haber leído por primera vez el ultimátum austríaco y la respuesta serbia, no veía razones para una guerra. Pero ya era tarde. 

Apenas unas horas después y dando por supuesto el apoyo alemán en caso de que el conflicto se extendiera, Austria declaró la guerra a Serbia. Comenzó entonces una serie de movilizaciones de tropas austríacas, rusas, francesas, alemanas– que culminó con la declaración de guerra de Alemania a Rusia y a Francia, el 2 de agosto. Wilhelm ordenó la invasión de Bélgica para a través de su territorio llegar a Francia, tal como preveían los planes de guerra alemanes, confiado en que Londres no intervendría, pese a sus compromisos. Pero se equivocó. La Gran Guerra estaba en marcha

Hector Leis / Memorias en fuga. Una catarsis del pasado para sanar el presente
Revisión polémica de una década difícil
Dejé la prisión lleno de esperanzas, la Argentina era otro país. El retorno de Perón parecía inminente, las organizaciones armadas del peronismo parecían dar las cartas. Perón había recibido a los montoneros y a la JP en su casa y dado su apoyo para que continuaran la lucha hasta el fin. ¡“Para el enemigo, ni justicia”, les dijo! Antes acostumbraba recibir a uno que otro compañero o enviar cartas; esta vez el apoyo fue institucional y radical. 

Perón colocó a Galimberti, oficial montonero, dentro del Comando Estratégico del Movimiento Peronista. En noviembre de 1972 Perón volvió al país por primera vez desde su partida al exilio en 1955. Fue un retorno glorioso y triunfante. Hizo todo tipo de acuerdos para tranquilizar a los militares, los partidos políticos y la burguesía. Sus discursos eran tan políticamente correctos y actualizados que hasta la recién surgida causa ambiental estaba presente -la Primera Conferencia Internacional sobre Medio Ambiente había sido realizada en Estocolmo en junio de 1972, meses antes de la llegada de Perón a la Argentina.

Con un grupo de compañeros fui a su casa de la calle Gaspar Campos a esperar que saliera al balcón. Cuando apareció sentí una fuerte emoción, me escuché comentar a los que estaban a mi lado que el hombre era un genio, tal vez uno de los mayores líderes políticos de la humanidad. ¡Sentí en mi sangre que era peronista! Era la segunda vez que veía a Perón en persona. La primera había sido en julio de 1955, cuando inauguraron un busto de Evita en una escuela de Avellaneda. Los abanderados de todas las escuelas rodeábamos la estatua; él entró, descubrió el mármol, se sacó fotos y se retiró. Había ido con el uniforme de general, probablemente para demostrar que estaba dispuesto a luchar contra los militares que querían destituirlo, lo cual quedó en la intención… si la hubo. No lo critico por eso, no sé lo que hubiera sido peor. 

Lo cierto es que la mística de vencer o morir en el peronismo era por cuenta de la masa y los militantes. La mística de Mario Firmenich era la misma de Perón. Mis contactos con Perón son una buena metáfora de mi generación. La primera vez lo vi de niño y la segunda de adulto; en el medio inventé el personaje. La última vez lo vería de nuevo de uniforme, con tapones de algodón en la nariz, dentro de un cajón, en el Congreso. Había ido con la columna de Montoneros, que en vez de caminar con pasos de velorio avanzaba desfilando militarmente. Mujeres y niños, viejos y jóvenes desfilaban por igual: “Firmeees, de frente, mar, izquierda, derecha, un, dos, un, dos…”. 

Los setenta eran tan extraños que se podía ver a una mujer con un bebé en brazos imitando el paso militar, mientras lloraba por la muerte de su líder. Lo peor de todo es que nadie se quejó. En la Argentina todavía había un inconsciente militar tan fuerte que impedía la percepción del ridículo. 

Los montoneros enfrentaban a los militares al mismo tiempo que los imitaban. No tuve que esperar a la muerte de Perón para descubrirlo: igual que antes en la Fede, con la invitación para concurrir a la escuela de cuadros para leer Kuusinen, los montos me premiaron con una escuela de entrenamiento militar. Además de los dos instructores militares éramos alrededor de veinte compañeros. Estuvimos cuatro o cinco días confinados en una casa y fuimos un par de días a las dunas a practicar tiro y caminatas. Yo era uno de los pocos que habían hecho el servicio militar, y quizá por eso percibí rápidamente que casi no había diferencia entre ambos entrenamientos. Doy un ejemplo: en los ejercicios militares de largas caminatas los oficiales del Ejército nunca cargaban pesos, y con los instructores de los montos era lo mismo. Pregunté una vez si en nuestro entrenamiento los instructores no deberían dar el ejemplo, a diferencia de lo que había visto en el Ejército, y me respondieron que no, que el entrenamiento era el mismo que yo debía aprender a obedecer y punto.

Mariano Beldyk / Escandalgate. El lado oscuro y ridículo de los políticos
El lado ridículo de los poderosos del mundo
Cuando Estados Unidos escalaba hacia el pico de su última crisis económica para la segunda mitad de 2009 y el desempleo ya había cruzado la neurótica línea de los dos dígitos, todos —o casi todos— depositaban sus esperanzas en el flamante Presidente Barack Obama. ¿Debía intervenir el Estado? ¿Hasta dónde se justificaba el déficit a cambio de reactivar el motor? ¿Quién era el culpable? Obama lo tenía claro:
Por años, demasiados ejecutivos de Wall Street tomaron decisiones peligrosas e imprudentes reprendió en su asunción en enero de ese año. Políticos despilfarraron el dinero de los contribuyentes sin inteligencia ni disciplina.

Sólo un hombre con determinación podía cambiarlo todo:
¡Lanzaremos un esfuerzo sin precedentes para eliminar el gasto ineficiente e innecesario! —arremetió la esperanza negra demócrata.

Tan solo diez meses más tarde, Obama redecoró los salones de la Casa Blanca como El País de las Maravillas un eufemismo innecesario y organizó una fiesta de Halloween como jamás se había visto en la mansión de gobierno con Chewbacca, el Señor Oompa Loompa y el Sombrero Lococomo invitados. Los originales, claro.

Hubo ponche de frutas servido en tubos de ensayo y bizcochos y merengues con formas de esqueletos. Johnny Depp, en su papel de psicodélico guía de Alicia, ofició de maestro de ceremonia parado sobre una mesa de té. Había un muñeco gigante del conejo obsesivo de la fábula de Lewis Carroll y otro de Jack Skellington, el protagonista animado de El extraño mundo de Jack. Por supuesto, Tim Burton también dijo presente.

El actor Deep Roy, disfrazado como uno de los enanos clonados y subexplotados del libro Charlie y la fábrica de chocolates que Burton llevó al cine, se paseó por los pasillos redecorados como un set de filmación. Y se sacó fotos con todos, hasta con el perro presidencial Bo. En plena recesión, ¿qué parte no congeniaba con la de “gasto ineficiente e innecesario”?

—Quizás no le hayamos avisado a todo el mundo que Johnny Depp iba a venir, pero tampoco anunciamos a Chewbacca —se enojó el vocero de la Casa Blanca Eric Schultz cuando la periodista Jodi Kantor sacó a la luz la fiesta privada en su libro The Obamas.

Cierto es que hubo fotos, como alegó el responsable de prensa, pero la gestión Obama se las ingenió para esconderlas. Quizá pensaron con buen tino que tanta parafernalia podía herir la susceptibilidad de algunos millones de estadounidenses desempleados y con sus casas hipotecadas. Aunque Schultz puso como ejemplo de “transparencia” informativa a dos portales que publicaron la participación de Burton y Depp en el banquete para familias de militares The Nashvielle Tennessean y el sitio JohnnyDeppNews.com—aún hoy no hay retrato completo de la fiesta en la web oficial, ni fotos de Sombrero Loco y Oompa Loompa. Tampoco figuran en el registro de ingreso los nombres de los actores. Según la explicación oficial, los artistas no se inscriben en la lista de visitas cuando acuden a trabajar. Si no, los registros de la gestión Obama parecerían la alfombra roja de los premios Oscar.

Sesiones de lectura de poesía y rap; happy hours bipartidarios; Superbowl en pantalla gigante comiendo pizza, hot dogs y helados; shows musicales con B.B. King, Justin Timberlake, Queen Latifah, Stevie Wonder, Cindy Lauper y glorias de Motown, el legendario sello de música popular de Detroit. Festivales latinos. Un homenaje al soul y otro al blues de Memphis. Un “Saludo a Broadway”. Conciertos de jazz. Un tributo a la danza. Honores a Sir Paul McCartney con el comediante Jerry Seinfield, Elvis Costello, los Jonas Brothers, Herbie Hancock, el pianista chino Lang Lang y la estrella country Faith Hill

Robert Cox / 30 años de democracia
El futuro, nuestro tiempo ausente


Era una época de esperanza democrática cuando aterricé en Argentina, el 4 de abril de 1959. La elección de Arturo Frondizi tras tres décadas del predominio de gobiernos anti-democráticos prometía una eventual evolución hacia un gobierno representativo, a pesar de la proscripción del movimiento Peronista, que parecía ser una bomba lista para estallar si no era desactivada. La democracia de Frondizi, inteligente pero vulnerable, y peligrosamente limitada, era una flor muy delicada como para subsistir.


En 1959 y 1960 aprendí mucho sobre dictaduras y democracia. Trabajaba como editor en el Buenos Aires Herald, y elaboraba informes para la revista Time. Mi jefe era Piero Saporiti (…)Saporiti había sobrevivido a la dictadura de Benito Mussolini y había escrito un libro sobre el tema. Lo primero que me enseñó fue a reconocer que el fascismo estaba vivo y en buen estado en Argentina, y se llamaba peronismo. 

Me explicó también el nocivo legado dejado por las dictaduras. El problema, decía, era que el periodismo estaba minado de reglas dictatoriales. Y explicaba, que cuando un país sufrió durante muchos años una dictadura, los periodistas se hacen perezosos. Se acostumbran tanto a hablar únicamente de la historia oficial que continúan en ese marco inclusive cuando las restricciones a la prensa son levantadas. Entonces entendí que esa era la razón por la que los periodistas que presenciaron la primera conferencia de prensa gubernamental en la que participé no tomaron notas. Estaban esperando la gacetilla, el folleto oficial. Este no se repartió hasta que la conferencia no terminó, para que los periodistas no se fueran antes de que lo hiciera.

El conde Saporiti me explicó su teoría sobre la naturaleza repetitiva de la política argentina, relacionando al país con el concepto de una calesita. Eso, en efecto, fue una verdad absoluta durante los años 60 y 70. Como periodista joven, recuerdo cubrir más de treinta intentos de derrocar a Frondizi antes de que se lo removiera del cargo por militares. Fue la previa de, una vez más, otra intervención militar.

Conocí el interior de la Casa Rosada más que nada cubriendo golpes militares, en lugar de hacerlo realizando visitas a la Casa de Gobierno para entrevistar ministros y presidentes. Creo que los argentinos han sufrido demasiado durante las décadas de dictadura que llevaron a la reciente tiranía del horror, de 1976 a 1984, y también durante la época de violencia guerrillera y terrorista que le precedió, como para aceptar un regreso al país calesita. En las elecciones del 27 de octubre, veo un pequeño riesgo de regresar (una vez más) a ese volátil círculo, con medidas autoritarias que repiten los errores del pasado.

La tarea de entender a la Argentina es fascinante. No sólo disfruté aprender sobre los treinta años de democracia a través los diecinueve ensayos de este libro, sino que he fortificado mi optimismo sobre el futuro. Tomas Abraham escribe: “El futuro, hermosa palabra. Nuestro país no termina con el kirchnerismo.”

Entonces decide hacer un riguroso análisis de la realidad, para concluir: “Pero hablemos del futuro, nuestro tiempo ausente. Argentina es una reserva natural en un planeta que se agota. Agua dulce, tierra fértil, minerales estratégicos, energía, plataforma submarina con riqueza pesquera. Esta inmensa riqueza ha permitido que se organice una economía extractiva. Se chupa lo que hay. Se contamina el agua, se malgasta energía, se desertifican los suelos, y se deja contrabandear la pesca. Por eso es necesario que se piense al país con visión de futuro. Como lo hicieron algunos grandes de nuestra historia. Fuimos un país en el que millones de habitantes vinieron a ‘poner’, dinero, trabajo, ideas, proyectos, esfuerzo, en el que poco y nada se pedía salvo trabajo, libertad y paz. Nuestros padres y abuelos vinieron de lugares de hambre, persecución y guerra. Ese país tenía futuro”




Martin De Ambrosio / Mentes brillantes en cuerpos enfermos
Genios atrapados en cuerpos castigados 
Es probable que el evolucionado Charles Darwin (1809-1882) sea el científico más enfermo entre los científicos enfermos, el más crónico. No obstante, vivió 73 años, nada mal para el siglo XIX. Pero fueron unos años realmente penosos. O al menos él parece haberlos vivido así, según los diversos testimonios que lo han sobrevivido.

Sobre todo, después de su formidable viaje alrededor del mundo, que comenzó cuando tenía 22 años y duró casi cinco. Fue tan intensa la experiencia que no volvió a salir de su Inglaterra natal ni se subió ya más a barco alguno: había visto todo lo que un naturalista tenía que ver y dedicó las siguientes dos enfermizas décadas a analizar esa información y a redondear una teoría que cambiaría para siempre el modo en que los humanos se ven a sí mismos, entre las múltiples revoluciones que desencadenaron sus ideas.

Darwin tenía múltiples síntomas que indican graves problemas de salud, como él mismo dejó anotado en varias ocasiones. Por ejemplo, una vez escribió: ”Edad, 56 o 57. Desde hace 25 años, extremas flatulencias espasmódicas diurnas y nocturnas. Vómitos eventuales, en dos ocasiones, de un mes de duración. Los vómitos están precedidos por escalofríos, llanto histérico, sensaciones de muerte o estados de semidesvanecimiento, además de una abundante orina de color muy pálido. Antes de cada ataque de vómito o descarga de flatulencia, zumbido en los oídos, vértigo, perturbaciones de la visión y puntos negros delante de los ojos. El aire fresco me fatiga. Especialmente peligroso, produce los síntomas en la cabeza”.

El tiempo consignado, esos 25 años, es más o menos el que le demandó la realización de su obra cumbre, una de las obras cumbres del pensamiento, El origen de las especies, que publicó en 1859. Sin embargo, aunque los peores síntomas se le desencadenaron poco después de haber desembarcado del HMS Beagle, le duraron el resto de su vida.

Darwin anduvo de médico en médico, incluso recaló en clínicas de tinte heterodoxo ante la falta de respuestas de la ortodoxia médica de entonces. Pero no encontró nada que pudiera aliviarlo en forma definitiva. Peor aún: los numerosos médicos ni siquiera acertaron a darle un diagnóstico que explicara qué diablos ocurría en su organismo.

Durante algún tiempo –era 1849– se internó en una clínica de de Malvern, cerca de Gales, donde el doctor James Gully practicaba una novedosa terapia con aguas termales desarrollada en Graefenberg, Alemania. En realidad se trataba de que los pacientes sudaran la gota gorda, literalmente, o fueran sometidos a exposiciones prolongadas de agua fría, dietas y otros regímenes al parecer del mismo modo insolventes.

Gully diagnosticó dispepsia nerviosa. Darwin le creyó a Gully, salvo en la parte de las medicinas homeopáticas que le suministraba (aunque las tomaba, creía que la dilución era tanta que era químicamente ridículo pensar que quedaría algún principio activo). Volvió a su casa y siguió los consejos del médico pero, como anotó, al poco tiempo volvió a sentirse mal. En 1852 abandonó definitivamente el tratamiento, convencido de que servía para relajarlo y poco más (…)

Leonard, el octavo hijo de Darwin, contó alguna vez que por momentos estaba charlando tranquilamente con papá Charles y de pronto el mundo se detenía y tenía la impresión de que su padre estaba a punto de morir. Emma contó en su diario que luego de una visita del eminente geólogo británico Charles Lyell, Darwin entró en un largo período de llanto histérico. Este comportamiento que se repetía con distinta intensidad ante viajes cortos, ante la participación en alguna reunión científica o simplemente cuando le extrajeron un diente a su hijo George. Colp también relaciona los vómitos y la anorexia de Darwin, cuya descripción de puño y letra del biólogo se cita (en el libro), con la falta de apoyo de Lyell a su teoría evolutiva.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...