29 jun. 2013

La primera novela interactiva: Rayuela

Mucho antes de internet, mucho antes del 2.0, mucho antes del hipervínculo, de los navegadores, de las webs, blogs y de las redes sociales… mucho antes, hubo un escritor que tuvo la genialidad de hacer, de una novela publicada en papel, un anticipo analógico de la navegación digital.

Corría el año 1963. Y todavía se escribía a mano o, como mucho, con las ya vetustas máquinas de escribir.


Pues bien; a comienzos de los 60 del siglo pasado, un escritor, conspicuo representante de uno de los fenómenos más singulares y prolíficos de la literatura del s XX, y acaso de la literatura universal, se saca de la manga una novela que rompe con las normas tradicionales de la creación, de la escritura y, sobre todo, de la experiencia de la lectura.

Se trata de 155 capítulos, dispuestos físicamente en un determinado orden, obligado por el sistema de impresión en papel, pero para los que el propio autor propone dos formas diferentes de lectura, a elección del lector:

- una secuencial, desde el primer capítulo hasta el 56. Allí se puede dar por teminada la lectura "sin remordimientos".
…un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas, y que la gente que se da citas precisas es la misma que necesita papel rayado para escribirse o que aprieta desde abajo el tubo de dentífrico. (…)
…diciéndose que al fin y al cabo algún encuentro había, aunque no pudiera durar más que ese instante terriblemente dulce en el que lo mejor sin lugar a dudas hubiera sido inclinarse apenas hacia fuera y dejarse ir, paf se acabó.

- otra, comenzando por el capítulo 73, y saltando después a los capítulos que indica el propio autor al final de cada uno, rompiendo la secuencia cronológica, para adentrarse en una experiencia interactiva que permite profundizar en el universo creativo de la obra.
Cuántas veces me pregunto si esto no es más que escritura, en un tiempo e n que corremos al engaño entre ecuaciones infalibles y máquinas de conformismos. Pero preguntarse si sabremos encontrar el otro lado de la costumbre o si más vale dejarse llevar por su alegre cibernética, ¿no será otra vez literatura?

Desde el momento de su publicación se la calificó de novela abierta dejando abiertas las puertas a innumerables interpretaciones, lecturas y análisis. 

No es novela fácil, para qué les vamos a engañar, pero su magisterio creativo y narrativo ha influido en todas las generaciones posteriores de escritores. 
Fue elegida entre las 100 mejores novelas en castellano del siglo XX

Hace unos años, un amigo que se enfrascó en un largo viaje de borrón y cuenta nueva, eligió para cargar en su exiguo equipaje, de entre todos los libros posibles, esta novela. Él tuvo claro qué libro llevarse a una isla desierta.

Dicho lo cuál, #recomiendoleer … Rayuela, de Julio Cortázar.
Este año se cumplen 50 años de su publicación.

Fuente: http://desequilibros.blogspot.com.ar/2013/06/la-primera-novela-interactiva.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+blogspot/ipDkv+(DesEquiLIBROS.+Lectura+y+cultura)#.Uc-4oPkrJCY


Se cumplen 50 años de la publicación de Rayuela(1963), la novela de Julio Cortázar que él mismo apodó como "contranovela", y que marcó un antes y un después en la literatura latinoamericana. Concebida como un juego literario, y escrita con gran libertad, Rayuela se ha descrito como "muchos libros en uno". Para conmemorar su aniversario escogemos diez de sus mejores frases.


"Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos."



"Después de los cuarenta años la verdadera cara la tenemos en la nuca, mirando desesperadamente para atrás."



"A mi me parece que los peces ya no quieren salir de la pecera, casi nunca tocan el vidrio con la nariz."



"Probablemente de todos nuestro sentimientos el único que no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose." 



"La explicación es un error bien vestido." 



"El hombre es el animal que pregunta. El día en que verdaderamente sepamos preguntar, habrá diálogo. Por ahora las preguntas nos alejan vertiginosamente de las respuestas."



"Solo en sueños, en la poesía, en el juego —encender una vela, andar con ella por el corredor— nos asomamos a veces a lo que fuimos antes de ser esto que vaya a saber si somos."



"Cada vez sospecho más que estar de acuerdo es la peor de las ilusiones."



"La melancolía de una vida demasiado corta para tantas bibliotecas. Cuando creés que has aprehendido plenamente cualquier cosa, la cosa lo mismo que un iceberg tiene un pedacito por fuera y te lo muestra, y el resto enorme está más allá de tu límite."



"Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio."

27 jun. 2013

Después de 36 años, hoy la Comisión Directiva de la Biblioteca Vigil vuelve a Gaboto 450

La llave del emblemático edificio de Alem y Gaboto ya están en manos de las autoridades de la Biblioteca, que dejarán de reunirse en el bar de enfrente. La primera tarea sera refaccionar el lugar, que lleva 18 meses abandonado.



La Comisión Directiva de la Biblioteca Popular Constancio C. Vigil recuperó la llave del edificio donde funcionaba la unidad administrativa de la histórica institución de Alem y Gaboto. La toma de posesión --que significa una devolución-- se concretó anteayer en una reunión con funcionarios de los ministerios de Educación y Cultura de la provincia. Hoy mismo, ese espacio albergará a sus miembros en la primera reunión de Comisión in situ, desde el día de la intervención militar, el 25 de febrero de 1977, previo al saqueo y cierre. "Esto significa una devolución de la Vigil al barrio y a la ciudad. Es un momento histórico", expresó el presidente de la Comisión, el abogado Marcelo Abaca. Por su parte, el vicegobernador santafesino, Jorge Henn, manifestó "genuina alegría", y señaló: "Esto es una reivindicación de lo que fue la Vigil. El estado cumplió con su obligación. Hubo mucha gente trabajando para lograr esto". La recuperación es el inicio de la restitución de bienes que implica la ley sancionada a fines de 2012, y que debe completarse a fin de año.

Con este primer paso, quedan atrás los encuentros en el bar-oficina frente al emblemático edificio, donde un grupo de personas trabajó incansablemente por la devolución de los bienes saqueados por la dictadura cívico militar. Ahora la institución tiene de vuelta parte de su espacio, en Gaboto 450.
Si bien hasta la semana pasada la Comisión Directiva tenía mucha incertidumbre porque a medio año de la sanción de la ley en la Legislatura provincial no había avances, esta semana los sorprendió la entrega de las llaves en un encuentro que mantuvieron, en el lugar, con la directora de Coordinación Técnica y Legal del Ministerio de Educación, Daiana Gallo; y el secretario de Planificación General del Ministerio de Cultura, Sergio Liberati. "Esta semana estaremos concretando la firma del acta de ejecución del trámite. Hay una voluntad del gobierno provincial de priorizar estas cuestiones", dijo Gallo quien remarcó que el edificio "es de ellos".
Abaca indicó que, a partir de este acuerdo de principio de ejecución de la ley, el trabajo será principalmente limpiar, refaccionar y poner en funcionamiento el lugar. "Tenemos la concesión para iniciar la limpieza. La provincia se comprometió y está tramitando el pedido de fondos correspondientes para avanzar. En paralelo, el convenio para la entrega de la totalidad de los bienes dispuestos en la ley, está redactado", aseguró. Este primer paso es "la posesión de un espacio que se va a completar con la propiedad cuando se firmen las escrituras de transferencia de todo lo donado en la media manzana de Alem, Gaboto, 1º de Mayo y pasaje Perkins, y la manzana de Alem, Gálvez, Ayacucho y Virasoro; además de los bienes del Observatorio Astronómico y las obras artísticas, entre otras cosas", dijo.
"A partir de ahora tenemos espacio físico propio donde continuará nuestro trabajo", celebró ayer Abaca. Es que luego de un año y medio de estar abandonado, tras la mudanza de la sede del ministerio de Educación, el edificio de Gaboto 450 volverá a albergar parte del emblema que fue la Vigil. "Tenemos los mismos pisos de plástico que se colocaron en el \'77. Habrá que cambiar vidrios, tapar huecos de aire acondicionados. El estado general del lugar es malo, aunque la estructura está bien", señaló. Y aseguró: "La idea es empezar a trabajar casi en lo inmediato". De hecho, a las 15 de hoy se realizará la primera reunión de comisión directiva en el lugar desde el día de la intervención. Además, la semana que viene habrá una convocatoria a socios y personas que deseen colaborar.
Para Abaca, "está claro que se cumple con la decisión política de la devolución. Hay cuestiones formales que todavía resta hacer, pero mientras tanto podemos funcionar en el edificio", se alegró.
Al mismo tiempo, el abogado trazó los planes a largo plazo. "Tenemos la obligación de cumplir con lo que manda el estatuto: objetivos educativos, barriales, culturales y mutuales. Nuestra agenda en borrador es la puesta en marcha de la biblioteca, con nuestros más de 50 mil libros y atención al público; reapertura de la mutual; generación de actividades culturales; y reapertura de talleres para la comunidad", enumeró.
El presidente de la Comisión relató que personalmente trabaja desde 2004 con los históricos miembros de biblioteca para llegar a lo que esta semana se concretó: "Son casi diez años de estar pensando en esta recuperación y ahora que tenemos la llave encima se siente como una suerte de jet lag, tras un largo viaje", graficó. "Queremos hacer un merecido reconocimiento para quienes acertada o equivocadamente han mantenido la bandera de la Vigil en alto".

26 jun. 2013

Una biblioteca que crece con su hijo

Los libros deben acompañar el desarrollo evolutivo del pequeño desde sus primeros meses de vida.


Ningún experto lo duda: el contacto con los libros es primordial desde la cuna. La lectura estimula el desarrollo de los niños, la imaginación, la creatividad, es una forma de afecto, les ayuda a conocer y entender el mundo que les rodea... Los libros son una forma privilegiada de atender a todas sus necesidades. Por eso, se aconseja a los padres que, desde que nacen, generen en sus hijos la sensación de que la lectura se produce en un ambiente bienestar.
Los libros ayudan en el conocimiento, pero no hay que olvidar que también ofrecen un contenido lúdico, es una forma de divertirse, de soñar, de imaginar, de reír... Y para cada edad, y para cada niño, hay libros acordes a su desarrollo. Que sean grandes lectores dependerá en gran parte de los padres. Ellos deben conocer cuáles son los intereses y necesidades de sus hijos; dar ejemplo en casa; leer a los pequeños incluso cuando solo balbucean; llevarles a librerías, bibliotecas; acompañarles en la elección del libro (buscando información en internet o aceptado los consejos del librero), conversar con los niños sobre los libros y nunca convertir la lectura en un castigo.
Tres expertas ofrecen consejos para saber cuáles son los libros más adecuados según la edad: Eliana Maridueña, de la editorial Juventud; Isabel Carril, directora de publicaciones generales de la editorial Bruño y Elsa Aguiar, responsable de contenidos de literatura infantil y juvenil de la editorial SM.

De 0 a 3 años

Cuanto antes mejor, aconsejan los expertos. Desde que nacen, los bebés pueden familiarizarse con los libros. «No focalizan la mirada, ni siquiera pueden sostenerlos, pero pueden entender su musicalidad y la poesía de las canciones», asegura Elsa Aguiar, responsable de contenidos de literatura infantil y juvenil de la Editorial SM. «Lo más importante es generar en el niño la sensación de que la lectura se produce en un ambiente de bienestar, relajado, íntimo y amoroso. Que es algo gradable. Por eso, es importante mirarle a los ojos cuando le leamos», añade.
Y la oferta para esta etapa tan temprana es amplísima. Eso sí, son libros que siempre deben garantizar su seguridad. «Que no contengan piezas pequeñas, ni materiales tóxicos», advierte Isabel Carril, directora de publicaciones de la editorial Bruño. «De cartón y con las puntas redondedas, que pesen poco para que puedan cogerlos con sus manitas», explica Eliana Maridueña, del departamento de Comunicación de la Editorial Juventud. Es una forma de favorecer su psicomotricidad.
Desde libros de plástico para el baño, mordedores, hasta otros que contienen diferentes texturas, sonidos, de grandes imágenes, con colores vivos que contrasten para que puedan distinguir mejor...
Deben ser libros que ayuden a despertar los sentidos y que favorezcan su desarrollo evolutivo, sobre todo psicomotriz y socioemocional... El libro se convierte en un juego más, en un elemento natural que forma parte de su entorno.
A partir del año funcionan ya determinados personajes, sobre todo animales que permiten a los bebés desarrollar afecto ya que se apengan a ellos. Libros con solapa y ya con palabras que el niño asocia a una imagen. Es una forma de comenzar a desarrollar vocabulario para cuando a los dos años explote el lenguaje.
A partir de los dos años ya se juga con las palabras, el niño comienza a hablar. Es entonces cuando los niños empiezan a identificar objetos, aprenden formas, incluso emociones básicas (triste, enfadado, alegre), rutinas de su día a día (levantarse, ir al cole, comer, irse a dormir, cepillarse los dientes), los primeros números, el abecedario, las estaciones, los colores... «Todo para empezar a controlar el mundo en el que viven. Son libros que el adulto puede leer, escenificar y ayudar al niño a entenderlo», asegura Elsa Aguiar. A partir de ahora se pueden empezar a contar los primeros clásicos adaptados.

De 3 a 6 años

Además de seguir desarrollando todas las capacidades anteriores, en esta etapa se produce un giro fundamental. El lenguaje, su vocabulario, crece por momentos, pero también «es la etapa de iniciación a la lectura, lo que llamamos la prelectura. Y no hay prisa, pero es fundamental enriquecer su vocabolucario, que el niño entienda el mensaje de los libros, con frases sencillas. Para eso se puede apoyar en otros elementos como ilustraciones», asegura Isabel Carril.
A esta edad, los pequeños entienden los libros con una historia y con imágenes, pueden seguir los dibujos acordes con lo que se les está contando. Les encanta ver libros tridimensiones, imaginativos y también de la vida cotidiana, se puede empezar a introducir en valores, en la inteligencia emocional... Disfrutan con libros participativos, de juegos o creativos así como los que tienen canciones, adivinanzas y rimas fáciles. Empiezan a captar los primeros conceptos básicos.
Hay que seguir trabajando los hábitos pero ahora se puede hacer de forma diferente: un cuento para el niño que le cuesta coger el sueño, o que no quiere ir al cole, o que se le escapa el pipi por la noche. También se pueden empezar tratar los miedos: a la oscuridad, a los monstruos...
Hay que empezar a estimular la fantasía. «La imaginación tiene que estar presente siempre, porque los niños hasta que no son mayores no distinguen demasiado entre realidad y fantasía. Hay que desarrollar eso y vacunarles para que no pierdan la capacidad de crear y soñar con otros mundo», recomienda Elsa Aguiar.
Saciar su curiosidad es otro de los objetivos en esta etapa: dar respuestas a sus preguntas; de dónde viene la leche o el yogur, o por qué cambian de color los semáforos.
Y nunca hay que olvidar el humor, como apunta Eliana Maridueña, que les gusta mucho.
«Hay muchas vías de entrada en la lectura, se trata de crear lectores y el camino es distinto para cada niño», dice Elsa Aguiar.

De 6 a 8 años

Ya son lectores, pueden seguir libros cortos con argumento, donde siga predominando la imagen, de lenguaje y frases sencillos, con palabras nuevas que puedan comprender fácilmente en el contexto y con episodios o capítulos que cierran la historia. Pero ojo, mucho cuidado en esta transición que debe hacerse de forma suave. «Quizá todavía se les hace cuesta arriba leer un libro entero. Hay que tener mucho cuidado a la hora de abandonar de repente el hábito de leerles porque ellos ya saben hacerlo a los seis años. Tienen que recibir su dosis de literatura con el adulto y poco a poco irles soltando la mano, como cuando aprenden a caminar», advierte Elsa Aguiar.
Es la edad de la fantasía, de la imaginacion, comienzan a soñar, a experimentar, a sentir miedos... Por eso les gusta todo tipo de cuentos. Las temáticas son variadísimas: les encantan las series de personajes que les generan cercanía, de personajes con los que se pueden identificar (la niña pequeña que es un trasto en el colegio y se ha peleado porque le han quitado las pinturas); los libros sorprendentes les llaman la atención (novelas policiacas para pequeños, donde se investigan casos con enigmas, juegos...), los libros de animales, princesas y piratas, seguir cultivando los valores (la recompensa, la perseverancia, la solidaridad, la honestidad)... Introducirles ciertas situaciones de la realidad: papá no tiene trabajo, la muerte...

De 8 a 12 años

Ya leen más, las lecturas son más extensas y complicadas. Las imágenes dejan de ser un complemento para facilitar la comprensión y los relatos crecen en intensidad. Aún así el libro tiene que ser atractivo y con tipografía clara. «Los niños empiezan a ser más críticos y ya no creen todo lo que se les dice. Pero el mundo de la fantasía va a existir. Es ahora cuando el niño se va definiendo por sus gustos. Para saber qué libro le puede ir bien, lo mejor es preguntar ¿qué es lo último que le ha gustado?», dice Isabel Carril.
Su interés por la realidad continúa que se mezcla con la fantasía, tienen un extraño sentido del humor, les gustan las aventuras de pandillas, las aventuras, los héroes, la ciencia ficcion, el misterio y las narraciones detectivescas, los personajes con los que se identifique...

De 12 a 14 años

Son capaces de disfrutar de historias complejas, de libros con más de cien páginas. Sin embargo, conviene que las frases no sean demasiado largas ni complejas y que prime la acción sobre la descripción. Las ilustraciones casi desaparecen, permitiendo espacio a la imaginación. Comprenden casi todas las palabras y situaciones.
Funciona el betseller, porque «los adolescentes son muy gregarios. Haber leido determinados libros es una forma de pertenencia al grupo», dice Elsa Aguiar.
Se bifurcan entre la fantasia pero también les interesan libros que conecten con su realidad y lo que están viviendo (drogas, amor, sexo, inmigración, convivencia en las aulas). Se inician en lo romántico. Es buen momento para comenzar con adaptaciones de los clásicos de la literatura, empiezan el interés por lo romantico. Les gusta las aventuras, los viajes, las novelas de detectives de espioneje de terro, fantásticas con contenido sobrenatural. Despierta el interés por biografías de figuras relevantes, por versiones de mitos, y leyendas.

Adolescentes

Los libros deben abordar temas sobre el ser y el sentir del adolescente, con los que se sienta identificados y traten aspectos que pueda intersarlos: preocupaciones sociales, emocinones profesionales que ellos mismos se vean reflejados en esos personajes de ficción:
Novelas realistas de temas contemporáneos: ecología, terrorismo, racismo, enfemedades como la anorexia, bulimia, problemas de adicción, tribur urbanoas, novelas de misterio, fantástica epica de ciencia ficcion novelas y poemas de amor, comics...

Manifiesto de la UNESCO en favor de las Bibliotecas Públicas

Una puerta abierta al conocimiento

La libertad, la prosperidad y el desarrollo de la sociedad y de la persona son valores humanos fundamentales que sólo podrán alcanzarse si ciudadanos bien informados pueden ejercer sus derechos democráticos y desempeñar un papel activo dentro de la sociedad. La participación constructiva y la consolidación de la democracia dependen de una buena educación y de un acceso libre e ilimitado al conocimiento, el pensamiento, la cultura y la información.

La biblioteca pública, paso obligado del conocimiento, constituye un requisito básico de la educación permanente, las decisiones autónomas y el progreso cultural de la persona y los grupos sociales.

Este Manifiesto proclama la fe de la UNESCO en la biblioteca pública como fuerza viva de educación, cultura e información y como agente esencial de fomento de la paz y los valores espirituales en la mente del ser humano.
Así pues, la UNESCO alienta a las autoridades nacionales y locales a que apoyen las bibliotecas públicas y participen activamente en su desarrollo.


La biblioteca pública

La biblioteca pública es un centro de información que facilita a los usuarios todo tipo de datos y conocimientos.

La biblioteca pública presta sus servicios sobre la base de igualdad de acceso de todas las personas, independientemente de su edad, raza, sexo, religión, nacionalidad, idioma o condición social. Debe contar además con servicios específicos para quienes por una u otra razón no puedan valerse de los servicios y materiales ordinarios, por ejemplo, minorías lingüísticas, deficientes físicos y mentales, enfermos o reclusos.

Es menester que todos los grupos de edad puedan contar con materiales que correspondan a sus necesidades. Los fondos y servicios bibliotecológicos deben incluir todos los tipos de medios y tecnologías modernas, así como materiales tradicionales. Son fundamentales su buena calidad y su adecuación a las necesidades y condiciones locales. Los materiales deben reflejar las tendencias actuales y la evolución de la sociedad, así como la memoria del esfuerzo e imaginación del ser humano.

Ni los fondos ni los servicios estarán sujetos a forma alguna de censura ideológica, política o religiosa, ni a presiones comerciales.

Finalidad de la biblioteca pública
Los servicios que presta la biblioteca pública se articularán en torno a los siguientes objetivos relacionados con la información, la educación y la cultura:
  1. crear y consolidar el hábito de la lectura en los niños desde los primeros años;
  2. prestar apoyo a la autoeducación y la educación formal de todos los niveles;
  3. brindar posibilidades para un desarrollo personal creativo;
  4. estimular la imaginación y creatividad de niños y jóvenes;
  5. sensibilizar respecto del patrimonio cultural y el aprecio de las artes y las innovaciones y logros científicos;
  6. facilitar el acceso a la expresión cultural de todas las artes del espectáculo;
  7. fomentar el diálogo intercultural y favorecer la diversidad cultural;
  8. prestar apoyo a la tradición oral;
  9. garantizar a todos los ciudadanos el acceso a la información comunitaria;
  10. prestar servicios adecuados de información a empresas, asociaciones y agrupaciones;
  11. contribuir al mejoramiento de la capacidad de información y de las nociones básicas de informática;
  12. prestar apoyo a las actividades y programas de alfabetización destinadas a todos los grupos de edad, participar en ellas y, de ser necesario, iniciarlas.
Financiación, legislación y redes

La biblioteca pública será en principio gratuita.
La biblioteca pública estará bajo la responsabilidad de las autoridades locales y nacionales. Deberá estar regida por una legislación específica y financiada por las autoridades nacionales y locales.

Deberá ser componente esencial de toda estrategia a largo plazo de cultura, información, alfabetización y educación.

Para lograr una coordinación y colaboración nacional, la legislación y los planes estratégicos deberán definir y promover una red nacional de bibliotecas, basada en normas aceptadas de servicios.

La red de bibliotecas públicas deberá concebirse en relación con las bibliotecas nacionales, regionales, especiales y de investigación, así como con las bibliotecas escolares y universitarias.

Funcionamiento y administración
Deberá formularse una política clara que defina objetivos, prioridades y servicios en relación con las necesidades de la comunidad local. La biblioteca pública deberá organizarse eficazmente y deberán mantenerse parámetros profesionales de funcionamiento.

Deberá establecerse una cooperación con los interlocutores pertinentes, por ejemplo, grupos de usuarios y demás profesionales a nivel local, regional, nacional e internacional.

Los servicios deberán ser accesibles a todos los miembros de la comunidad, lo que supone edificios bien situados, buenas salas de lectura y estudio, tecnologías adecuadas y un horario suficiente y apropiado. Supone asimismo servicios de extensión para quienes no pueden acudir a la biblioteca.

Los servicios bibliotecológicos deberán estar adaptados a las necesidades de las distintas comunidades rurales y urbanas.

El bibliotecario es un intermediario activo entre los usuarios y los recursos. Es indispensable su formación permanente para que pueda ofrecer servicios adecuados. Habrán de establecerse programas de extensión y de formación del usuario con objeto de ayudarles a sacar provecho de todos los recursos.




Bibliotecas públicas y Lectura Fácil

Por: Joaquina Ramilo

Labor y servicios específicos de las bibliotecas públicas para personas con dificultades de comprensión lectora gracias a los materiales editados en Lectura Fácil.


Las bibliotecas públicas tienen, entre sus principales objetivos, facilitar y promover el acceso a la información y la cultura para todos los ciudadanos.
“La biblioteca pública presta sus servicios sobre la base de igualdad de acceso de todas las personas, independientemente de su edad, raza, sexo, religión, nacionalidad, idioma o condición social. Debe contar además con servicios específicos para quienes por una u otra razón no puedan valerse de los servicios y materiales ordinarios, por ejemplo, minorías lingüísticas, deficientes físicos y mentales, enfermos o reclusos.”
Por tanto, las bibliotecas públicas deben ofrecer servicios y materiales documentales específicos para aquellos usuarios con necesidades especiales. También las Directrices IFLA/UNESCO para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas (2001) hacen referencia a la necesidad de democratizar elacceso a todos los ciudadanos.
Y es a partir de estas necesidades de donde surge el concepto “Lectura Fácil” (Easy-to-Read, en inglés), que hace referencia a aquellos materiales documentales (libros, revistas, sitios web, etc.) en los que el texto está elaborado siguiendo unos requisitos que permitan que pueda ser leído y entendido por personas que tengan una dificultad lectora o de comprensión. Estos textos en lectura fácil pueden estar adaptados de otros textos, o ser textos originales.
Lectura fácil
Los materiales de Lectura Fácil están destinados a personas con dificultad lectora:

  • Permanente: discapacidad intelectual, personas sordas y sordo-ciegas, autismo, dislexia, TDA, afasia, personas con demencias (Alzheimer, etc.), etc.
  • Temporal: inmigrantes, personas con escasa alfabetización, personas con trastornos del aprendizaje, etc.


  • La necesidad de la edición de materiales en Lectura Fácil es clara. Se estima que en la mayoría de los países desarrollados, entre el 25% y el 30% de la población tiene dificultades lectoras. Mientras que en países con menos nivel de acceso a la educación y a la cultura, este porcentaje puede llegar al 45%.
    El papel de las bibliotecas públicas –y también el de las bibliotecas escolares- es muy importante, ya que pueden ayudar a difundir la existencia de estos materiales en Lectura Fácil,  facilitando de forma efectiva el acceso a la información a las personas con dificultad de comprensión lectora.
    Por tanto, los profesionales bibliotecarios deben:

  • Conocer las necesidades especiales de sus usuarios, tanto los reales como los potenciales de su comunidad. Para ellos deben contactar y colaborar con otras instituciones como: asociaciones de discapacitados, centros de día, asociaciones de inmigrantes, etc.
  • Formarse sobre los materiales en Lectura Fácil: características técnicas, publicaciones existentes, grupos de trabajo en organizaciones especializadas
  • Difusión de los materiales en Lectura Fácil de su colección: claramente identificados y colocados en un lugar visible.
  • Edición en Lectura Fácil de los materiales informativos sobre la biblioteca y sus servicios.
  • Realización de actividades de dinamización de la lectura para los colectivos con dificultades de compresión lectora: talleres y clubs de lectura. 

  • Fuente:http://www.inqnable.es/blog/bibliotecas-publicas-lectura-facil

    25 jun. 2013

    El 58% de las personas almacena contraseñas en el celular



    En Latinoamérica las contraseñas de redes sociales son las que más se guardan en 'smartphones'.

    La creación de nuevas redes sociales está en aumento junto con el problema de recordar cada una de las contraseñas para acceder a estas. Por eso, la ‘agenda’ más utilizada por las personas para guardar sus contraseñas es el celular, así lo dio a conocer un estudio realizado por ESET Latinoamérica, compañía encargada de analizar soluciones de seguridad en Internet.
    La investigación reveló que el 58 por ciento de los usuarios en América Latina almacena contraseñas en su teléfono inteligente. Esta situación hace que se vea amenazada la seguridad de la información que se guarda en el equipo, debido a que si lo pierde, un tercero podría acceder fácilmente a información confidencial.
    Por otra parte, la encuesta presentó un escalafón de las contraseñas de los servicios que más se almacenan en los dispositivos móviles, demostrando que el 85 por ciento de las personas guardan las contraseñas de sus redes sociales, el 77 por ciento del correo electrónico y el 22 por ciento del pago de servicios.
    Siendo las redes sociales, el servicio más utilizado por las personas y en donde se maneja gran información personal, ESET brinda una serie de recomendaciones para que los usuarios fortalezcan la seguridad en sus teléfonos inteligentes.
    Recomiendan no guardar las contraseñas en aplicaciones diseñadas especialmente para cumplir con esta función y que cuentan con sistemas de encriptación de datos. También se debe establecer una contraseña de bloqueo de pantalla en el equipo para evitar que los delincuentes informáticos accedan a aquellos servicios que por defecto guardan los datos para iniciar sesión. Y por último se debe establecer un código PIN para bloquear la tarjeta SIM.
    “Es importante implementar una solución de seguridad para móviles, que permita protegerlos de códigos maliciosos y mensajes no solicitados y brinde la posibilidad de borrar remotamente la información en caso de que el aparato sea extraviado o robado”, aseguró André Goujon, Especialista de ESET Latinoamérica.
    En cuanto a las medidas que implementan los usuarios para proteger sus dispositivos móviles, el 61,2% establece una contraseña de bloqueo. Le sigue un 43,5% que utiliza el bloqueo de la tarjeta SIM con un número PIN, el 35% actualiza el sistema operativo y las aplicaciones del dispositivo, y el 24% utiliza una solución de seguridad.
    REDACCIÓN TECNOLOGÍA

    24 jun. 2013

    Los “piratas de la basura”, una razón más para destruir sus documentos correctamente

                                                                                                                                                   
    Desde que en 2008 comenzó la crisis, los grupos llamados “piratas de la basura” han aumentado de forma considerable. Van por la ciudad en grandes camiones recogiendo de los contenedores todo el papel y el cartón que encuentran. Después lo venden al peso.
    Es una práctica difícil de frenar, en una sola noche la policía municipal de Madrid ha llegado a parar a 50 camiones.
    Sin embargo, la práctica de los ‘piratas de la basura’ perjudica a aquellas empresas que sí se dedican legalmente a la recogida de basura. Son empresas que lo hacen de manera profesional y tienen conciertos con los diferentes ayuntamientos de las ciudades, por lo que se ven muy seriamente perjudicados por estas prácticas.
    Pues bien, esta realidad es un motivo más para destruir de manera adecuada los documentos de nuestra empresa que ya no nos son de utilidad. No olvidemos que dichos documentos contienen tanto datos protegidos por la Ley de Protección de Datos, como información de nuestra empresa, no protegida, pero que nos causaría un gran perjuicio si cayera en las manos equivocadas.
    Dicha documentación no debe, bajo ningún concepto, ir a los contenedores de la calle. Tampoco deshacernos de ella a través de contenedores que en realidad son para el reciclaje, no para la destrucción confidencial.
    La forma correcta de gestionarlo es contratar a una empresa especializada en destrucción confidencial, que siga los procedimientos guardando la cadena de confidencialidad y nos certifique tanto la destrucción como el tratamiento medioambiental dado a los residuos.
    También podemos destruirlo nosotros mismos, con una destructora que compremos, y luego ocuparnos de llevar el residuo generado a un contenedor de reciclaje de papel. Esta última opción es más incómoda y, para hacerlo con todos los documentos que lo requieren, nos ocupa tiempo, pero también es una alternativa válida. El problema que tiene es que, debido al tiempo que lleva, muchos de los documentos que deberían ser destruidos acaban en la papelera convencional y, finalmente, en esos contenedores entre los que rebuscan los “piratas de la basura”.
    La destrucción de documentos es fundamental dentro de un funcionamiento responsable de toda empresa. Datos de empleados, de clientes, de importantes transacciones, números de cuentas, cheques anulados, y así podríamos seguir con un largo etcétera. En cada oficina o departamento se guardan documentos clave, que pasado el tiempo de su uso no son necesarios y requieren ser destruidos.
    También se da el caso de que, al elaborarlos, se cometa cualquier error y se tire para hacer otra versión, esta vez correcta. Pues bien la primera versión, aquella en la que nos hemos equivocado, no debe acabar en la papelera.
    ¿Qué Documentos se deben Destruir?
    Son múltiples las informaciones que cada empresa maneja y por tanto, son muchos los documentos de los cuales necesitan deshacerse.
    Los prestadores del servicio de destrucción de documentos recomiendan que se destruyan los siguientes:
    • Curriculum Vitae
    • Historiales de Personal/Recursos Humanos
    • Listados de Clientes
    • Facturas incorrectas
    • Listados de Tarifas
    • Nóminas
    • Información de Crédito a Clientes
    • Contratos
    • Ofertas/Concursos
    • Listados de Inventarios
    • Informes de I+D
    • Presupuestos
    • Planes de Marketing
    • Información contable
    • Cheques cancelados
    • Números de cuenta y de Tarjetas de Crédito
    • Registros/Declaraciones de Impuestos
    • Registros de la Seguridad Social
    • Informes médicos
    • Historiales médicos
    • Solicitudes de empleo
    • Firmas
    • Correo
    Con un entorno tan competitivo como el que nos encontramos actualmente, cualquier competidor podría encontrar información sensible de su empresa entre el papel que se tira cada día a la basura. Continuamente aparecen en la prensa ejemplos que demuestran que estos datos no se protegen de forma suficiente, y se puede originar un daño irreparable para su empresa.
    Por eso, sin duda el servicio de destrucción de documentos se vuelve un punto muy importante para las empresas que quieran mantener bien cuidada su privacidad y la confianza de sus clientes, empleados y colaboradores.

    El cuerpo humano, próximo objetivo de los ciberpiratas


    ¿Piratear aparatos médicos? No es pura ficción y los expertos estadounidenses opinan que la amenaza es seria, con objetivos que van desde los marcapasos a la bomba de insulina, y que sus consecuencias pueden ser mortales.


    La Food and Drug Administration (FDA), organismo encargado de la seguridad de alimentos y medicamentos en Estados Unidos acaba de recomendar una mayor vigilancia a los fabricantes.
    Esta preocupada por las "vulnerabilidades en materia de ciberseguridad que podrían afectar directamente a los aparatos médicos o a las redes de los hospitales.
    El escenario futuro ya fue contemplado en la televisión: en la serie "Homeland" asesinan al vicepresidente de Estados Unidos interviniendo en su marcapasos y desencadenando un choque eléctrico letal.
    "La buena noticia es que no tenemos conocimiento de ningún accidente en el mundo real. Pero la mala noticia es que no hay nadie científicamente interesado en el tema", comenta Kevin Fu, profesor de informática de la universidad de Michigan, especializado en el ámbito de la salud. Un virus informático puede contagiarse en un santiamén", señala.
    Kevin Fu es coautor de un estudio de 2008, que destacaba los riesgos de artefactos implantados en el cuerpo humano, como los desfibriladores cardíacos, ya que los piratas pueden reprogramarlos infiltrándose en las redes inalámbricas que sirven para dirigirlos.
    Para él, sin embargo, "el mayor riesgo es un virus que entre por accidente en un aparato médico antes que los ataques imaginados en la ficción".
    "Los virus enlentecen a menudo los ordenadores, y cuando usted enlentece un aparato médico, ya no tiene la integridad necesaria para funcionar como debería", explica.
    Según Barnaby Jack, experto de la compañía de seguridad IOActive, el escenario descrito en "Homeland" es "totalmente realista". Dice que quiere hacer una presentación de un ataque similar durante un próximo foro de hackers.
    Barnaby Jack estudió los marcapasos y los desfibriladores cardíacos implantables de un importante fabricante y los encontró "particularmente vulnerables". Desde una distancia de 10 a 15 metros, "puedo recuperar los códigos necesarios para interrogar los implantes individuales a distancia", afirma.
    Otro experto en seguridad informática, Jay Radcliffe, él mismo diabético, demostró en 2011 que era posible piratear una bomba de insulina y modificarle las dosis.
    Al margen de los aparatos implantables, muchos equipos hospitalarios (monitores cardíacos, scanners, respiradores artificiales, aparatos de radioterapia o mezcladores de productos que se introducen por vía intravenosa) están conectados a redes, a veces inalámbricas, cuya seguridad puede presentar fallas.
    Sus contraseñas también pueden ser pirateadas. La empresa de seguridad Cylance publicó recientemente una lista de ellas. "Hubiéramos podido publicar mil,  o llegado incluso hasta las 10.000. Nos detuvimos en las 300 porque eran suficientes para enviar el mensaje", comentó Cylance en su blog.
    "Las posibilidades de un ataque contra el aparato médico de alguien es extremadamente baja", relativiza no obstante Barnaby Jack.
    "Cualquier riesgo, por reducido que sea, debe ser suprimido", opina, y espera que la llamada de atención sobre el problema empujará a los fabricantes a mejorar la seguridad de los aparatos.
    "La mayoría de los problemas de seguridad pueden ser rastreados desde la concepción" del aparato, asegura Kevin Fu, quien dice tener "dudas acerca de la eficacia de una estrategia basada únicamente en los antivirus".

    19 jun. 2013

    Errores de padres en su afán de que sus hijos lean.

    Por: M. A.

    ¿Por qué a muchos niños no les gusta leer? Quizá toda la culpa no la tengan la televisión y las consolas


    «Haced lo que queráis, porque de todas maneras lo haréis mal», decía Sigmund Freud a las madres. Quizá fuera demasiado extremo, pero lo cierto es que con toda la buena voluntad del mundo, a veces los padres se equivocan. Todos querrían ver a sus hijos devorando libros y disfrutando al leer mientras aprenden sobre mil y un asuntos, pero en su empeño por fomentar la lectura, el tiro les sale por la culata. ¿Qué falla?
    No «hay que leer». Ya lo decía el escritor francés y profesor de literatura Daniel Pennac en el ensayo «Como una novela» con el que lleva abriendo la mente a muchos padres y educadores desde hace 20 años: el verbo leer, como el amar o el soñar, «no soporta el imperativo». Leer es un derecho, no un deber. Es inútil obligar a leer y además resulta contraproducente porque no se transmite una afición por la fuerza.
    No se contagia un «virus» que no se tiene. Si los padres no leen o sus hijos no les ven leer, difícilmente podrán convencerles de que se lo van a pasar bien leyendo. Las personas a las que les gusta leer normalmente han tenido algún familiar que les ha transmitido la pasión por los libros. La falta de tiempo no es excusa porque cuando algo realmente se quiere, se busca el tiempo, insiste Pennac.
    La lectura, no siempre en soledad. Leer a un niño «es una práctica fundamental, tal vez la más importante y eficaz sobre todo con los niños que tienen dificultades para leer y les cuesta un gran esfuerzo», señala el maestro, licenciado en Historia y logopeda Pablo Pascual Sorribas. Al escuchar a sus padres, comprenden mejor el mensaje y disfrutan con la historia.
    ¿...y por qué en silencio? «¡Extraña desaparición la de la lectura en voz alta. ¿Qué habría pensado de esto Dostoievski? ¿Y Flaubert? ¿Ya no tenemos derecho a meternos las palabras en la boca antes de clavárnoslas en la cabeza? ¿Ya no hay oído? ¿Ya no hay música? ¿Ya no hay saliva? ¿Las palabras ya no tienen sabor? ¡Y qué más! ¿Acaso Flaubert no se gritó su Bovary hasta reventarse los tímpanos? ¿Acaso no es el más indicado para saber que la comprensión del texto pasa por el sonido de las palabras de donde sacan todo su sentido?», escribía Pennac.
    No al constante «¿qué has leído?». Examinar a los niños de cada capítulo o cada libro convierte un placer en un examen, con la ansiedad que de ello se deriva. Conversar sobre un libro que se ha leído fomenta la lectura, siempre que el niño no se siente como en un banquillo. Es el «derecho a callarse» de todo lector, porque ¿a quién no le molesta que le pregunten qué ha entendido?
    No a los clásicos por obligación. La escritora Ángeles Caso describía en el artículo «Lectores del siglo XXI» cómo se enamoró de la literatura: «No recuerdo que me padre me negase nunca un libro. Ni por bueno ni por malo, ni por demasiado sencillo ni por demasiado complicado, ni por moral ni por inmoral. En mi casa leíamos con la misma fruición los «Cuentos del conde Lucanor» y las historietas de Tintín, el «Poema del Cid» y las trastadas de Guillermo Brown...». Y añadía: «Si alguna vez le devolví un libro sin terminarlo, lo recogió con la misma sonrisa con que me lo había entregado, sin hacerme sentir culpable o tonta por mi desinterés». Los padres pueden alentar y estimular, pero los lectores tienen derecho a elegir.
    No al «hasta que no lo acabes, no hay televisión». La televisión se convierte así en un premio y la lectura en un trabajo, en el peaje necesario hasta la tele, una contradicción. Y puede ser la tele, o la consola...
    Miguel de Cervantes decía: «El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho». No pongamos zancadillas.

    Los diez derechos del lector

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...