30 jun. 2011

Bibliotecas escolares

Por: Marta Vázquez-Reina


Un modelo adecuado de biblioteca en el colegio ayuda a los alumnos a adquirir habilidades imprescindibles para su desarrollo académico.


No sólo para el préstamo de libros, las bibliotecas escolares deben constituirse como lugares de encuentro donde los alumnos puedan acceder a recursos y actividades que les permitan desarrollar su habilidad lectora, la comprensión de textos, el autoaprendizaje y la destreza en la búsqueda de información. Para cumplir su misión, la biblioteca escolar debe conjugar la variedad y equilibrio de sus colecciones, tanto en contenidos como en soportes, con una buena gestión del personal encargado de ellas.


"La biblioteca escolar es parte integrante del proceso educativo", esta definición que recoge el Manifiesto de la UNESCO sobre Bibliotecas Escolares no deja lugar a dudas sobre cuál es la verdadera importancia que la comunidad educativa debe dar a estas entidades, ya que los servicios esenciales que toda biblioteca de un colegio debe atender son fundamentales para el desarrollo de destrezas y conocimientos imprescindibles para los alumnos. 

Inculcar y fomentar el hábito y el placer de la lectura en los estudiantes, iniciarles en las habilidades de búsqueda y uso de la información, facilitarles el acceso a recursos para que tengan contacto con ideas, experiencias y opiniones varias u organizar actividades que estimulen la concienciación y la sensibilización en el plano cultural y social son algunos de los objetivos que según el manifiesto, todas las bibliotecas escolares deben alcanzar.


La biblioteca del colegio es un recurso fundamental en la adquisición de conocimientos

Lejos del uso tradicional de estas bibliotecas como simples contenedores de libros para el préstamo a los estudiantes, hoy en día, apoyadas por los distintos planes de fomento de la lectura puestos en marcha tanto por la Administración central como por las autonómicas, las bibliotecas escolares en nuestro país están en un proceso de cambio y adaptación que les ayudará a convertirse en un lugar idóneo para que los alumnos adquieran diversas habilidades. 

Tal como expresan Natalia Bernabeu y María Jesús Illescas en su documento "La biblioteca escolar: un entorno creativo de aprendizaje", la biblioteca del colegio es un recurso fundamental en la adquisición de conocimientos, ya que gracias ella los alumnos pueden acceder a las obras de consulta en papel o electrónicas, libros monográficos o documentos periodísticos que les pueden ayudar a contrastar y completar la información recogida en los libros de texto; a su vez, aprenderán a manejar con soltura las fuentes de información, los catálogos y las bases de datos, una habilidad que les permitirá aprender a lo largo de su vida. 

En conclusión, "la biblioteca escolar permite garantizar una verdadera formación integral de nuestros niños y jóvenes por ser un espacio de conocimiento y de autoconocimiento, de descubrimiento personal y de descubrimiento científico".

Por otra parte las tareas de investigación sobre algún tema curricular utilizando los recursos disponibles en la biblioteca de la escuela facilitan el desarrollo en los alumnos de la habilidad de aprender por sí mismos y de "aprender a aprender", un término que se usa mucho ahora que la evaluación de los alumnos no se basa en conocimientos sino en competencias. El doctor en Pedagogía Félix Benito Morales cuando habla sobre el papel de la educación documental en la biblioteca escolar afirma que la educación documental aporta un modelo psicopedagógico que hace de la biblioteca escolar "un escenario clave del aprendizaje, donde convertir las actividades que siguen el esquema tradicional de pregunta-respuesta, en trabajos de investigación que preparen a los escolares para aprender a aprender".
El personal de la biblioteca debe actuar como guía y ayuda para facilitar su utilización a los usuarios

En cuanto al personal de la biblioteca, éste no debe ser un mero guardián de los fondos ubicados en ella, sino que ha de actuar como guía y ayuda para los usuarios de modo que les facilite su utilización; de hecho, tal como recoge el Manifiesto de la UNESCO, "se ha demostrado que, cuando los bibliotecarios y los docentes cooperan, los alumnos logran alcanzar niveles más altos en conocimientos básicos, lectura, aprendizaje, solución de problemas y competencias en materia de tecnologías de la información y la comunicación". 

Por eso, es importante que la persona encargada de la biblioteca escolar esté profesionalmente cualificada para ejercer su labor.


Cómo debe ser la colección

Un fondo documental adecuado y actualizado es uno de los requisitos necesarios para garantizar el buen funcionamiento de toda biblioteca escolar. El cuaderno elaborado por un grupo de expertos participantes en el Programa de Bibliotecas Escolares del Ministerio de Educación recoge los criterios básicos sobre cómo debe ser la composición, el mantenimiento, selección y evaluación de los fondos en una biblioteca escolar. Éstas son algunas de las recomendaciones:
  • La colección debe atender prioritariamente a las necesidades de los alumnos, ya que el resto de la comunidad educativa puede tener acceso a otros centros de documentación más especializados.
  • La colección no debe limitarse a material impreso, debe incluir asimismo documentos en otros soportes audiovisuales y electrónicos que respondan a las necesidades informativas, formativas y de ocio de sus usuarios.
  • La colección debe ser variada en cuanto a contenido, debe existir el suficiente equilibrio entre obras de ficción y de información para que pueda cumplir de forma adecuada sus objetivos. Suele aconsejarse que la proporción sea de un 70% de obras información y un 30% de ficción.
  • Los fondos deben ser actualizados frecuentemente, no sólo incorporando periódicamente nuevos documentos, sino también reciclando los existentes, de modo que la colección sea algo vivo en constante renovación.
  • La colección de la biblioteca escolar debe estar adaptada al currículo de los alumnos e incluir equilibradamente todas las áreas de las distintas materias comunes específicas u optativas que se imparten en el centro.
  • La biblioteca escolar ha de estar construida entre todos, por eso es importante que se establezcan cauces para que toda la comunidad educativa participe en la configuración de la colección.
      Fuente: http://www.consumer.es/web/es/educacion/escolar/2008/10/15/180742.php

 

Buenas prácticas en las bibliotecas escolares

Por:  Marta Vázquez-Reina


Es fundamental que las bibliotecas de los centros de enseñanza desarrollen actividades y proyectos encaminados a fomentar la lectura entre los estudiantes.

No es cuestión de fondo, sino de forma. Una biblioteca escolar puede ser la depositaria de un increíble y numeroso fondo de libros y otros materiales de información, pero si no es capaz de encontrar la forma de que estos contenidos sean apreciados, valorados y utilizados correctamente por los alumnos del centro, la biblioteca no tendrá razón de ser. Clubes de lectura, concursos, certámenes y otros proyectos o actividades desarrolladas en el entorno de la biblioteca pueden conseguir que ésta se convierta en uno de los mejores recursos formativos de un centro educativo.


Y es que es fundamental que los centros educativos refuercen el papel que representa la biblioteca escolar en su dinámica de enseñanza-aprendizaje, transformándola de mero contenedor de libros para préstamo y lectura en una herramienta educativa efectiva como el aula. La misma Ley Orgánica de Educación (LOE) reconoce la importancia que se le deben otorgar a estos espacios, contemplando dentro de los fines fundamentales de la educación "la atención prioritaria que se prestará al uso de las bibliotecas escolares como factores que favorecen la calidad de la enseñanza".

Ideas para bibliotecas

Las actividades y proyectos deben estar destinados fundamentalmente a los alumnos, pero también a padres y profesores

Mejorar y actualizar las colecciones y su organización o incorporar las tecnologías de la información para facilitar la labor bibliotecaria son algunas de las actuaciones básicas que cualquier biblioteca escolar debe realizar para convertirse en una herramienta útil para la comunidad escolar. Igual de importante es que incluya dentro de su plan actividades y proyectos destinados a alumnos padres y profesores que consigan de manera directa y atractiva fomentar el placer por la lectura en las nuevas generaciones.
De los distintos proyectos ganadores en varias ediciones del Concurso Nacional de buenas prácticas para la dinamización e innovación de las bibliotecas y de otras actividades propuestas por diversos centros educativos, CONSUMER EROSKI ha seleccionado aquellas ideas genéricas fundamentales que cualquier biblioteca escolar puede poner en práctica:
De qué sirve tener una colección cada vez más amplia si no se informa sobre ella

Informar: si no saben qué pueden leer, no leerán. ¿De qué sirve tener una colección cada vez más amplia si no se informa sobre ella? Para hacerlo las bibliotecas cuentan con un buen número de recursos: elaborar guías trimestrales con las novedades que se han incorporado y una breve reseña, utilizar un tablón para listar los fondos que se incorporan, mantener a los padres y profesores informados de las lecturas recomendables para los alumnos de cada edad o colocar en un expositor en la biblioteca aquellos los títulos más leídos por edades en forma de un "top ten", son algunas ideas para que la falta de información no sea la causa de que los alumnos no lean.

Celebrar: cualquier ocasión es buena para celebrarla con libros. Por qué no recopilar todos los títulos de un autor cuando se cumpla una fecha significativa en su biografía, elaborar una hoja informativa y distribuirla entre los alumnos para animarles a conocerlo; o celebrar el aniversario de un acontecimiento con literatura, por ejemplo, siete décadas de la II Guerra Mundial a través de los libros que hablan de ella.
Hacerles participes de la biblioteca ayuda a que se identifiquen con ella y su actividad

Implicar a los alumnos: hacerles participes de la biblioteca ayuda a que se identifiquen con ella y su actividad. Una idea puede ser formar ayudantes de biblioteca que aprendan a ejercer la labor bibliotecaria. También se les puede hacer partícipes convirtiéndolos en críticos literarios a través de una hoja de opiniones que se incluya en los títulos; creando un buzón de sugerencias donde puedan recomendar lecturas que pueden ser interesantes para los demás alumnos, o haciéndoles traer su libro favorito y explicárselo a sus compañeros.

Implicar a las familias: en el entorno del hogar debe existir una predisposición hacia la lectura para crear el hábito lector en los niños, la familia debe ser un actor activo de los proyectos bibliotecarios. El carné de lectura familiar es una buen recurso para ello, en él la familia debe marcar cada mes las lecturas realizadas con los hijos en casa o en las bibliotecas externas y al finalizarlo recibirán un diploma. Otra forma de implicarse es a través de la participación en clubes o sesiones especificas organizadas por las bibliotecas, como "club de las mamas lectoras", "la semana de los padres bibliotecarios", etc.
Hacerles merecedores de un obsequio o diploma reconocedor de su esfuerzo es una de las mejores maneras de incentivar a los alumnos

Concursos y premios: hacerles merecedores de un obsequio o diploma reconocedor de su esfuerzo es una de las mejores maneras de incentivar a los alumnos. Un concurso gráfico para crear una mascota para la biblioteca, realizar un concurso de pistas literarias, colocando citas de libros en tablones que los alumnos deben identificar, o un premio al que sea capaz de encontrar la mayor bibliografía sobre un tema son algunas opciones que también pueden ser calificativas en la evaluación del profesor de determinadas asignaturas.

Relacionarse: tener un buen canal de comunicación establecido con distintas entidades puede ayudar a mejorar y activar una biblioteca. Esto se puede conseguir contactando con fundaciones o asociaciones relacionadas con la literatura para estar informado de cualquier novedad en ese ámbito y poder estar actualizado, o estableciendo acuerdos con editoriales, librerías u otras bibliotecas que resulten beneficiosos para el destinatario final: el alumno.

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/educacion/escolar/2009/05/24/185512.php


    Como iluminar una biblioteca



    Las bibliotecas pueden situarse en cualquier área de la casa; en el recibidor, el hall, el living, la cocina o el dormitorio.
    El principal secreto de las bibliotecas no es dónde las colocaremos, sino el tipo de biblioteca que vamos a utilizar. Lo importante es encontrar el formato indicado, que muchas veces tiene menos que ver con la compra del mueble que con nuestro ingenio para crear o construir una biblioteca casera.

    Podemos encontrar de tres tipos:
    Las bibliotecas en módulos son aquellas que podemos conseguir en cualquier casa de venta de muebles; clásicas, con estantes y en distintas dimensiones y estilos. Pueden ser de uno sólo o varios módulos especialmente diseñados para acoplar entre sí, incluso con el agregado de cajones o puertas.

    Las bibliotecas bajas en general son ideales para recibidores y livings. En el recibidor es útil como base de apoyo para aquellas cosas que traemos de la calle. En ambientes amplios una biblioteca baja sirve muy bien para separar dos espacios; en ambientes reducidos se puede colocar detrás de un sillón y aprovechar la biblioteca como espacio adicional de guardado.

    Los usos de las bibliotecas empotradas son infinitos. Podemos llenar un espacio vacío o un hueco entre columnas. Se puede disponer el espacio debajo de la escalera para construir una biblioteca. Este tipo de bibliotecas suelen ser muy rendidoras en espacios desperdiciados o en algunas áreas reducidas de la casa, por ejemplo un pasillo.

    "Cómo iluminar una biblioteca" 

    Si tienes pasión por la lectura seguro que sabes de la importancia de contar con una correcta iluminación en la biblioteca, la cual te permitirá colocar y localizar tus libros de manera más sencilla aunque las luces de la estancia estén apagadas. Además, las luces de la biblioteca pueden servirte también para leer allí mismo si dispones de un sillón, butaca o silla que esté próxima.


    Si tienes una biblioteca, sea del tamaño que sea, y no tienes muy claro cómo iluminarla, sigue estos consejos:

    - La iluminación en las bibliotecas no es únicamente para poder ver mejor sino que como punto decorativo también queda muy bien.


    - Las luces halógenas son las más utilizadas en este tipo de muebles ya que son las que mejor se adaptan a lo que se requiere. Puedes ponerlas sobre unos pequeños rieles para que vayan de un lugar a otro iluminando cada punto que te va interesando.

    - También puedes fijar pequeñas lámparas sobre cada estante para que puedan alumbrar bien y poder cambiar su ubicación si fuera necesario. Estas lámparas llevan una pequeña sujeción que te permite moverlas con facilidad cuando lo necesites.

    - Otra opción, muy utilizada y quizás la más sencilla, es poner una lámpara de pie al lado de la biblioteca para poder tener iluminación general en toda la zona, aunque eso significa que no la tendrías en ningún punto en concreto. Sí sería muy buena idea también si tuvieras allí tu rincón de lectura ya que también podría iluminar el sillón o la silla en la que te sientas a leer.

    - Por último, también puedes ubicar lámparas que apunten directamente a la biblioteca, ya sean de techo o de pared, pero que estén fijas y siempre iluminando la biblioteca, aunque podrías encenderlas únicamente cuando fuera necesario. Esto le daría también una gran importancia decorativa al espacio en donde estén las lámparas y la biblioteca.

    Fuente: http://www.decorablog.com/como-iluminar-una-biblioteca/

    Cómo saber si los hackers te atacaron o robaron tus datos


    CONSEJOS

    Una de las claves para mantenerse resguardado contra ciberataques está en las constraseñas de acceso.


    Más allá de lo que uno pueda opinar sobre grupos de hacktivistas como "Anonymous" and "LulzSec", no cabe duda de que son eficientes en lo que hacen: robar información de bases de datos, inhabilitar temporalmente sitios de internet o irrumpir en computadoras personales.

    En las últimas semanas, integrantes de estas agrupaciones que vinculan sus ataques con cierta forma de activismo se han adjudicado o han sido acusados de varias ofensivas informáticas en las que se vieron comprometidos datos personales de los usuarios.

    En el incidente más reciente, "LulzSec" comunicó que robó información de una agencia policial de Arizona, en Estados Unidos, como modo de rechazar la política antiinmigración de ese estado de EE.UU.
    El grupo dijo que con este ataque, que denominó "Chinga la migra", liberó cientos de boletines de inteligencia privados, manuales de entrenamiento, correos electrónicos personales, nombres, números telefónicos, direcciones y contraseñas de los agentes de seguridad.

    "LulzSec" también se adjudicó el robo de más de un millón nombres de usuarios, contraseñas y domicilios del sitio de películas de Sony.

    En algunos casos, dicen los expertos en seguridad informática, los hacktivistas colocan su "botín" en sitios de internet para que todos lo puedan ver.

    Saber o no saber

    ¿Pero cómo saber si uno ha sido víctima de un ataque y, específicamente, del robo de datos personales?

    "En general es difícil determinar si tienen nuestra información, porque juegan a las escondidas en internet; suelen actuar de forma subrepticia, recorriendo los vericuetos de la red, para desarrollar sus actividades sin ser detectados, salvo algunos hacktivistas a los que les gusta difundir sus travesuras", le dice a BBC Mundo Robert Rachwald, director de estrategia de la empresa estadounidense de seguridad informática Imperva.

    No obstante, Rachwald afirma que, a pesar de estas dificultades, el usuario común puede detectar algunos síntomas: que la computadora y la conexión de internet se vuelven inusualmente lentas o corren programas extraños porque los hackers usan sus recursos, o que "tus amigos reciben e-mails tuyos promocionando cosas como el Viagra".
    Al parecer, en el caso del correo electrónico resulta más sencillo detectar si uno ha sido blanco de un ciberataque.
    "Hay un método muy fácil para saber si la contraseña de tu e-mail se ha visto comprometida y están intentado acceder a tu cuenta", le explica a BBC Mundo Javier de la Chica, gerente de seguridad informática de la empresa Altran e investigador de la Universidad Politécnica de Madrid, en España.

    "Lo más sencillo es entrar, por ejemplo, al Gmail, cambiar la clave y cerrar la sesión. Si hay alguna persona conectada con tu nombre de usuario, se va a desconectar automáticamente. O bien te va a salir un mensaje de aviso de que hay otra sesión abierta""Este principio se puede aplicar a otras cuentas de e-mail y a las redes sociales".

    ¿Pero qué pasa si uno mismo tiene varias sesiones abiertas de una misma cuenta de correo electrónico, por ejemplo en la computadora y en el teléfono inteligente? ¿Puede ello generar una falsa alarma? ¿Y cómo evitar que esto suceda?

    "Hay que configurar los navegadores de forma tal que, al salir, se cierren todas las sesiones, se haga una limpieza de los cookies y del caché. Es la forma más segura que existe. Si uno hace esto, el mensaje de que otra persona está usando nuestra cuenta de e-mail es confiable".

    Finalmente, los especialistas apuntan otro síntoma al que debe prestarse atención: si uno recibe correos fraudulentos de supuestos bancos o empresas que lo invitan a enviar datos personales, es porque algo anda mal.

    Herramientas

    Ante la profusión de ciberataques, han surgido una serie de programas pagos y gratuitos para proteger aún más la privacidad, además de los clásicos paquetes de software de antivirus y seguridad en internet.
    Asimismo, han aparecido algunas herramientas online -con limitaciones- para enterarse si uno ha sido víctima de los hackers.

    El diario estadounidense The New York Times recomienda una de fácil uso, creada por un especialista en seguridad informática, que se llama apropiadamente clic "Should I Change My Password?" ("¿Debo cambiar mi contraseña?").

    Lo que hace es verificar si la contraseña del e-mail personal se ha visto comprometida y necesita ser reemplazada con urgencia. Para comprobarlo, usa bases de datos difundidas por los propios hackers luego de sus ataques.
    Varios miembros de la redacción de BBC Mundo probaron suerte con sus direcciones de correo electrónico y afortunadamente en todos los casos la respuesta fue la siguiente:
    Al parecer tu clave esta segura. No obstante, es recomendable cambiar la contraseña de forma regular y asegurarse de no usar la misma en diferentes sitios de internet.
    Con todo, Robert Rachwald, de Impega, le advierte a BBC Mundo que herramientas como éstas tienen un alcance limitado, porque"no siempre los hackers difunden sus botines".

    Ojo con la contraseña

    Usar distintas claves en diversos sitios de internet es la recomendación básica que suelen hacer los expertos en informática.
    Sin embargo, la mayoría de los internautas están en deuda en esta materia. Por ejemplo, un informe reciente de la compañía de seguridad en internet BitDefender concluyó que más del 75% de los usuarios usan la mismas contraseñas para el e-mail y las redes sociales, lo que los coloca en serio riesgo de ser víctimas de los hackers.
    Pero teniendo en cuenta que una misma persona puede tener gran cantidad de claves para acceder a varias cuentas de correo, redes sociales y sitios de bancos y de compras, la idea de crear una contraseña para cada página web puede parecer imposible y hasta desalentadora.

    Quizás sirvan los consejos que tanto De la Chica y Rachwald le dieron a BBC Mundo:

    * Las claves deben ser largas y robustas, es decir, incluir letras mayúsculas y minúsculas, números, algún caracter y no tener significado alguno. Para poder recordarla, una contraseña puede ser extraída de una frase larga como "Hoy, 24-06-2011, es un día muy bello en el Reino Unido".

    * Crear un grupo de cuatro o cinco claves.

    * Usar una de esas contraseñas para todos los sitios que requieran menos seguridad, otra para las redes sociales, otra para las cuentas de e-mail, otra para las web que contengan información sensible como los datos de la tarjeta de crédito, y la más segura de todas para la banca online.

    * Cambiar las claves regularmente.

    "Sólo así es posible "dormir tranquilo", según De la Chica y Rachwald... Al menos hasta que otro ataque de los hackers obliguen a replantear la estrategia.

    Fuente:  http://www.123.cl/adm_cont/tecnologia/actualidad/articulo_13058_b.html


    Borges lector, Borges crítico



    Borges era un extraordinario lector, ésa es su manera, creo, y su influencia. Un lector miope, que lee de cerca, que pega el ojo a la página, hay una foto (no la he encontrado en google) en donde se lo ve en esa postura: la mirada muy cerca del libro, una mirada absorta, que imagina lo que puede haber en esos remotos signos negros. 

    Una lectura que ve con detalles, vastos mínimos y que luego pone en relación, como en un mapa, esos puntos aislados que ha entrevisto, como si buscara una ruta perdida. En el fondo ha leído siempre las mismas páginas, o la misma página y los mismos autores, pero veía siempre cosas distintas según la distancia en la que se colocaba.


    Borges constituía la historia de su propio estilo. Y no hago una diferencia entre sus ensayos y sus cuentos, incluso la poesía también trabaja ese mismo núcleo, hay una continuidad muy fuerte, incluso el pasaje de un registro al otro, de la poesía a la ficción por ejemplo o de los ensayos a la ficción, es muy interesante y para Borges siempre hay un mito de origen en el paso de una forma a otra o en el regreso a ciertas formas. Una intriga muy elaborada, una serie de marcas que constituyen su historia de la escritura como destino personal. Una aversión autobiográfica, digamos así, de su relación con la literatura, un gran mito de autor. 
    Es paradigmático, es una especie de versión microscópica de la gran tradición de la autobiografía del artista, en un viaje fantástico, una mente de Dr. Jekyll y Mr. Hyde literario. A la vez la obra de Borges reescribe una trama común, que parece siempre la misma (y en un sentido es siempre la misma), por eso da esa sensación de concentración extrema y también de monotonía, como si hubiera entrado y salido siempre del mismo texto y lo hubiera reescrito a lo largo de su vida (que es lo que ha hecho por otro lado), un trabajo continuo de reescribir, de variantes y de versiones.

    Borges, a mi juicio, me parece uno de los representantes más nítidos de la tradición de la crítica literaria que se aleja de las normas definidas por la crítica establecida. ¿Cuáles son las diferencias? Un escritor define primero lo que llamaría una lectura estratégica, intenta crear un espacio de lectura para sus propios textos. Me parece que se puede hacer un recorrido por la obra ensayística de Borges para ver cómo escribe sobre otros textos para hacer posible una mejor lectura de lo que va a escribir. 
    Un ejemplo es el modo en que Borges se conecta con una tradición menor de la movelística europea, defiende a ciertos escritores que son considerados escritores marginales de la gran tradición de la literatura europea como Conrad, Stevenson, Kipling, Wells, en contra de la tradición de Dostoievski, Thomas Mann, Proust, que es la vertiente central de la novela y la narración en la literatura contemporánea. ¿Por qué Borges se dedica de una manera tan sistemática a valorar los textos del género policial? Porque quiere ser leído desde ese lugar y no desde Dostoievski, como era leído. Ahí aparecen todos los estereotipos sobre Borges: que su literatura no tiene alma, que en su literatura no hay personajes, que su literatura no tiene profundidad. 
    Borges tiene que evitar ser leído desde la óptica de Thomas Mann, que es la óptica desde la cual lo leyeron y por lo cual no le dieron el Premio Nobel: no escribió nunca una gran novela, no hizo nunca una gran obra en el sentido burgués de la palabra, no es un "gran escritor" en el sentido de la tradición. Entonces, para construir el espacio en el cual sus textos pudieran circular era necesario que explicara cómo podía ser otra lectura de la narrativa. 
    Su lectura perpetua de Stevenson, de Conrad, de la literatura policial, era una manera de construir un espacio para que sus textos pudieran ser leídos en el contexto en el cual funcionaban. Esto es para mí lo que hace un escritor cuando hace crítica. En realidad, lo mismo hace un crítico cuando hace crítica, sólo que uno no sabe desde dónde escribiría ese crítico.

    24 jun. 2011

    La profesión más arriesgada del mundo

    Por: PACO ABRIL

     

     Existe una profesión realmente arriesgada, quizá sea la más peligrosa de todas. Me estoy refiriendo a la profesión bibliotecaria. 
    Esta afirmación provocará más de un asombro. ¿Arriesgada por qué? 

    ¿Acaso quienes la practican trepan por imposibles rocas, como los alpinistas? ¿Acuden a la primera línea de fuego de cualquier guerra, como los reporteros? ¿Descienden a las profundidades de la Tierra para extraer sus minerales, como los mineros? ¿O se enfrentan a mares embravecidos, como los marinos y los pescadores? 

    No, claro que no realizan ninguna de las actividades descritas. 
    Entonces, ¿por qué esa exageración? ¿A que viene hablar de riesgo bibliotecario? 


    Es cierto que a un observador superficial podría parecerle una profesión no sólo sedentaria, sino tranquila, relajada y alejada de cualquier amenaza. Ni siquiera se les exige el uso de casco protector ni de ninguna otra precaución.

    Sin embargo, las apariencias engañan, y mucho. Estos profesionales trabajan con dos de los elementos más inflamables que existen: libros y lectores.

    Los bibliotecarios saben, mejor que nadie, que un libro, puesto en contacto con un lector, produce una reacción impredecible e imprevisible.

    Si juntamos un átomo de oxígeno con dos de hidrógeno, sabemos que obtendremos agua. Pero si unimos un lector con un libro, jamás podremos adivinar lo que va a ocurrir, dado que el mismo libro causará efectos distintos en diferentes lectores. Será una reacción química de efectos insospechados, esto es, no controlables.

    No es de extrañar que la primera medida que suelen tomar las dictaduras es intervenir en las bibliotecas, bien para clausurarlas, bien para permitir sólo los libros que a ellos les interesan. Es el caso, entre tantos, de Corea del Norte. Ninguna dictadura va a consentir que se les cuele literatura subversiva ni tampoco degenerada, como así tildaban los nazis a libros como «La metamorfosis», de Kafka.

    Qué duda cabe de que quienes mejor han entendido el poder de los libros son los dictadores. Por eso los prohibieron nada más alzarse con el poder. Stalin acabó, sin temblarle el pulso, tanto con los libros como con los autores que le molestaban, que eran casi todos. Él aplicaba ese viejo refrán de «muerto el perro, se acabó la rabia», aunque murió sin saber que la rabia era él.

    En las democracias estas instituciones inflamables que son la bibliotecas peligran también, porque hay muchos dirigentes políticos con tentaciones totalitarias que miran los libros con recelo. Se les nota enseguida, primero porque hablan de autores y títulos que no han leído; segundo, porque ponen todo tipo de trabas y cortapisas para su potenciación, aún proclamando que las apoyan. Y tercero, y sobre todo, porque quienes rigen los destinos de los ciudadanos, saben, o intuyen, que aunque las bibliotecas públicas dependen de los poderes políticos, quienes las frecuentan tienen la posibilidad de aprender en ellas a desconfiar de cualquier poder, de cualquier imposición, de cualquier manipulación. Saben, o intuyen, que son instituciones extrañas que se nutren de pensamiento concentrado. Y saben, o intuyen, que pensar siempre resulta subversivo. Ya hay quien las considera, aunque no se atreva a decirlo en público, un peligro mayor que el de un polvorín a punto de estallar.

    Comprenderá ahora, quien haya leído hasta aquí, que la actividad bibliotecaria exija delicadeza, prudencia, valor, atención y conocimiento para afrontar con éxito los altos riesgos que supone.

    Quienes se dediquen a esta profesión, deberán estar alerta ante lo que pueda ocurrir.

    En la mítica película de 1951 «La mujer pirata», dirigida por Jacques Tourneur, la capitana, después de expoliar un navío, ordena amontonar en la cubierta de su barco todo el botín conseguido, y les pide a sus subordinados que cojan el objeto que más les apetezca.

    La mujer transmite esta petición al médico del barco.

    -Elegid, doctor.
    El médico observa por encima aquel tesoro, en el que destacan joyas y vestidos lujosos, sin darle importancia.

    -Dudo que haya algo aquí que me guste. ¡Ah, sí! -dice, tomando un pequeño libro.

    La mujer pirata lo contempla sorprendida.

    -¿Un libro? ¿Eso es todo?

    -Los libros tienen un poder mágico -responde el médico.

    La mujer pirata replica con indignada rapidez.

    -¡Más poder tiene una andanada de cañón! ¿Puede un libro hundir un barco?

    -Los libros han hundido los barcos más poderosos, destruido ejércitos y derrumbado imperios -concluye el médico alejándose con su peligroso trofeo.

    Los tiranos de cualquier especie, incluidos los que llevan la piel de demócratas, saben que los libros, y quienes los cuidan, son un peligro real.

    Por eso esta es la profesión más insegura del mundo.

    Cuando se reconozcan de verdad los riesgos que corren los bibliotecarios, seguro que se les añadirá, a su merecido sueldo, un incremento o plus de peligrosidad, y es más que probable que se les exija también, a estos sufridos profesionales, el uso de casco y otras necesarias medidas preventivas.



    Leido en: http://bibliotecomo.blogspot.com/2008/03/la-profesin-ms-arriesgada-del-mundo.html
    Fuente: http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=1894_52_601144__Opinion-profesion-arriesgada-mundo

    10 mandamientos para los futuros bibliotecarios



    Este spot fue publicado y comentado hace tiempo en SEDIC pero vale la pena retomarlo y enriquecerlo 

    A la pregunta de uno de sus alumnos sobre en qué aspectos de la profesión centrarse, a cuáles poner más atención o dedicar más esfuerzos para conseguir un buen trabajo (interesante, bien remunerado, con proyección profesional…), Michael Stephens ha elaborado una lista de diez “mandamientos” para futuros bibliotecarios, muchos de los cuales giran entorno a la tan de moda ahora Library 2.0:
    • Haz preguntas en las entrevistas de trabajo sobre los proyectos que se están llevando a cabo en la biblioteca, en especial los tecnológicos.
    • Presta atención a lo que tu entrevistador dice de sus usuarios. ¿Aburridos, desprecupados, molestos por su presencia en la biblioteca? ¡Huye de un sitio así!
    • Lee cuanto puedas y empápate todo lo que puedas de cualquier tema sobre cultura, música, etc… Te ayudará a conocer a tus usuarios, sus intereses…
    • Aprende sobre propiedad intelectual, licencias Creative Commons e interésate por cómo estas últimas van a influir en una cultura en la que la creación de contenidos estará al alcance de casi todos.
    • Utiliza las herramientas de la web 2.0, no porque estén de moda, o porque lo digan los gurús y bloggers de moda, si no porque te ayudarán a estar al día en la profesión. Suscríbete a canales RSS especializados en ByD, y anímate a participar en la blogosfera, escribiendo tu propio blog o comentando en los de otros.
    • Juega limpio con tus compañeros en el trabajo, en jornadas profesionales, ¡colabora! No vas a entrar en un concurso, no se trata de que tú seas el centro de atención, todo gira en torno al usuario, se trata de crear buenos servicios para el beneficio de los usuarios.
    • Sé profesional, pero no dejes de lado la diversión, la curiosidad, el juego. Organiza tu tiempo y tu trabajo para poder cumplir con todo aquello con lo que te comprometas
    • Evita la “lujuria tecnológica”. Adorar a la tecnología se convierte en una trampa, no dejes que se convierta en un dios al que adorar.
    • Escucha a los bibliotecarios que ya tienen experiencia. Saben de qué hablan. Aprende de cada una de las conversaciones que mantengas con ellos (¡ojo bibliotecarios experimentados! ¡escuchad a los recién llegados! una escucha bidireccional es la garantía para superar las diferencias generacionales que se encuentran en muchas organizaciones)
    • Ten siempre una visión global. No pongas en marcha 5 nuevos servicios basados en las tecnologías más de moda sin planificar cómo mantenerlos en el futuro. Preocúpate por los presupuestos, el marketing… construye servicios, colecciones y bibliotecas sostenibles, útiles para el usuario.
    Muchos de estos consejos pueden parecer obvios, algunos son más acertados que otros, ¿quizás más fáciles de seguir al otro lado del charco?, no obstante pueden ser un buen punto de partida para reflexionar sobre algunos temas e ideas interesantes de los que quizás no eres muy consciente nada más “salir del cascarón”.
    ¿Qué pensáis?
    [Vía mensaje de Mª Jesús Del Olmo en IWETEL]

    1. Celia M.E. Portaneri dijo:
      Estimados colegas blogslecto (lectores de blogs) Se supone que los diez mandamientos, como todo mandamiento es indicativo de lo que debes o no debes hacer, se convierte en una Guia, para saber como actuar en determinadas circunstancias. Creo que existen algunos mas, en relacion con tu personalidad y caracter, se trataria tambien del comportamiento ligado a la Etica y buenas costumbres. Un cordial saludo. Celia
    2. María Jesús Butera Fajardo dijo:
      Hola Celia, gracias por tu comentario.
      Tienes razón en que faltan más recomendaciones, algunas relacionadas con la ética profesional, ya que en el decálogo de Michael Stephens sólo hace referencia al juego limpio con los compañeros.
      Seguro que entre todos, pensando en nuestras propias experiencias, podríamos hacer una guía más completa, detallada y menos “yankee”, al fin y al cabo, aunque algunas recomendaciones son universales, probablemente la profesión bibliotecaria en España y en US tienen sus particularidades.
      Saludos


    23 jun. 2011

    Manual de las seis acciones para el fortalecimiento de la biblioteca escolar



    View more documents from Lupitapc

    E-mails que nunca deberías enviar en el trabajo


    Por: Néstor Parrondo
    El correo electrónico se ha convertido en una herramienta de trabajo absolutamente necesaria e imprescindible. A lo largo de un día, cualquier empleado ha de responder cientos de ellos como si fuera un autómata. Y por esa exagerada carga de trabajo, es habitual cometer alguno de los errores que a continuación vamos a repasar.
    1 Mayúsculas
    Escribir en un mail con mayúsculas equivale a gritar en una conversación cara a cara. Suele ser tomado como un gesto de mala educación y rudeza en el trato. Por ejemplo, no es lo mismo recibir un correo con el asunto "necesito hablar contigo, llámame" que "¡NECESITO HABLAR CONTIGO, LLÁMAME!". Con este último, parece que nos están despidiendo o que nos van a denunciar por algo que hemos hecho.
    2 Volverse loco con las fuentes
    Mezclar Times New Roman con Helvética y con un poco de Arial en un mail es como hacer una pizza con espaguetis, morcilla, arándanos y un poco de helado por encima. Un batiburrillo ilegible y mareante. Mejor escribir todo el mail con el mismo tipo de letra, y ya está. Por cierto, la letra Comic Sans ha de evitarse a toda costa. Es la fuente más odiada.
    3 Equivocarse con el destinatario
    Vale la pena detenerse un segundo a comprobar si hemos escrito bien el nombre de la persona a la que nos estamos dirigiendo y su dirección de correo. No es plato de buen gusto escribir un correo repleto de insultos hacia nuestro jefe y enviarlo a... ¡Nuestro jefe!  Así nos evitamos problemas como el que sufrió Marcelo, futbolista del Real Madrid, con el seleccionador de Brasil.
    4 Emoticonos
    Aunque estas "caritas" son muy simpáticas y sirven para darle un aire desenfadado a nuestros correos, hay que evitarlos totalmente en los mails de trabajo. Dan sensación de  poca madurez y pobreza a la hora de comunicarnos, ya que los que se expresa con un emoticono se puede decir con palabras.
    5 Saludos y despedidas
    Por ejemplo, empezar el mail sin saludar, o poner algo así "¿Qué pasa?". Lo mismo a la hora de despedirnos. No podremos utilizar la expresión "besitosssss!!!!!" a menos que tengamos mucha confianza. Mejor despedirse con un sobrio "Un saludo.".
    6 Marear la perdiz
    Un mail de trabajo ha de ser, sobre todo, efectivo. Así que es mejor ser claro y conciso en nuestras peticiones que irnos por las ramas. "Necesito esto" "¿Podrías darme aquello?" "Tienes que buscar ese dato en el archivo adjunto" mejor que "Menudo atasco he pillado esta mañana. Estaba atrapado en la calle José Abascal cuando me he puesto a pensar, ¿dónde están los datos del informa del señor Pérez? Y he pensado que seguro que tú los tenías... Besitosss!!!"
    7 Mandar correos sin asunto
    El campo "asunto" de los correos electrónicos nos ayuda a distinguir en nuestra bandeja de entrada si el mail es importante o no. También nos permite titular el mensaje que vamos a mandar, para poder expresar rápidamente lo que queremos ("necesito el informe 3234"), para exigir una respuesta rápida (por ejemplo si ponemos en el asunto "Urgente") o transmitir la importancia del mensaje ("importante").
    8 Ser demasiado exigentes
    Si enviamos un mail y no obtenemos respuesta, lo mejor es dejar al menos 24 horas (siempre que sea posible, claro) para que el destinatario nos conteste. Si nos dedicamos a reenviar el mismo mail treinta veces, porque creemos que el destinatario nos está ignorando, lo único que conseguiremos es que nos vean como auténticos desquiciados. Así que paciencia. Y si el tema es muy importante y urgente, habrá que ponerlo en el campo "asunto".
    9 Firmas estrambóticas
    Cada vez se ven menos, pero hace unos años era habitual que los mails tuvieran como rúbrica a personajes de Disney, nombre escritos en purpurina (y en Comic sans, ¡horror absoluto!), o un archivo .gif de un gatito. Esas monadas, mejor para el mail personal y no para uno de trabajo.
    10 Ortografía y gramática
    La última noma es la más importante. Un texto bien redactado y sin fallos, denota inteligencia. Una falta de ortografía puede ser una losa difícil de levantar, y una gramática esquizofrénica puede hacer que no nos tomen en serio. Existen determinados programas, como Speckie, que se instalan en nuestros navegadores y que permiten corregir las faltas de ortografía, como si estuviéramos escribiendo en un procesador de textos. Nos pueden salvar de más de una situación comprometida.

    Fuente: http://espanol.seguros.finance.yahoo.com/223/News--E-mails-que-nunca-deberias-enviar-en-el-trabajo.html

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...